Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, abril 03, 2011

POR UN CAMBIO EN LA UCM

El próximo día 6 se celebra la primera votación de las elecciones a Rector de la Universidad Complutense de Madrid. Habida cuenta de que es poco el tiempo que me resta en la universidad (al menos, en esta etapa de mi vida), es un proceso que no debiera distraerme demasiado. Pero la preocupación por el destino de mi alma mater y por los estudios y formación que allí recibirán las generaciones futuras me compelen a inclinarme por uno de los candidatos y a hacer una crítica severa al Rector saliente.

Cuatro años atrás, cuando tuvieron lugar las anteriores elecciones, escribí que se me habían antojado “descafeinadas” y que los programas adolecían de “falta de originalidad, de personalidad y de proyectos interesantes”. Hoy en día sigue sin haber motivos para tirar cohetes, si bien me convence uno de los candidatos: el conservador José Iturmendi, Catedrático de Filosofía del Derecho y antiguo Decano de la Facultad de Derecho. Y no le apoyo sólo porque sea de la casa, sino porque creo que podría modificar el rumbo hacia la decadencia que ha adoptado la UCM. Para empezar, presenta un programa con buenas ideas y, sobre todo, realista, sin los delirios de otras candidaturas. Y es una persona con experiencia, dotada de gran inteligencia y preparación y que busca de veras la tan invocada excelencia.

La gestión de Berzotas (agente del PSOE) desde 2007 sólo puede calificarse de pésima. El Rector se ha preocupado más de sus afinidades y cuitas políticas que de administrar los verdaderos asuntos de su competencia. Actitud que, junto a una cierta pereza, ha tenido consecuencias: el deterioro del campus, la falta de transparencia, las relaciones conflictivas con la Comunidad de Madrid, los agujeros en las cuentas (la UCM debe entre 150 y 180 millones de euros; es difícil precisar la cifra exacta), la proliferación del radicalismo y de sabotajes sectarios contra determinadas personalidades... Para ilustrar este último punto, no hay más que pensar en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, ya tomada literalmente por la intransigencia y abusos de los totalitarios de izquierda, que se han erigido no ya en defensores, lo que sería legítimo, sino en dueños y únicos intérpretes de lo público. Ha habido no poca connivencia del Rector con comportamientos poco democráticos y muy violentos.

Desde luego, espero y deseo que no sea elegido el sucesor de Berzotas, su lugarteniente Andradas, quien ahora pretende distanciarse de su vergonzante maestro pero que representa más de lo mismo. Su cartel electoral, plagado de tópicos y lugares comunes (diálogo, tolerancia, innovación, internacionalidad...), demuestra la poca consistencia de sus ideas y la inercia que esconde.

Repite como candidato Patxi Aldecoa. La reincidencia es comprensible considerando que fue Decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, donde los radicales y extremistas le pusieron contra las cuerdas. En resumen, ha sido incapaz de garantizar un espacio de libertad y debate en una facultad donde esos ingredientes tendrían que ser la regla general. No es de extrañar que quiera escapar de allí.

Otros candidatos son el hijo de Carrillo, que en el cartel sale con una postura de duelo al atardecer, como si estuviera a punto de desenfundar las pistolas, y Luis Perdices, que intenta emular a Obama con idéntica sonrisa, camisa blanca y una corbata que, a falta de ser roja, está confeccionada con la falda escocesa de una colegiala. Bromas aparte, este tipo posee un currículum que me atrae y sabe mucho de Historia del pensamiento económico. Dado su perfil técnico, Iturmendi, en caso de triunfo, podría ofrecerle algún puesto a su lado y juntos gobernarían la UCM.

El lema de Iturmendi, “Vota cambio”, no podría ser más decolorado. Aun así, el cambio es necesario en la UCM, un cambio que comenzará con el fin del binomio Berzotas/Andradas. Los sondeos dan como vencedor a Iturmendi en la primera votación, pero por escaso margen. Desacreditadas aunque con su fanatismo intacto, las fuerzas progresistas, en la segunda vuelta, podrían intentar formar un cordón sanitario. Esta vez sí va a ser una batalla emocionante.

No hay comentarios: