Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, abril 28, 2013

EL CALDO GORDO DE MEL DOMÍNGUEZ

No sin cierto reparo me decidí a echar un vistazo al vídeo de la joven andaluza Mel Domínguez llamado ¡A mí me hablas en español! Las recomendaciones del Jacinto Post suelen deparar sorpresas desagradables, mas, como el asunto había alcanzado una relativa fama, tuve que verlo, no fuera a ser que la joven revelara algo importante.

Decepción total. La fama que ha adquirido el vídeo es inmerecida a todas luces. No obstante, vale la pena repasar el alegato a fin de aclarar ciertos puntos. En este producto autobiográfico, Mel Domínguez, tocada con una fea peluca y sospechosamente parecida a Maribel Verdú, no cesa de criticar ¡la catalanofobia!

La muchacha confiesa que desde pequeña le han enseñado que hay que odiar lo catalán y a los catalanes. En su niñez ella misma participó de ese odio, hasta el extremo de que escuchar algo relacionado con los catalanes le producía un “sentimiento repulsivo”. Por suerte, vio la luz al conocer la tierra catalana y descubrió que es una tontería “odiar por odiar”. Sí, es mejor odiar con motivos. A lo largo del vídeo, en resumen, intenta desmontar una serie de mitos contra los catalanes (todos los letreros están en catalán, si hablas castellano te miran mal…), algunos bastante forzados.

Me llama la atención, primeramente, su insistencia en denunciar el odio que “te meten en la cabeza desde que eres pequeño”. ¿Dónde? ¿En el colegio? ¿Quién? ¿Sus padres? ¿Amigos? Creo que el problema de la catalanofobia es falso o no relevante y que esta joven, con buenas o malas intenciones, está haciendo el caldo gordo al nacionalismo.

En efecto, años de propaganda nacionalista –Cataluña es víctima de un complot de los bárbaros españolistas-- han hecho mella en el cerebro de muchos jóvenes. Los engañabobos nacionalistas, además, han recibido la inestimable ayuda de los socialistas, quienes sin excepción tachan de anticatalán a cualquiera que ose defender la Constitución y la unidad de España frente al separatismo. El aparente problema ha sido exagerado y utilizado por los nacionalistas para tratar de justificar sus acciones y generar un sentimiento de agravio entre los propios catalanes. Paletos y mentes estrechas hay en todas partes, pero no pienso que esté generalizado un rechazo hacia lo catalán como tal.

En segundo término, ella considera que los catalanes pueden hablar “como quieran”, en especial su “idioma propio”. Pero siendo eso indiscutible, la misma libertad debería asistir a quienes, por ejemplo, desean rotular los letreros de su negocio en castellano. O a quienes, conforme a la Constitución y a repetidas sentencias de los tribunales, preferirían escolarizar a sus hijos en castellano. Por ello, es ridículo que asegure que algunos aspiran a erradicar el catalán. ¡Es una lengua española más! La persecución que se lleva a cabo desde el poder en esa región es contra el castellano.

Por último, me divierte esa especie de fe del converso que profesa la chica, que proviene de algo bien simple: mientras que en Andalucía “no tenía futuro” y se estaba “consumiendo”, en Cataluña “me están dando de comer”. ¡Y con las cosas de comer no se juega! Entre ellas, el hecho diferencial. Del catalán, “idioma único”, habla en un tono voluptuoso, casi orgásmico, aunque dudo mucho que lo domine. Y se burla de su padre, un hombre atávico, brutal, semejante al Torrente españolista que en una pesadilla cree que su lengua ha sido poseída por el catalán y se siente asqueado.

Tanto se difundió el vídeo, y tan bien debió de sentar a los nacionalistas, que Mel fue invitada al canal autonómico en calidad de ser inferior andaluz domesticado. Es muy ilustrativo el hecho de que, en el programa al que fue invitada, relatara que la motivación para grabar el vídeo le había venido de contemplar a un empleado de su banco conversando en catalán con una clienta y, acto seguido, hablar con ella misma en castellano normalmente. Lo cual sustenta su tesis de que nunca ha sido discriminada por hablar su idioma. Sin embargo, en todo momento la presentadora y sus colaboradores se dirigen a ella en catalán, pese a que ella responde en castellano (porque, repito, seguramente no sabe catalán), refutando su propia experiencia personal. No esperes lo mismo, querida Mel, de tus amigotes que de las instancias oficiales de la Generalidad, aunque a lo mejor si se ponen generosos te dan una subvención para seguir voceando su propaganda.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Parece que te has tomado en serio el video de una mujer aleatoria que graba toda clase de videos en su tiempo libre.

Por lo rancios que son tus artículos, creo que este video suyo podría venirte muy bien:

http://www.youtube.com/watch?v=qQ0oHWfEXNw

Anónimo dijo...

Soy francés y ahora vivo y trabajo en Madrid, pero he estado viviendo durante cinco años en Barcelona. Por lo tanto, todo el castellano que sé lo aprendí en Cataluña. No sé por qué os empeñais en ver originalidades en la rivalidad entre España y Cataluña, cuando es un modelo clásico de nacionalismo. Quizás la única diferencia es que en este caso el nacionalismo castellano no va de cara, y mediante el eufemismo "españa" logra esconder su verdadero programa que no es otro que el de una Gran Castilla, perfectamente comparable a la Gran Serbia o a la Grossdeutschland. En nacionalismo castellano, como cualquier otro que haya existido en la historia, siempre ha sido expansivo, aculturizador, explotador y violento. Ahora, gracias a Europa y a Internet, ya no puede recurrir a los "remedios" clásicos como el de bombardear Barcelona de vez en cuando, pero por lo que se lee en la prensa de aquí, ganas no faltan.
La voluntad de unificar y homogeneizar viene de tan lejos como de los Reyes Católicos, y a pesar de eso jamás se ha logrado. ¿Acaso alguien duda de que cuando Wert dijo que hay que españolizar a los niños catalanes, lo que de verdad se pretende es castellanizarlos? Lo que en Francia fué un proceso de seducción, aquí en España siempre se ha querido lograr por la sumisión. En ese contexto, llamar nacionalismo a la resistencia de los catalanes a desaparecer como pueblo, me parece de un cinismo histórico digno de estudio. Por último quiero aclarar que creo que los catalanes se equivocan al no dejarse "vencer" por una de las culturas con más futuro en el mundo, como es la castellana, pero quizás precisamente por eso he querido dejar clara mi admiración a su tenacidad y valentía.

focusingsvlogs dm dijo...

Querido amigo.

Soy Mel Domínguez, esa chica de la que hablas en el vídeo.
He llegado aquí por mera casualidad y no he podido evitar leer tu artículo y cómo has echado veneno en cada palabra que soltabas dedicada a una chica que NO CONOCES DE NADA.

Sólo decirte (porque no quiero perder demasiado tiempo hablando con una persona que yo TAMPOCO CONOZCO DE NADA) que los presentadores del programa me preguntaron SI QUERÍA QUE ME HABLARAN EN CASTELLANO, a lo que yo respondí que PREFERÍA QUE ME HABLARAN EN CATALÁN PORQUE ME GUSTA APRENDER, y porque LO ENTIENDO aunque no me atreva a hablarlo mucho para no soltar ninguna cagada.

Bendiciones y buenas noches

Anónimo dijo...

Qué triste leer este tipo de entradas, la verdad.
Yo soy madrileña, tengo 25 años y soy hija de una de esas combinaciones poco habituales de catalán más madrileña. Nací en Madrid y tengo un padre con una cierta afición a provocar y a crear polémica. Eso quiere decir que, pese a llevar más de 30 años viviendo en Madrid, con una frecuencia relativamente regular me suelta comentarios a favor de Cataluña. Cuando hablo con mi padre es cuando más sale a relucir mi orgullo madrileño, no lo puedo negar, porque yo soy madrileña y, pese a lo mucho que nos detestan fuera de nuestra comunidad, a mí me encanta haber nacido aquí. Ahora bien, también es verdad que, así como ese sentimiento de resentimiento sin motivo que existe contra los catalanes es algo generalizado en España, yo creo que se puede apreciar con más intensidad en la zona sur del país y (por motivos bastante evidentes) en Madrid. Como dice Mel Domínguez, no es algo que te enseñen en la escuela ni mucho menos, es algo que flota en el ambiente. Los típicos comentarios sobre "lo agarraos que son los catalanes", que si "la pela es la pela" (dicho con un acento que intenta imitar el catalán), etc. Anda que no habré oído yo a los típicos criajos estúpidos de instituto contar sus hazañas en los viajes con el instituto, que si en el parking del hostal había un coche con matrícula de Barcelona (esto de mis años mozos, cuando aún teníamos las matrículas antiguas) y le habían rayado la pintura. O que si algún famoso catalán defendía un poco su tierra, "el catalufo de mierda este qué se habrá creído". Yo también he escuchado historias de muchos amigos que te explicaban cómo les habían hablado en catalán en Cataluña cuando averiguaron que eran de Madrid... y mira tú por dónde, que anda que no habré pisado yo veces Barcelona (aunque no sea muy fan de esa ciudad) y no me ha pasado nunca. A mí, que tengo un acento madrileño que tira de espaldas, no me ha pasado NUNCA. También es cierto que, como mis padres solían hablarse en catalán cuando era pequeña, no me resulta muy difícil entender a los catalanes cuando hablan en catalán (que es que vamos, no es que fuera a ser un calvario si no supiera nada de nada), pero esa información no la conocen los catalanes a los que pregunto por la calle o con los que hablo sin haber estrechado mucho los lazos.
Yo tengo días más de tirar para un lado y días más de tirar para el otro, pero lo que no soporto es que la gente vaya por ahí contando cuentos chinos sobre otras personas a las que ni siquiera se han molestado en conocer. Y que generalicen como si por vivir en una misma zona geográfica todos fueran iguales, cuando tienen un ejemplo muy claro en su propia ciudad, Madrid. Es una comunidad muchísimo más pequeña que Cataluña y alberga gente de todos las clases, ideologías políticas, credos, opiniones, etc. Yo hablo de Madrid, que es lo que conozco, claro, de los demás no opino.
Pero vamos, con el tiempo de acabas dando cuenta de que la gente que opina así suele ser la que menos informada está. Es que los españoles somos así de majos, nos encanta discriminarnos entre nosotros (aunque en cuanto aparece Francia en el horizonte rápidamente se hace piña, que los gabachos estos son mucho peores). En fin, que la cosa es meterse con alguien, porque si no parece que la sociedad española no es feliz.
(Y ojo, que igual que defiendo a Cataluña, defiendo también a los madrileños, que parece que salimos de Madrid y el resto de España da por hecho que miramos por encima del hombro al resto de los habitantes de nuestro país, hay que joderse).

Anónimo dijo...

Con tu presentación ya te delatas..."tradición conservadora española" uuupsss los pelos de punta. Que cosa más castiza, de lechazo y catedral tipo castilla la vieja, pelo con raya en el costado. Y eso que solo tienes 25 años!!! como vas a ser cuando tengas 60!!. Alma de antiguo con cuerpo de joven. Lo siento en el alma por ti.

Nabotronic dijo...

Lo que le pasa a esta chica es que ha debido probar butifarra catalana y le ha gustado, ni más ni menos

Anónimo dijo...

¿Por qué tendrá que ser la gente tan estúpida y meterse a soltar comentarios ofensivos sobre personas a las que no conocen de nada?
¡Es que hay que joderse con la peña! La ignorancia, que es muy atrevida.

Anónimo dijo...

Nabotronic dio en el clavo...butifarra catalana

Anónimo dijo...

si si, Cínico si eres, pedazo ignorante. Y el otro salido, que con el nombre ya paga

Anónimo dijo...

La cosa está clara, la videobloguera se ha vendido al vil metal catalán, y hasta la mierda de los catalanes le huele bien, pues nada a seguir defendiendo a los que discriminan, no hay nada más asqueroso, que los catalufos(es decir aquellos que siendo españoles les lamen el culo sin parar ya sea por trabajo, familia o un equipo de fútbol, aunque los catalanes los desprecien.

El Espantapájaros dijo...

Descubro ahora tan interesantes comentarios, con un año de retraso. Intentaré responder brevemente.

A la supuesta Mel Domínguez, decirle que no me creo lo que cuenta sobre TV3. Por otra parte, que te conozca o no carece de importancia. Estoy criticando un vídeo en el que manifiestas una opinión. No necesito haber comido contigo para criticarlo, como es obvio. Quien se dirige a un público ha de estar preparado para recibir comentarios como el mío. A lo mejor te pensabas que todo iban a ser palmadas en la espalda de los nacionalistas, encantados con tu denuncia de un problema inexistente.

Y a los que han traído a colación el centralismo castellano o, de nuevo, ese no probado rechazo visceral a lo catalán, les digo que el nacionalismo se ha nutrido del victimismo y de agravios inventados o exagerados. No contribuyamos a justificar sus acciones comprando esa mercancía averiada.

Castilla fue la primera región de las Españas en perder sus libertades (Villalar), que no lo olviden quienes hablan de su centralismo.

Cataluña ha sido una de las regiones más privilegiadas y prósperas de España. No tiene sentido que se diga explotada. ¿Acaso cuando los nacionalistas claman "España nos roba" no es un insulto para todos los españoles de bien? ¿No insultan, falsean, manipulan, menosprecian, persiguen o calumnian los nacionalistas? Por supuesto que sí. Es ridículo comparar el alud de odio en el que cabalga el nacionalismo con dos o tres bromas tontas sobre los catalanes o algún comentario fuera de tono sobre su idioma, tan español como cualquier otro de España, por cierto.

En efecto, todos conocemos chistes o bromas sobre los catalanes, así como visiones tópicas; pero también sobre vascos, valencianos, andaluces, gallegos... Hay que distinguir eso del odio denunciado por Mel Domínguez, que es exclusivo de ella, no generalizado. No tengo ningún problema con el idioma catalán, como he dejado claro en múltiples ocasiones. El problema es el representado por los nacionalistas, gente intransigente, fanática y con ínfulas de superioridad.

Mis críticas no van contra Cataluña, sino contra los nacionalistas que la desfiguran, engañan y explotan a su gusto; ellos se protegen bajo la bandera para eludir responsabilidades y aumentar su poder so pretexto de la defensa de un pueblo oprimido. Gente como Mel Domínguez, por ignorancia o interés, facilitan el trabajo a los nacionalistas al engordar sus mitos, aunque sea de forma zarrapastrosa y en un vídeo que sólo se puede calificar de grotesco.

Mas no hay odio contra Cataluña y por ello la mayoría de españoles quiere que siga unida a España, que es donde siempre ha estado.

agusti618@hotmail.com dijo...

Ultimamente leo y escucho infinidad de declaraciones de amor hacia Cataluña, imagino que para compensar (jejeje) otras anteriores.

Hay que remitirse a la Historia para ver y entender la relación de Cataluña con sus vecinos, pero no a la versión oficial ya que cada historiadfor arrima el ascua a su vela.

Cataluña ha salido siempre perjudicada en su relación con sus vecinos ya que incluso desde 200 o 300 años antes de los Reyes Católicos, se veía obligada a entregar las tierras conquistadas al moro a los reyes castellanos.

La cosa empeoró cuando Fernando de Aragón (llamado el Calzonazos por muchos de sus súbditos)se dejó a si mismo en manos de Isabel.

La Guerra dels Segadors ja era otro de los muchos avisos de que la cosa no iba bién.

El Tratado de los Pirineos establecido entre el Borbón Felipe IV y el también borbónico rey Francés (cosas de familia) hizo que Cataluña perdiera territorio al norte de los Pirineos ( Lo mismo le pasó a Aragón, Navarra y Pais Basco. De tal guisa convenció el conde-duque valido del rey a su borbónica majestad que pagando una deuda contraida con su primo sin abrir las maltrechas arcas reales que al mismo tiempo, redujo el poder de esos territorios siempre levantiscos, contra el poder central.

Habrá que recordar también que Cataluña tuvo que volver por la fuerza de las armas al redil castellano en el 1714 y que por lo tanto es una nación sometida por conquista cosa muy diferente a las manifestaciones de CATALUÑA ES ESPAÑA escuchadas a la puerta del Congreso de Madrid.

Yo que tengo sangre de la mayoría de regiones ibéricas en mis venas, sólo se me ocurre decir...
ESPAÑA, no me quieras tanto que hay amores que matan....

Anónimo dijo...

Mi apoyo a Mel Dominguez, de un granadino que vive hace años en Barcelona. Ella dice que la ignaorancia sobre el tema se cura viajando; y es cierto doy fé.
"El Espantapájaros" (coronel, juasss) contesta un año después, señal de lo poco que cuida sus "frentes". Por otra parte sólo hay que ver tú perfil y lo que escribes en otros sitios para saber que eres una especie de paramilitar nacionalista español, y por tanto la frase con la que acabas contestando a Mel es de todo menos sentida.
Chaval, viaja, lee, aprende y después opina.
De parte de un autentico C.L.P. del '77. Desperta Ferro!.

Anónimo dijo...

Mi apoyo a Mel Dominguez, de un granadino que vive hace años en Barcelona. Ella dice que la ignaorancia sobre el tema se cura viajando; y es cierto doy fé.
"El Espantapájaros" (coronel, juasss) contesta un año después, señal de lo poco que cuida sus "frentes". Por otra parte sólo hay que ver tú perfil y lo que escribes en otros sitios para saber que eres una especie de paramilitar nacionalista español, y por tanto la frase con la que acabas contestando a Mel es de todo menos sentida.
Chaval, viaja, lee, aprende y después opina.
De parte de un autentico C.L.P. del '77. Desperta Ferro!.

RaFiKa dijo...

focusingsvlog

Nunca me he sentido de ser andaluz ser hasta que he venido a Cataluña. Ver tu video me ha producido tristeza de como una chica andaluza vive tan sumamente engañada a la realidad que se vive en Cataluña.

Te invito a que conozcas un poco la historia de los demás, no solo andaluces, también del resto de españoles no catalanes que vivimos aquí y además tenemos hijos.

Puedo demostrar (con las denuncias pertinentes que tengo...) que los castellano hablantes somos discriminados, nuestros hijos son humillados en las escuelas públicas por talibanes nacionalistas que usan su posición para el adoctrinamiento de los niños.

En mi caso además no es que vengamos de una región que sea sospechosa de "española" como es Navarra, en la cual conviven Euskera y castellano sin problemas en la escuela pública.

El catalán además es bastante mal educado ya que, entre otras cosas, no es capaz de hablar en castellano si hay personas que no entienden el catalán en el mismo grupo, es más, no intentes decirselo, serás un español que cohibe su derecho a expresarse en catalán.

Si eres valiente, desde tu posición en la Vanguardia (se nota quien te da de comer...) denuncia estos hechos los cuales tu dices que son mentira.

Te invito a que salgas de tu pompa nacionalista y vivas la realidad de la gente que no es catalana y vive en esta tierra pagando impuestos para que nos humillen.

Ah¡¡ No me digas que si esta tierra es tan mala me vaya de aquí en una muestra de tolerancia de este pueblo catalán... Viviré donde me ofrezcan trabajo, no por no hablar catalán voy a dejar de dar de comer a mi familia.

Deseando estoy que de verdad, los catalanes den un paso al frente y se independicen y así, empresas de aquí se iran a Zaragoza u otros lugares donde no maltraten a sus empleados por no ser catalanes.

Anónimo dijo...

DA MUCHA PENA QUE PERSONA SIN BASES NI ARGUMENTOS, ESTEN CUESTIONANDO ALGO QUE SE PLANTEA LIBREMENTE POR MEL DOMINGUEZ, SOY DE MEXICO Y ME DA PROFUNDA PENA POR CASI TODOS LOS QUE COMENTAN, HABLAN SIN PENSAR SIQUIERA, NI SIQUIERA REFLEXIONAN EN LO MÁS BÁSICO, PARA OPINAR DE LA REALIDAD , HAY QUE CONOCER EL ORIGEN DEL MISMO, SOLO MEL EJERCE UNA LIBERTAD DE OPINION EN BASE A SU PROPIA EXPERIENCIA VIVIDA, LO MENOS QU EPUEDEN HACER ES ANALIZAR LO QUE PLANTEA Y HACERLO CON RESPETO, HASTA ALGUNOS DEMUESTRAS SU IDEOLOGIA REACCIONARIA Y DERECHISTA, SEAN PENSANTES, USEN EL COCO PARA PENSAR, NO SU TRASERO.

Anónimo dijo...

Lo que hay que hacer es un referéndum en el que vote todo el pueblo español que es el titular de la soberanía nacional, seguro que la gran mayoría está tan harto como yo del victimismo catalán y vota que si a la independencia.
No tengo problema en sacarme el pasaporte para volver a Port Aventura.