Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, enero 22, 2012

LOS CANDIDATOS DEL GOP. ¿CUÁL ES MEJOR?

Las primarias republicanas se están complicando y, en verdad, poco o nada bueno está saliendo de ellas por ahora. Cada uno de los candidatos reúne características que pueden resultar de interés individualmente consideradas para, cuando se analiza el conjunto, fracasar notablemente. Por ejemplo, Herman Cain era hasta cierto punto atractivo gracias a su perfil de político no profesional y a su activismo en los años noventa en la oposición a los planes sanitarios de Bill Clinton. Después, sus ideas descabelladas, su extravagancia y sus escarceos amorosos arruinaron su candidatura.

La designación en estos momentos podría recaer en tres nombres. Mitt Romney es aún el favorito, pero Rick Santorum y, en mayor medida, Newt Gingrich son huesos duros de roer. ¿A quién elegiría si pudiese votar?

Destaco, en primer lugar, lo bueno del señor Gingrich, esto es, una imponente trayectoria en la Cámara de Representantes, muchos libros a sus espaldas y su formación como historiador. Sinceramente, tendría mucho gusto en leer su tesis doctoral, que versó sobre la política educativa en el Congo belga entre 1945 y 1960 (año de la independencia). El problema es que una vida política tan dilatada, no exenta de cambios de opinión y escándalos, puede proporcionar munición a los demócratas. Y, por supuesto, la infidelidad a una de sus esposas juega en su contra. No conozco a fondo sus ideas, pero sus discursos --ricos, sólidos y rebosantes de cultura-- me inquietan puntualmente. En el terreno de la imagen, le encuentro demasiado estrafalario y desagradable a la vista.

No obstante, en un jugoso artículo Alfredo se decanta por Gingrich: debido a que se ubica en la tradición de Alexander Hamilton y Teddy Roosevelt, reconoce que es "el que más se acerca a mi cosmovisión". Mas, a renglón seguido, señala sus limitaciones y fallos. Sospecho que el candidato ideal de Alfredo dista mucho de un político que ataca a Romney por sus ganancias y su pasado como empresario, aunque para él sea el menos malo.

Rick Santorum es, sin duda, un hombre de convicción. Admiro a los que, como él, presentan batalla en tantos frentes y acaban enzarzados en diversas polémicas en las que participan sin descanso haciendo valer sus ideas y creencias. Le descarto como candidato fiable porque, de entrada, los católicos en Estados Unidos son muy especiales; y, en segundo término, por su enmienda a la Ley No Child Left Behind en virtud de la cual debía enseñarse en la escuela pública el diseño inteligente (creacionismo) como alternativa a la teoría de la evolución.

Obiter dictum, la suma de Gingrich y Santorum es Greg Stillson, el malo de La zona muerta (1985), de Stephen King.

Resta Mitt Romney, del que los republicanos parecen recelar. No quieren que obtenga una victoria rápida y clara en las primarias. No es tan conservador como quieren los más conservadores, pero dudo de la utilidad de una deriva extremista. Romney aparenta ser más moderado y sensato que sus rivales, lo que no implica que no vaya a ser capaz de adoptar decisiones comprometidas en caso de llegar a la Casa Blanca. Estados Unidos necesita ante todo ese liderazgo y nuevas ideas. El pedigrí conservador es secundario. Ronald Reagan no era, que yo sepa, el más ortodoxo del GOP.

En el fondo, es una pérdida de tiempo ponerse a discutir sobre quién es el conservador más puro (y duro). Todos los candidatos republicanos, menos Ron Paul, que pertenece a otra dimensión, comparten los mismos principios fundamentales, con algunas variaciones. Todos ellos abogan por un Gobierno limitado, más libertad económica, una posición fuerte de Estados Unidos en el exterior, la importancia de los valores americanos tradicionales, etcétera.

Apartándome de la neutralidad de José Blanco, que declinó influir en las primarias demócratas de 2008, votaría a Mitt Romney.

De un lado, tiene el currículum suficiente como para aspirar a presidir los Estados Unidos. Hombre de negocios de éxito y antiguo gobernador de Massachussetts, conoce los resortes de la economía que asentarían por fin la recuperación y desarrollaría una política exterior mucho más firme y coherente que la de Obama, sobre todo en lo que atañe a Irán.

De otro, hay que pensar en la campaña contra Obama. Digan lo que digan las encuestas, es improbable una victoria fácil. Es el Presidente y tiene muchos partidarios influyentes. El único que podría igualar a Obama en recaudación de fondos para la campaña es Romney. En 2008 ésa fue una importante diferencia entre McCain y Obama. El primero no podía competir con los infinitos anuncios y fuegos artificiales que lanzaba el segundo.

Por lo que se refiere a los debates y a la imagen pública, Romney no está destacando mucho en sus intervenciones. Ahí es superado por Gingrich. Ahora bien, a Gingrich los progresistas le podrían tachar fácilmente de ogro conservador, infiel, radical... No es que me importen mucho esos epítetos, pero en una elección se trata de no asustar a los votantes y recabar la confianza de la mayoría. Romney presenta más aptitudes para esa tarea, sin que sea necesario agradar a todo el mundo o renunciar a sus principios.

Believe in America!

10 comentarios:

@QuiqueAB dijo...

Curioso lo de escribir un artículo sobre este tema y dejar de lado a la hran revolución de esta campaña que no es otro que Ron Paul. En fin, tú mismo. Pero que sepas que los votantes que el partido republicano necesita para ganar a Obama están mayoritariamente con Ron Paul (jóvenes e independientes).

Y todavía mucho hasta la nominación...

El Espantapájaros dijo...

Gracias por el comentario.

Ron Paul es distinto, no es un candidato normal y, aunque pueda tener influencia en la convención del GOP en función de los apoyos que haya obtenido, dudo mucho que aspire verdaderamente a ser Presidente. Lo suyo es otra historia.

Romney ha sufrido un revés importante. Las primarias se recrudecerán, pero veo difícil que gane otro.

octopusmagnificens dijo...

El corazón me dice Paul y la cabeza Romney.

Alfredo dijo...

Muy interesante artículo, caballero - y me alegro que te haya gustado mi artículo.

Un par de cosas:

Sospecho que el candidato ideal de Alfredo dista mucho de un político que ataca a Romney por sus ganancias y su pasado como empresario, aunque para él sea el menos malo.

Sí, comparto esto que dices: "Admiro a los que, como él, presentan batalla en tantos frentes y acaban enzarzados en diversas polémicas en las que participan sin descanso haciendo valer sus ideas y creencias".

También lo descarto por su creacionismo y religiosidad. Se nos podrá acusar de ser "hostiles a lo religioso" pero no creo que eso sea especialmente malo - al menos, para mí no, desde luego.
Nunca me han gustado los fanatismos.

Veo que tu criterio es bastante utilitario y pragmático - realista.

Quique: No sé si usted lo sabe pero por suerte, la mayoría de los jóvenes NO están con Ron Paul.

Alfredo dijo...

Ah perdón - citaba esto pero no lo contesté:

"Sospecho que el candidato ideal de Alfredo dista mucho de un político que ataca a Romney por sus ganancias y su pasado como empresario, aunque para él sea el menos malo".

Sí, así es - pero me es el único que ha hablado sobre Hamilton, algo que como sabes, valoro MUCHO.

El Espantapájaros dijo...

Octopus:

Ron Paul me cae bien, es entrañable y tenaz. Sin embargo, muchas de sus ideas me escaman. Romney es menos carismático pero sé que tomará la dirección correcta.

Alfredo:

Mi sentido práctico se debe a que sinceramente quiero que ganen los republicanos (aunque a Obama le reconozco varios aciertos), y Romney es el que más opciones tiene. Nunca me ha convencido el debate de "Yo soy más conservador y tengo mejores principios que tú". Tampoco Romney es mi candidato perfecto. Hay que adaptarse, pura y simplemente.

Alfredo dijo...

¿Qué aciertos le reconoces a Obama? Yo no he podido analizarlo del todo aún.

Cierto que Romney tiene "más opciones".

"Nunca me ha convencido el debate de "Yo soy más conservador y tengo mejores principios que tú".

Lo de "más" no sé, pero a mí sí me interesa saber y conocer a fondo qué principios se defienden. Me gsuta saber TODO TODO TODO lo posible. Y hay gente que claramente NO ES "conservadora". Mitt Romney es centrista, pero no "conservador" - otra cosa es que eso sea "malo", y claro eso depende de las valoraciones de cada uno.

"Tampoco Romney es mi candidato perfecto. Hay que adaptarse, pura y simplemente".

Desde luego - es algo que vengo diciendo en algunos ámbitos del liberalismo aunque por motivos no relacionados con elecciones.

El Espantapájaros dijo...

Cuento como aciertos de Obama el aumento de tropas en Afagnistán en 2010, que diese la orden para ajusticiar a Bin Laden en 2011, la operación contra el régimen libio y sus esfuerzos para aunar voluntades contra Irán, no habiendo descartado el uso de la fuerza armada.

Además, cuando se le concedió el Premio Nobel de la Paz defendió en su discurso la guerra justa, y fue un buen discurso.

Aunque Romney sea más centrista que otros, lo importante es que asume el ideario republicano. En todo caso, lo que se diga en campaña vale bien poco. Es en la Casa Blanca donde debe demostrar hasta dónde alcanza la fuerza de sus convicciones.

octopusmagnificens dijo...

Y la última operación en Somalia, el rescate de los rehenes, no ha estado mal: "I have great news for you".

El Espantapájaros dijo...

Gracias por el dato, Octopus. No había visto la noticia, es fantástica.

"All nine gunmen guarding Miss Buchanan, and Mr Thisted, 60, died in the raid."

No concibo a Rajoy ordenando lo mismo respecto a los rehenes españoles en el Sáhara, si bien es verdad que el contexto es distinto. Ahí las fuerzas especiales de España son el Frente Polisario, ja, ja.