Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, septiembre 12, 2010

APUNTES SOBRE LA BATALLA ELECTORAL EN MADRID

Un buen día, Zapatero, con su habitual desprecio hacia las mujeres, decidió que para ganar en Madrid necesitaba una señora rubia y con salero, o sea, como Esperanza Aguirre, y sólo le vino a la mente el nombre Trinidad Jiménez. Craso error, propio de alguien que piensa que la Presidenta triunfa gracias exclusivamente a cierta dosis de populismo y desenvoltura y a que es una liberal impulsiva y directa. Por encima de su simpatía y naturalidad, Esperanza ha efectuado, con pico y pala, una extraordinaria gestión como Presidenta de la Comunidad de Madrid. Los siete años comprendidos entre 2003 y 2010 han sido años prodigiosos, de gran prosperidad para la región.

Por consiguiente, que no espere Zapatero que con Trinidad Jiménez va a conquistar nada, ya que, aparte de lo mencionado, es una mujer de magro bagaje político. ¿Qué puede ofrecer? Sólo atraso y mediocridad socialista, como ya he apuntado. Y va a encontrarse con grandes dificultades si pretende convencer a los madrileños de que nos va mal con Esperanza Aguirre. Madrid es la región con más libertad económica y una de las primeras en cuanto a renta per cápita, no sólo en España, sino de la Unión Europea. Su tasa de paro es inferior a la media nacional y es una de las comunidades con menos endeudamiento público. Ciertamente, ha tenido un leve crecimiento en el último trimestre de 2009 --de la crisis no se salva nada ni nadie--, pero, aun así, superior a la media nacional. Ni que decir tiene que el mérito de estos magníficos datos no es atribuible únicamente al Gobierno regional. Sin embargo, Esperanza Aguirre ha desarrollado un marco muy favorable para los emprendedores mediante políticas liberales, lo que ayuda a que Madrid tenga un futuro prometedor, a diferencia de lo que sucede en una Cataluña que languidece entre prohibiciones, persecución lingüística, despilfarros de dinero público y exaltación nacionalista. Además, es obligado citar iniciativas dignas de elogio, como la construcción de hospitales con la colaboración de empresas privadas (no privatización de la sanidad pública, falsedad muy repetida por sindicatos y socialistas) o la inversión en colegios bilingües.

Zapatero ha declarado que no se juega nada en Madrid, a pesar de que vive en la capital y es diputado por Madrid. Sus palabras suponen un paso más en sus constantes desaires respecto a la región. Como la propia Esperanza Aguirre ha recordado, no es que no haya invertido ni un euro en obra pública para Madrid, es que ni siquiera se ha dejado caer en actos de tanta relevancia como la celebración del 2 de mayo, el Día de la Constitución, acontecimientos deportivos, etcétera. Son hechos a tener en cuenta.

Por lo demás, el PSOE insulta la inteligencia de los madrileños: gane las primarias Trinidad Jiménez o el de las patillas, no creo que haya ni una sola diferencia en su programa político, un programa destinado a buscar el atraso de Madrid, su regreso a épocas primitivas.

Aún queda legislatura por delante y mucho por hacer. Esperanza Aguirre trabajará con responsabilidad y determinación hasta el final y, cuando llegue el momento, parece claro que los madrileños renovarán su confianza en su proyecto votando la lista del PP. No me preocupa que vaya a estar más de ocho años en el cargo porque mi previsión es que, si el PP gana las elecciones generales, Esperanza tendrá un merecido hueco en el Gobierno que forme Mariano Rajoy.

4 comentarios:

Andrés Álvarez F. dijo...

Madrid es para el hombre de provincias un mundo fascinante y a la vez amenazante. No en vano estamos hablando de 6 millones de habitantes que pueden prácticamente gobernar toda la nación. Siempre he pensado que Madrid ha centralizado toda la grandeza y la penuria nacional, de ahí que los vecinos de la otra orilla del Miño todavía recelen de la capital y de sus todopoderosos tentáculos. Que por cierto a uno le chirría que a la CAM se la llame "región"...sobre todo para los que pensamos que de Santander a Albacete estamos hablando del mismo país.

El caso es que desconozco totalmente la gestión de Esperanza Aguirre al frente del gobierno de la Comunidad. Ciertas cosas, como el espionaje dentro del PP, la parcial y extraña privatización del Canal de Isabel II y el nuevo modelo de sanidad, me crean dudas en torno a la figura de Aguirre. El caso es que su discurso no se parece al del marianismo institucional de Núñez Feijóo, o al del caciquismo valenciano de Camps.

Me ha sorprendido lo de los colegios bilingües; ¿será que ahora los "isleños" de la Meseta van a estudiar en catalán, gallego, portugués y en bable?

Alfredo dijo...

La "CAM" ES una "región" con unas particularidades muy suyas si uno observa bien y la estudia. Yo soy un asiduo estudioso de la CAM (es cierto que a mí eso de "comunidades autónomas" no me gusta nada) y digo región madrileña -- y lo que se desprende es cierta "libertad" que no se ve en otras partes del país. Yo esto no lo digo con ningún sentido de "chovinismo" regionalista sino porque cualquiera que sea de Madrid lo siente cada vez que sale de la región y visita otras partes de España. Todas tienen su encanto y algo que ofrecer pero quizá por el tamaño pequeño de ciertas localidades, no se respira el mismo sentido de libertad que se siente en Madrid.

Bien, en cuanto a Aguirre: no soy muy "fan" de Aguirre pero más bien de ciertas cosas que hace -- entre ellas, llevarle la contraria al gobierno socialista.

En cuanto a la sanidad: luces y sombras -- de ambas partes -- PSOE y PP. El PSOE por el descaro sindicalista que siempre se gastan y el PP por ciertas irregularidades que detecto a nivel de simple observador, que no de justicia, que finalmente es la que determina si hay irregularidades o no.

De Aguirre sí cabe destacar ciertas cosas: impuestos más bajos, y lo que dices de la facilidad de los trámites para emprendedores y una reducción drástica de la criminalidad en la región.

El Espantapájaros dijo...

Andrés:

Madrid es una comunidad autónoma más (me refiero a ella como región coloquialmente, no porque tenga una especial entidad histórica) y, en este artículo, estoy abordando su situación precisamente desde ese punto de vista, no como capital de la nación y "rompeolas de todas las Españas".

Te agradezco que pienses que Madrid "ha centralizado toda la grandeza y la penuria nacional", al menos es algo ecuánime. Pese a ello, pienso que hay que distribuir tanto méritos como lo contrario. España tiene mucha riqueza histórica y cultural y no sólo se ha dado en Madrid, afortunadamente.

Como bien comenta Alfredo, un madrileño más bien castizo, aquí se desprende libertad y es una región que acoge calurosamente a cualquiera. No hay aires de superioridad ni desprecio al forastero. Por ello, aunque entiendo los recelos, te invito a venir y disfrutarla. Albert Boadella dice que está muy a gusto trabajando aquí.

La figura de Aguirre es muy respetada en Madrid porque ha sabido salir al paso de los diversos escándalos que "El País" y los demás izquierdistas han agitado contra ella. El nuevo modelo de sanidad funciona, hay ocho hospitales nuevos y 56 centros de salud más, y todos ellos modernos y públicos. Los socialistas mintieron como bellacos al asegurar que habría que ir a ellos con la tarjeta de crédito en la boca. Además, ahora los madrileños vamos a poder elegir médico de cabecera. Lo único que hace falta es que privatice Telemadrid de una vez y así dejen de acusarla de manipular la programación.

Respecto a la última cuestión, Esperanza propuso abrir un colegio bilingüe con catalán pero no hubo demanda alguna y no prosperó. Imagino que lo mismo pasaría con otras lenguas regionales. Sobre el bable mejor pregunta a Octopusmagnificens, que es asturiano y tiene la peor opinión posible sobre esa extraña parla y la pretensión de hacerla oficial. Así que son colegios bilingües con inglés, y tienen bastante éxito.

¿En qué consiste el marianismo de Feijóo? ¿Crees que Rajoy seguiría una pauta similar estando al frente del Gobierno de la nación?

Alfredo:

Obviamente, también podría plantear dudas acerca de Aguirre y sacar críticas, pero creo que el balance de sus ocho años al frente de la CAM va a ser muy bueno y que vale la pena apoyarla una vez más.

Sería un error querer el líder perfecto y sin fallos. Dentro de lo que cabe, Aguirre es bastante liberal, austera y tiene un programa atractivo.

Alfredo dijo...

Sí -- totalmente de acuerdo -- y por eso no me queda más remedio que "apoyarla" entre una alternativa muchísimo más nefasta y perversa, que es la que nos ofrece el PSOE.

Se me olvidó decir también que no estoy nada de acuerdo con las políticas migratorias de la señora Aguirre cuando subvenciona, por ejemplo, "centros para inmigrantes". De todas formas, eso es algo ya que se ha convertido o debe convertirse en una cuestión de Estado. Ahora, debido a la crisis, hay menos ilegales en el país pero yo hablo con todo tipo de gente y aquí en Madrid la gente, en general, sea de donde sea, se siente bastante bien y acogida. Lo bueno del "Madrid castizo" es precisamente que estamos interesados en "vivir la vida en libertad", respetando nuestras costumbres y nuestra historia, haciendo todo lo posible para convivir y prosperar. En definitiva, más que "la tierra", expresión que se utiliza con mucha frecuencia en las aldeas y localidades más pequeñas, aquí estamos mucho más interesados en un "patriotismo constitucional" y en las ideas -- y no tanto en lo de "natural de..."

Saludos