Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







sábado, junio 05, 2010

QUINTO ANIVERSARIO. HACIA OTRA ESPAÑA (MEJOR)

Hoy cumple mi humilde espacio, El tonel del cínico, cinco años. Ha llovido mucho desde sus orígenes en 2005 y, si hago balance, sólo puedo presumir de tres cosas: de unos lectores y amigos inteligentes, cultos, constructivos, que son objeto de mi más sincera admiración; de una actualización o publicación de artículos regular y cumplidora; y de conservar tanto la coherencia como la honestidad. Cinco años no son nada y aún hay que dar muchas batallas.

Allá por 2005 el Gobierno socialista aún no había ejecutado sus más nefastas acciones, aunque iba ensayando, apuntando maneras; el Estatuto catalán, la negociación con ETA, la negación de la crisis, etcétera, vendrían después. En El tonel del cínico inicial había, más que política pura y dura, mucha crítica social, muchas diatribas contra mis bestias negras de aquel entonces: era el refugio, el desahogo de un francotirador inconformista, avinagrado y cínico. A pesar de la lógica evolución y de mis opciones ideológicas, hoy día no veo este espacio como un centro exclusivamente político e intento que haya variedad y tratar cuestiones de interés.

Todo blog puede ser cauce adecuado para expresar críticas e influir, siquiera mínimamente, en los demás. Pienso que todos estamos llamados a contribuir a una España mejor con lo que tengamos a mano en cada instante. La nación vive un momento terriblemente difícil. El bienestar económico, que antes disimulaba muchas carencias, ha terminado, dando paso a una crisis brutal en todos los niveles que requiere de una atención cualificada muy por encima de las capacidades del actual Gobierno. La oposición, con todo su populismo de última hora y sus numerosos errores, cuenta al menos con un especialista económico, Cristóbal Montoro, que sabe de economía y que ha manifestado buenas ideas, abogando por una reestructuración liberal de las cajas de ahorros, por la credibilidad y prestigio de España ante los mercados --que no son nidos de especuladores-- y por una reforma fiscal que no espante el capital y nos empobrezca. Lo que quiero decir es que hay esperanza, porque sigue habiendo gente excepcional y trabajadora y porque dispone España de las cabezas que tanto se reclamaban en el decadente siglo XVII. Falta acabar con el dominio socialista que tanto daño está haciendo.

Desde aquí, voy a continuar defendiendo, en la medida de lo posible, las ideas y principios liberales y la mejor tradición conservadora española. Hay que ir hacia una España mejor. Una España con mayor libertad económica, a fin de alcanzar una sociedad más dinámica, formada por individuos emprendedores en competencia, una sociedad próspera y pujante. Una España con leyes y decisiones en materia económica que favorezcan la creación de empresas y el pleno empleo. Una España con un sector público eficaz y racional, atento al interés general, sin duplicaciones ni despilfarros ni excesos, lo que implica abordar la reforma del Estado autonómico. Una España unida y fuerte, por lo que habrá que combatir las fuerzas oscurantistas y totalitarias del nacionalismo. Una España donde exista la igualdad jurídica pero no el igualitarismo o la igualación por abajo. Una España donde se premie el mérito y el trabajo y donde no haya tantas subvenciones y ayuda al desarrollo. Una España firme, como Estado de Derecho, ante los terroristas vascos y musulmanes. Una España respetuosa con los derechos fundamentales. Una España con una división de poderes en la que el CGPJ no sea un instrumento en manos de conservadores y progresistas. Y una España que encuentre su lugar en el mundo con arreglo a sus posibilidades y que no sea al lado de tiranías y países de dudosa calidad.

La tarea descrita arriba no es, como se ve, pequeña, ni cosa que puedan llevar a cabo politicastros pendientes sólo de la próxima elección. Estoy convencido de que para realizarla se necesita, ante todo, un líder solvente y preparado, un hombre de Estado capaz de liderar un partido sólido y, lo que es más importante, a la opinión pública, de guiarla hacia esa España mejor, no con ingeniería social barata, sino con reformas y libertad. Al igual que Diógenes, que a plena luz del día, portando un candil, buscaba con ahínco a un hombre (en algunas versiones de la historia, a un hombre honrado), en este tonel hago mía semejante búsqueda, valiéndome para ello de lo que Diógenes consideraba una gran virtud: "La libertad en el decir".

Gracias a mis lectores.

NOTA: Como complemento, he vuelvo a publicar un viejo artículo en El liberalismo democrático y clásico que sé generará debate.

8 comentarios:

Melvin dijo...

Enhorabuena.

Parece mentira y puede hasta entristecer que haya que decirlo pero harían falta muchos más jóvenes como usted.

Un saludo muy cordial.

Alfredo dijo...

Felicidades por tu 5º Aniversario. Que Dios te dé muchos más y por supuesto comparto el sentido de lo que dices aquí. Como dice Melvin, hacen falta más jóvenes como tú en el liberalismo español. A través de Liberalismo Democrático, he podido comprobar que en este país todavía hay gente que merece la pena.

octopusmagnificens dijo...

Que cumpla muchos años más.

Suscribo lo dicho sobre el populismo de la oposición. Me ofende la demagogia de llegar a proclamar que las (insuficientes) medidas del Gobierno son "el mayor recorte de derechos de la democracia". ¿Pero qué discurso socialista es este? No hay valor ni honestidad. No se atreven a proponer sin complejos la necesaria reestructuración o reformulación, que diría Sarkozy, de nuestro ruinoso Estado de bienestar.

Samuel dijo...

Felicidades, Espantapájaros. Sin duda has hecho un espléndido trabajo todo este tiempo y tus lectores te estamos muy agradecidos. Hacen falta opiniones fundadas y solventes como la tuya para contribuir a crear esa España que, tristemente, aun queda muy lejos de nosotros. Ánimo y al trabajo.

Un saludo,

Samuel.

El Espantapájaros dijo...

Melvin:

Muchas gracias. Por mi parte, intentaré estar a la altura de sus amables palabras.

Alfredo:

Gracias por el comentario. Tengo la suerte de conocer a mucha gente brillante y capacitada, lo que me permite albergar esperanza en el futuro. Puede que haya una juventud antisemita, rabiosamente izquierdista, ignorante... Pero otros muchos estamos tratando de formarnos adecuadamente y de tener un compromiso con la mejora de la nación.

Octopus:

Muchas gracias. Y también felicidades a ti, que tu espacio debe de cumplir parecidos años.

Algunas declaraciones de miembros del PP incurren en cierto populismo, pero supongo que así son las miserias de la labor de oposición. Que conste que a mí me parece bin que votaran en contra del recorte, por muchas razones, pero han renunciado a proponer, al menos como partido, un programa liberal y de austeridad más severo.

Samuel:

Gracias por el elogio. A pesar de que éste sea un espacio pequeño, creo que merece la pena hacer algún tipo de contribución para que España pueda superar su crisis.

Un saludo.

Nicholas Van Orton dijo...

Felicidades, azote de gorriones famélicos. Es un placer leer tu blog y disfrutar de las ideas frescas y concretas que reflejas en él. No es una exageración, Espantapájaros, pero personas como tú son las que nos permiten comprender que no está todo perdido. Reitero mis felicitaciones. Un abrazo.

El Espantapájaros dijo...

Muchas gracias, Van Orton, me honran mucho tus palabras y espero estar a la altura de las mismas en lo venidero. Además, coincide este quinto aniversario con el regreso de tus artículos a "Josephsplatz", una magnífica noticia.

Un abrazo.

Centinela dijo...

¿Cristóbal Montoro liberal? En España los cuatro liberales que hay están en otros lares, no en el PP, un partido que como muchísimo puede pasar por demócrata-cristiano, a pesar de que en Madrid lo nieguen Rajoy y sus adláteres de la doctrina del centrismo populista -y ello con todo lo malo de la democracia cristiana; así un sucedáneo de socialdemocracia sólo que barnizado con un toque de moral católica, centralismo castizo y estatismo a la conservadora-. Un saludo y muchas felicidades por el blog.