Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, abril 10, 2011

POR QUÉ VOY A VOTAR A ITURMENDI Y NO A CARRILLO

Sigo con las elecciones a Rector de la Universidad Complutense de Madrid. Afortunadamente, el candidato por el que apuesto, José Iturmendi, pasó a la segunda vuelta desbancando in extremis al sucesor de Berzotas, Carlos Andradas, gracias al apoyo masivo y fiel de los alumnos de la Facultad de Derecho, donde la participación fue muy alta entre ese colectivo. Ahora Iturmendi tendrá que medirse con José Carrillo. Siendo imperativo que gane Iturmendi a fin de que la UCM recupere el esplendor perdido, hay que votarle de nuevo el día 13. Pero se enfrente a un rival duro de roer.

Vaya por delante que tan absurdo es denigrar a Carrillo por su apellido como votarle justamente por eso. Y huelga decir que sectores muy extremistas y fanáticos le están apoyando no porque crean en su programa, sino porque le consideran una especie de redentor progresista que traerá a la UCM lo que menos necesita: tensiones con la Comunidad de Madrid, sectarismo y politiqueo barato.

Carrillo ya fue Vicerrector y no puede afirmarse que sea un candidato renovador. En 2007 abandonó por no encontrar a Berzotas y su segundo demasiado progresistas. El año pasado participó en el acto sedicioso en apoyo a Garzón organizado por los sindicatos en la Facultad de Medicina, una obscena orgía totalitaria en la que se exigió, literalmente, carta blanca para Garzón. En otras palabras, que pudiera actuar al margen del Derecho o situarse por encima de él. Habría que preguntarle al señor Carrillo si ésa es su concepción del Estado de Derecho y si aprobaría nuevos actos de esa clase.

Pasando a la campaña electoral, Carrillo ha impedido que se instalaran urnas en los centros adscritos y hospitales universitarios, a pesar de que lo había pactado con Iturmendi, después de percatarse de que perjudicaba sus intereses electorales. Si se hubiese opuesto desde un principio no habría nada que objetar al ser una medida excepcional, pero este cambio de postura tan interesado produce vergüenza y le deja en evidencia.

Por supuesto, los infundios y libelos contra Iturmendi abundan, y se han redoblado al existir posibilidades reales de que gane las elecciones. Ha habido un texto en particular, titulado “Por qué voy a votar a Carrillo y no a Iturmendi”, que hasta ha tenido acogida en Público, el primer diario gratuito que se vende. Es un texto infantil, plagado de incorrecciones, fundado en meros rumores y habladurías y, cómo no, con una exquisita mezcla de mala intención y sectarismo de izquierdas. Sobre Carrillo no dice nada, pues el único motivo que tiene para votarle es una especie de odio inducido hacia Iturmendi, un hombre, según el autor, cercano al PP, conservador, reaccionario, que quiere acabar con lo público, que manipula a los alumnos con paellas... En fin, hay que inventarse cualquier cosa con tal de establecer el cordón sanitario.

Es posible que se imponga la cordura y gane Iturmendi. Su victoria sería como abrir las ventanas de una cargada aire viciado y mal administrada. Ha escrito César Alonso de los Ríos que su derrota, por el contrario, haría dueños de la Complutense a los sindicatos, grandes valedores de Carrillo: “Los sindicatos universitarios, es decir, la abstracción más acabada de la forma más liberada de existir”.

Lo diré una vez más. Iturmendi es honrado, trabajador e inteligente. Lleva toda una vida vinculado a la universidad pública y sabe lo que necesita para ser excelente. Le avalan, además, 21 años como Decano de la Facultad de Derecho. Los elogios a su gestión son casi unánimes. En definitiva, no defraudará los intereses de la UCM y de la comunidad universitaria. Por eso voy a votar a Iturmendi otra vez. Será todo un honor.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que es justo que, ya que nombras el artículo de "por qué voy a votar a Carrillo y no a Iturmendi", pongas un enlace para que la gente se informe por su cuenta

http://www.albedo039.es/porque-voy-a-votar-a-carrillo-y-no-a-iturmendi/

El de Alebdo 0.39 dijo...

Hola, soy el de la web original.

Llegas tarde y mal, mi artículo se ha extendido tanto que el tuyo no tiene ni efecto.

En tuenti han creado un evento para ir a votar y van 4000 invitados.

Aunque por un lado, si me copiáis la idea es porque ha sido buena.

· Es un texto infantil, plagado de incorrecciones, fundado en meros rumores y habladurías y, cómo no, con una exquisita mezcla de mala intención y sectarismo de izquierdas.·

Si ya, pero tengo fuente y tu sólo mucha prosa bonita. Más suerte la próxima vez. Ah! Si a los trolls les molesta que les mencione, que hagan su twitter privado, mientras sea público...

Alfredo dijo...

No conozco personalmente a ningún candidato -- pero si llega a ser cierto lo que dice el rojillo infantil "el de alebdo", algunas de las acusaciones (de poderse acreditar con fuentes serias) contra Iturmendi me parecen muy graves -- por ejemplo, el nepotismo. Desprecio esa mala costumbre española y si yo fuera universitario, aunque soy totalmente de derechas, no votaría a una persona que practica el nepotismo en la universidad. Repito: este tema realmente ni me va ni me viene porque no soy universitario ni tengo ninguna conexión con la UCM -- pero he leído el articulillo del Alebdo y algunas cosas me parecen muy serias...

El Espantapájaros dijo...

Es justo que cite el título del artículo. No tengo por costumbre poner enlaces, quien quiera leerlo que lo busque. Nos estamos volviendo muy cómodos.

Al de la web original:

No llego ni tarde ni mal: siempre escribo en domingo y el que hayas aparecido por aquí esgrimiendo el Tuenti en la mano ya es suficiente satisfacción.

Qué miedo me dan los 4000 de Tuenti. Es algo casi épico, como un juramento hecho con sangre de ir a votar a Carrillo. Y, encima, gracias a tu texto. Vas a ser un héroe.

¿Tienes fuente? Como no sea en el jardín... La ignorancia crea audaces. Tienes campanas, mejor dicho, y ganas de hacer propaganda. Legítimo es, pero no pienses que tu texto es decente. A "Público", que habla de Iturmendi como "el extremista que vino del pasado" y de Carrillo como "el cambio desde la izquierda", le hubiese servido cualquier cosa.

En tu texto, "in fine", citas una frase atribuida a Iturmendi --hasta donde sé, es imposible que la pdijera-- por el primero que tuvo la ocurrencia en Twitter. Te honra que al menos reconozcas que no sabes si es cierta, pero la utilizas casi como argunmento de peso.

Y en los comentarios se cita Dialnet como si fuese una página de registros exhaustiva. Completamente ridículo. Normal que a "Público" le gustara.

Iturmendi invitando a paella (eso fue en el cierre de campaña, no en la votación). ¡Cuánta perfidia cabe en un hombre! En 2007, candidatos muy progresistas invitaron a botellón, cosa más insana. También resulta gracioso otro de los pecados de Iturmendi, el haber concedido matrículas de honor a hijos de miembros del PP. No tengo palabras.

Sospecho que sobre Carrillo no tienes opinión y que sólo deseas la derrota de Iturmendi por un prejuicio ideológico (aunque intente sustentarse en la chalartanaería de tu texto), por esas telarañas que nublan el buen juicio.

Lo cierto es que mientras que Iturmendi siempre ha sido crítico con Berzotas, Carrillo fue parte de su equipo. El único cambio verdadero sería el de Iturmendi, un hombre, doy fe de ello, cabal, trabajador y conciliador y que quiere luchar de veras por una UCM mejor. Y si te da miedo Esperanza Aguirre, tranquilo que sé bien que Iturmendi va por libre.

Gracias por elogiar mi prosa. Ahora espero que comprendas mis razones.

Alfredo:

Las acusaciones son graves, en efecto, pero sin demostración. El de la web original lo cuenta como si esos procesos hubiesen sido decididos por el profesor Iturmendi en su despacho, lo que es del todo insostenible.