Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, enero 23, 2011

DE LA CONVENCIÓN A LA MONCLOA. ¿SE PUEDE CONFIAR?

Especulaciones sobre las elecciones venideras y Mariano Rajoy: el tema dominguero por excelencia. Ya he reconocido anteriormente que nos equivocamos quienes pronosticamos, en 2008, una guerra interna en el PP debido a la intención de Mariano Rajoy de aferrarse al cargo, lo que sólo traería derrotas electorales y frustración. Ahora bien, en aquel tiempo no eran tan evidentes los efectos devastadores que tendría la crisis en la popularidad del Gobierno socialista, efectos, para que nadie se llame a engaño, que son los que hacen que el PP arrase en las encuestas.

Rajoy ha sobrevivido, sea como fuere, y el PP ha ido ganando elecciones y sumando apoyos. Dejando de lado algunos abandonos notables y la ruptura con UPN en Navarra, el PP es hoy un partido unido y capaz de presentar una alternativa viable frente a un Gobierno sobrepasado y agotado, como ha quedado demostrado en la exitosa Convención de Sevilla. Hay que alabar la resistencia y la constancia del gallego, que en seis años ha lidiado con todo tipo de problemas. Y si bien no siempre los ha resuelto de la forma más acertada, inmediata o eficaz, es indudable que tiene aguante y cierto sentido de la independencia.

Como tantas otras veces desde que superé mis desavenencias con él, reitero mi apoyo a Mariano y el deseo de que llegue, por fin, a La Moncloa. A juzgar por lo que describe la biografía El hombre impasible, de Graciano Palomo (antaño biógrafo de Aznar), se confirma la figura de Rajoy como el "hombre del casino provinciano", sereno, cabal, perezoso, poco estridente y partícipe de diferentes ideologías --liberal, democristiana, socialdemócrata--, pero de ninguna en exceso, o sea, con virtuosismo.

Y tal vez sea bueno para España que sea de este material el próximo inquilino de La Moncloa: un gobernante aburrido, pragmático, moderado, que olvide aventuras y revelaciones místicas y se dedique a trabajar por una España más estable, realizando las reformas que tocan con prudencia y buen hacer. Un gobernante que lleve a cabo una labor callada, en el otro extremo de este sexenio esperpéntico plagado de vaivenes e improvisaciones. Veo difícil que Mariano ilusione a las masas o las extasíe con sus discursos. Pero el Gobierno socialista tiene que caer y la gente se ha ido haciendo a la idea de que hay que conceder una oportunidad al PP para comprobar si es cierto eso de que España puede salir de la crisis.

De momento, son buenas las sensaciones después de la convención. Aunque ha habido una euforia un tanto precipitada, las propuestas están ahí, Aznar también, y se ha trasladado al público la imagen de un PP fuerte y solvente. La idea más comentada por la prensa, relativa a los privilegios de las pensiones de los parlamentarios, es obviamente oportunista y, en realidad, poco útil, pero me complace, toda vez que siempre tengo presente el consejo que Hortensia de Beauharnais dio a su hijo, mi admirado Napoleón III: "Si el pueblo sufre, tú has de sufrir con el pueblo". Es hora de dar ejemplo y de acercar la clase política a la ciudadanía.

Falta un análisis de los distintos escenarios electorales y, sobre todo, de quién encabezará la lista del PSOE en Madrid (algún día los medios aprenderán que, en España, no hay candidatos a la presidencia de nada). Para empezar, el agonizante Zapatero podría anunciar, antes de las elecciones autonómicas y municipales, que no repetirá como candidato, y así dar fuerza al PSOE a través de su sucesor. A esto mismo podría ser forzado por los señores feudales socialistas si el descalabro en dichas elecciones es mayor del esperado. Y, a lo mejor, hasta consigue salir vivo del trance, pero es más que dudoso que en 2012 vuelva a protagonizar los carteles de propaganda del PSOE. En caso de que sea sucedido por Rubalcaba, ya anticipo las posibilidades de este individuo: ninguna. ¡La gente no puede ser tan tonta, no comprarán un producto tan caduco! Cuestión distinta son los medios que vaya a emplear el PSOE en una campaña electoral orquestada por Rubalcaba, que serán, con toda probabilidad, burdos, demagógicos e inmorales. El recurso al miedo, a la derecha extrema, será lo más frecuente, y supongo que habrá una participación destacada de los titiriteros en la elaboración de vídeos contra el PP. Quizá uno en el que salgan varios de ellos pidiendo que, aun con todos los errores y desmanes, se siga votando al PSOE, que la derecha es muy mala. Es decir, como en 1996. No va a ser fácil. El PP no puede confiarse.

Finalmente, se ha hablado de un posible adelanto de las elecciones. Mi opinión es que Zapatero, como Presidente, tratará de alcanzar 2012. Sin una motivación estratégica (y no la hay), no es costumbre española ir a un anticipo electoral. Los incentivos, por ahora, van en la dirección de llegar a 2012, cuando sea posible vender algún brote verde con el que confundir a los ciudadanos. Lo cierto es que los datos económicos son los que mandan, de manera que si empeoran mucho, no sería descabellado que se convocaran elecciones anticipadas, y más tomando en consideración la debilidad parlamentaria del Gobierno.

5 comentarios:

Samuel dijo...

Creo que una guerra interna pactada y breve no tenía por qué dar lugar a problemas. Habría sentado un buen precedente, aunque es evidente que no existe voluntad de cambiar las cosas. A cambio de evitar riesgos, Rajoy se ha limitado a esconder los trapos sucios que han ido poco a poco saliendo en su partido, con la anuencia casi forzosa de un electorado que no soporta a Zapatero. Quizás su carácter templado es lo que más falta haga tras las veleidades de Zapatero. Esperemos que no sea tan perozoso como gobernante.

Sobre Rubalcaba, creo que lograría movilizar más a la izquierda, pero también a la derecha. De hecho, él tiene esa característica de Rajoy de haber sobrevivido en el tiempo y, a pesar de su hoja de servicios, la izquierda le respeta y admira. Y dicho sea de paso, aunque forme parte del Gobierno, la izquierda no lo relaciona con la pésima gestión de la crisis económica, al haberse ocupado de otros asuntos.

Un saludo.

Alfredo dijo...

Hola:

**Que conste que todo lo que te digo tiene unos matices**

1. De poco valen las elecciones generales cuando no tenemos soberanía política y nos gobierna Bruselas y toda la normativa de la Unión Europea, que no es poca y es más de la mitad de las leyes.

2. No estoy en el PP, ni afiliado a ningún partido -- todo lo que te digo ahora supongo que me entenderás y lo digo suponiendo que tenemos eso de "soberanía nacional".

Aclarado eso, voy a comentar:

Dices --

"el PP es hoy un partido unido y capaz de presentar una alternativa viable frente a un Gobierno sobrepasado y agotado, como ha quedado demostrado en la exitosa Convención de Sevilla."

¿Qué alternativa presenta el PP? ¿Qué programa tiene el PP? Dicho eso -- creo que la unidad del partido es fundamental. Así pues, el PP es, como bien dices, un partido unido y capaz. La cuestión no está tanto en "qué" alternativa viable -- creo que muchos liberales nos preocupamos demasiado por el programa cuando lo importante es gobernar. Hace tiempo que te hablé de eso del "instinto" si mal no recuerdas y para mí no es tan importante que un joven tenga un programa ideológico en su mente sino votar las siglas "correctas". Llámame "partidista" pero es la pura realidad y hay que ser realista y dejarse de fantasías -- la gente normalmente no está tan "ideologizada" como es debido pero al final en este caso hay que apoyar a unas siglas sobre otras.

"Hay que alabar la resistencia y la constancia del gallego, que en seis años ha lidiado con todo tipo de problemas."

Rajoy es un lobo y yo siempre lo he notado. Claro que no está en condiciones para hablar mucho. En España hablar mucho no conviene en el terreno político.

"Como tantas otras veces desde que superé mis desavenencias con él, reitero mi apoyo a Mariano y el deseo de que llegue, por fin, a La Moncloa."

Tienes siempre la capacidad de al final atarlo todo bien y concluir con lo necesario. Lo importante ahora es promover esa llegada a La Moncloa aunque yo no lo haré todavía. Prefiero esperar un poco más - precisamente porque ahora lo que hay que hacer es preparar el camino y el terreno para facilitar esa llegada a La Moncloa.

No sé si Rajoy será provinciano de casino, pero sí sé que es un multiusos de calidad.


"Veo difícil que Mariano ilusione a las masas o las extasíe con sus discursos."

Pues yo todavía me quedo perplejo con que la gente se extasíe con lo que dice Zapatero. El señor Rajoy no ilusiona pero al menos parece más "ejecutivo presidencial" que el ZP. más parecido a uno de esos estafadores que a veces tocan al telefonillo algún fin de semana para venderte algún producto.

"Pero el Gobierno socialista tiene que caer"

O hay que hacerle caer...ajem, de forma "legal" por supuesto...que nadie saque ningún paralelo inadecuado.

Sí, España puede salir de la crisis por supuesto: no es la primera crisis que tenemos ni mucho menos una gran tragedia.


"Si el pueblo sufre, tú has de sufrir con el pueblo". Es hora de dar ejemplo y de acercar la clase política a la ciudadanía."

MMM...sí y no - yo no veo por qué por necesidad un político tiene que "ganar lo mismo" que "la media". En EEUU muchos senadores son millonarios y no "pasa nada". Claro que lo que debe acercarse es la transparencia -- eso sí, y la honestidad, etc. Pero "acercar" por acercar pues...no.

"¡La gente no puede ser tan tonta, no comprarán un producto tan caduco!"

Eres demasiado optimista -- la gente es MUY tonta. Se te olvida: Zapatero ganó dos veces, las dos veces mintiendo.

"El PP no puede confiarse."

Correcto.

Sobre el adelanto -- no creo que haya un adelanto. La cosa tendría que ponerse muy fea para eso y no está previsto.

Saludos

El Espantapájaros dijo...

Samuel:

Tienes razón sobre Rubalcaba. Pero ten en cuenta que no tiene nada que ofrecer respecto a Zapatero. Y es una persona demasiado ligada a la maquinaria del PSOE como para presentarlo como una novedad.

Alfredo:

Cuando digo alternativa, me refiero a que tiene capacidad para gobernar. No soy de los que piensa que debe explicar desde un principio, y al detalle, su programa.

Totalmente de acuerdo con lo de Zapatero y su estilo de estafador. Pero la gente se lo creyó. Sin duda, Rajoy sería un gobernante más de mi estilo, pero en esta época cuentan mucho los sentimientos y a la gente le gusta ilusionarse con los políticos.

A mí no me importa en absoluto que un diputado sea millonario, si lo ha conseguido por sus propios medios. Lo que trato de señalar es que la profesión política lleva aparejada una serie de privilegios que, en épocas como ésta, tal vez es necesario rebajar. En resumen, que David Cameron haya estudiado en un colegio elitista me es indiferente; pero me disgustaría que, por su condición de primer ministro, residiera en un palacio de oro, por poner un ejemplo gráfico.

Es cierto, Zapatero ha ganado dos veces. Sin embargo, el producto Zapatero está ya desacreditado, y Rubalcaba no es más que otro producto de la misma fábrica, pero más feo y viejo. El PSOE está tratando de alimentar una especie de leyenda de Rubalcaba como gran político y temible adversario para el PP. No hay que caer en esa trampa. Rubalcaba es un tipo calvo de casi sesenta años que es un pelmazo hablando y que no es capaz de tener las manos quietas mientras lo hace. Es imposible que gane, "ceteris paribus".

Alfredo dijo...

"Cuando digo alternativa, me refiero a que tiene capacidad para gobernar. No soy de los que piensa que debe explicar desde un principio, y al detalle, su programa."

Sí, de acuerdo.

"pero en esta época cuentan mucho los sentimientos y a la gente le gusta ilusionarse con los políticos."

Sí, todo ahora sobre todo en las elecciones es pura imagen y sentimentalismo barato. La inteligencia vale poco ante esta ciudadanía.

"Lo que trato de señalar es que la profesión política lleva aparejada una serie de privilegios que, en épocas como ésta, tal vez es necesario rebajar. En resumen, que David Cameron haya estudiado en un colegio elitista me es indiferente; pero me disgustaría que, por su condición de primer ministro, residiera en un palacio de oro, por poner un ejemplo gráfico."

Ya, entiendo y bueno sí, hay que dar ejemplo de austeridad. Thatcher siempre lo hizo cuando gobernaba -- por ejemplo, famosas eran las anécdotas de que sólo bebía café instantáneo en Downing Street en vez de "gourmet".

"Sin embargo, el producto Zapatero está ya desacreditado, y Rubalcaba no es más que otro producto de la misma fábrica, pero más feo y viejo."

Ok, por un lado he pensado eso pero por otro yo nunca subestimo la estupidez de las masas aborregadas. ¿Tú qué tal lo ves en el campus con los jóvenes de tu edad? Ya sé que mucha gente de tu edad "pasa" de todo pero siempre se comenta algo y SIEMPRE hay algún "pulso" por mucho que digan que no.

"Rubalcaba es un tipo calvo de casi sesenta años que es un pelmazo hablando y que no es capaz de tener las manos quietas mientras lo hace. Es imposible que gane, "ceteris paribus"."

A mí desde un punto de vista puramente desconectado y sin ideas, me "cae bien" Rubalcaba por su mezquindad y porque le veo muchísimo más listo que Zapatero. Pero, es posible que sea "imposible que gane". Ya veremos y ojalá tengas razón.

El Espantapájaros dijo...

Alfredo:

Para mí, el ejemplo de los políticos es fundamental. Puedo apoyar que tengan coche oficial, escoltas, un buen sueldo, etc... Sin embargo, rechazo el lujo, el exceso. Si, como Thatcher, pueden tomar café instantáneo en vez de calidad, mucho mejor, y es una imagen más valiosa de lo que pueda pensarse "a priori". No se trata de caer en el populismo de repartir dinero entre los pobres desde el coche oficial, sino en tener una vida contenida y sencilla.

Rubalcaba es inteligente y manipulador, ahí te doy la razón, y mucho más brillante que Zapatero. Pero esa extraña operación consistente en que el viejo y con más experiencia suceda al joven, con las circunstancias dadas, no puede tener éxito.

Aunque Zapatero sea el blanco de las críticas (así lo puedo constatar en los ambientes en que me muevo), el voto de castigo va a ser contra el PSOE, y dará igual si el candidato es Rubalcaba, que es más de lo mismo.

Sigue habiendo mucha ignorancia política y muchas posturas no meditadas. Ahora bien, no es tanta la ingenuidad, al menos entre los universitarios, y ya nadie se cree al PSOE, pues los izquierdistas más recalcitrantes se consideran traicionados, como bien sabes.