Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, marzo 28, 2010

SIGO CONFIANDO EN SARKOZY: DEFENSA DE UN RENDIDO ADMIRADOR

No se puede ocultar que Nicolas Sarkozy y su partido, UMP, han sufrido una clamorosa derrota en las elecciones regionales recientemente celebradas en Francia. La imagen del pentágono teñido de rojo impresiona, es verdad, y entorpece e hipoteca la viabilidad del proyecto conservador y liberal. Pero el triunfo de socialistas y comunistas ha de entenderse, como ha destacado certeramente Atreides en un lúcido artículo, "como un voto de castigo a un partido que ni representa a los votantes de la derecha ni ha sabido gestionar el país convencido de sus propias ideas". Conclusión que se refuerza por el hecho de que las 26 regiones de Francia gozan de escaso poder, por suerte para los franceses.

Aun así, discrepo de que la decepción con Sarko sea total y de que carezca de convicciones que aplicar. No entiendo a los franceses. Ellos eligieron al mejor y sabían lo que les esperaba. Hay que revisar las críticas que se han formulado... Él se mueve mucho y apabulla. ¿Sería más apreciado un Presidente como Chirac, tan empalagoso como pasivo? La hiperactividad de Sarko e, indudablemente, sus múltiples excesos han propiciado una Francia menos anquilosada y con más ganas de marcha. La política de apertura fue, en general, alabada durante la campaña de las elecciones presidenciales. Tal vez ahora haya que dar marcha atrás, pero pienso que Sarkozy demostró que no era un sectario y que había vida más allá del partido. Por último, comparto la opinión de que Sarkozy ha caído repetidas veces en la grandilocuencia sin que luego sus palabras se tradujesen en hechos. Casi es mejor así: de lo que se ha olvidado es de moralizar el capitalismo, de más regulaciones y de preocupaciones por el ficticio cambio climático.

Frente a lo anterior, sus éxitos han sido notables. Desde mi punto de vista, hay mucho bueno que subrayar: su política de tolerancia cero con inmigrantes ilegales delincuentes; su debate sobre identidad nacional; el escudo fiscal; la reducción del número de funcionarios; su firme oposición a la entrada de Turquía en la UE; la plena integración de Francia en la estructura militar de la OTAN; su lucha sin cuartel contra el terrorismo nacionalista vasco. A tenor de los resultados electorales y las encuestas, parece que los franceses quieren más o quieren otra cosa, pero, a título personal, no considero que el balance actual de su presidencia sea negativo.

A los que dudan de Sarko y su capacidad, recordarles que fue él quien venció a la petulante socialista Royal. Y fue él quien, en sus vibrantes discursos, proclamó el fin de las bobadas de Mayo del 68. El año pasado acaeció su visita oficial a España. Pronunció entonces un discurso en el Congreso de los Diputados que no ha de menospreciarse, pues fue una de las más brillantes piezas de oratoria que se han escuchado en la Cámara Baja en mucho tiempo.

Todo ello no puede ser despreciado por unas cuantas declaraciones desafortunadas y su romance con Carla Bruni, que Atreides, en su citado artículo, pone en cuestión, haciendo alusión a determinados escándalos y socavones en su vida privada. Puede que sea cierto, pero así como Sarkozy supo deslumbrar al mundo con Bruni y después no tuvo reparos en mirarle el escote a una modelo con descaro, sabrá ahora cómo terminar con esos rumores, recuperar la confianza de los franceses y seguir siendo un ejemplo de estadista moderno.

Desde 2005, me basta con observar un retrato de Sarkozy, que no por ser de pequeña estatura deja de ser inmenso, para sentirme reconfortado, con más energía y determinación, porque él siempre ha trasmitido una enorme fuerza de voluntad y pasión por los valores que encarna y promueve: el mérito y el trabajo, la defensa del Estado de Derecho, la promoción social, la grandeza nacional... Por ello, le deseo toda clase de éxitos y un futuro brillante en 2012.

6 comentarios:

Samuel dijo...

Lo tiene muy difícil, ahora que además Villepin lo tiene acorralado en su propio partido y conseguirá, después de un pequeño paréntesis, que en Francia no haya una voz un tanto diferente en la derecha francesa. Pero bueno, le restan dos años para tratar de reconciliarse con los franceses. Imagino que, al criterio de ZP, los socialistas franceses también son unos antipatriotas que no arriman el hombro. Dios mío, qué mundo.

Un saludo,

Samuel.

El Espantapájaros dijo...

Sólo faltaba que ahora volviese por la puerta grande ese estirado de Villepin, que es Chirac II. No sé quién es peor, si la loca de Royal o el de los 100 días.

Sarkozy, obviamente, ha cometido muchos errores y los franceses son muy libres de optar por el voto de castigo, por supuesto. La cuestión es que Sarkozy reaccione a tiempo y pueda recuperar las posiciones perdidas.

Por último, es verdad que en Francia también se está manejando el discurso de echar la culpa de todo a la crisis global, pero supongo que no habrá tanto descaro a la hora de pedir que la oposición desaparezca y adquiera por principal función la de apoyar al Gobierno incondicionalmente, que es lo que quiere Zapatero, sobre todo para hacerse fotos.

Un saludo.

Free dijo...

A propósito del artículo de Espantapájaros sobre la victoria de la izquierda francesa en las elecciones regionales, a medida que pasa el tiempo uno acaba por pensar que esto de la izquierda y la derecha no es más que una forma como cualquier otra de mantener entretenida a la gente mientras maneja el cotarro la gente importante. Igual que una persona es del Barcelona o del Valencia, también es de izquierdas o de derechas y en función de su “etiqueta política” sus ideas se articulan de acuerdo a lo que se supone que tiene que defender porque así lo dicta la corriente de los medios informativos y de opinión. De esta forma tenemos básicamente dos prototipos. DERECHA: A favor de la centralización del Estado, del PP, de la iglesia católica, de EEUU e Israel, de la patronal, de la monarquía, del no al aborto, de los colegios privados, del ejército, funcionarios mal, COPE bien, no a la negociación con ETA, España se rompe… IZQUIERDA: A favor de la descentralización, del PSOE, de los cejistas anti-iglesia católica, de Venezuela y Palestina, de los sindicatos, de la república, del sí al aborto, de los botellones de instituto, de la paz, funcionarios bien, COPE mal, sí a la negociación con ETA, España no se rompe… Y de repente “salta” un tema en los informativos, pongamos el ejemplo del aborto o la financiación de la Iglesia, y nuestra “etiqueta política” nos posiciona al instante a favor de lo que se supone que debemos pensar y en contra de los que se supone que han de pensar en nuestra contra y unos y otros escuchan y leen los medios de comunicación que dicen lo que quieren oír y les dan la razón como a los locos mientras critican ferozmente a los otros, que suelen ser muy malos y no saben nada de la vida. CONTINUACIÓN

Free dijo...

CONTINUACIÓN Y un buen día te das cuenta de que esa gente a la que demonizas y que te demonizaba vive igual que tú, tiene las mismas inquietudes, las mismas metas, los mismos problemas. Ellos también han perdido poder adquisitivo y llegan con el culo al aire a final de mes y están hartos de que los politicastros del Partido Popular Socialista Obrero Español (PPSOE para abreviar) metan la mano en la saca, tengan coche oficial blindado, pensión vitalicia de diputado por apretar un botón, viajes oficiales, amiguetes enchufados en CCAAs y diputaciones etc. Y de que mientan como bellacos, como cuando el PSOE nos contaba cuando gobernaba el PP que ese modelo de crecimiento no era sostenible y en cuanto llegaron al poder resultó que sí era sostenible y que para quien no lo era es para quienes lo defendían al principio, todo esto en función de los votos que les damos los pobres idiotas de nosotros, que nos enfrentamos con los de la “etiqueta política” opuesta porque ellos votan al PSOE y nosotros al PP o viceversa cuando en realidad son los mismos y viven precisamente de eso, de enfrentarnos. Porque la política se ha convertido en una profesión técnica y especializada y de la democracia no queda más que el nombre que camufla esta farsa, pero con el nombre es suficiente porque los de derechas y los de izquierdas se acuestan cada noche contentos sabiendo que viven en una democracia aunque el metro cuadrado en el que apoyan la espalda sea del banco, al que tienen que pedir prestado 40 millones de pesetas que pagarán durante 35 años por cuatro ladrillos y unos brochazos de pintura que cuestan la octava parte. Y eso si lo pueden pagar y no van antes a la calle porque, por algún motivo que nadie les ha explicado (ni siquiera los políticos a los que pagan un tremendo sueldo) la economía va mal, el Estado está en quiebra y todo se va al carajo pese a que ellos pagan religiosamente los cuatro céntimos que les sobran vía impuestos. CONTINUACIÓN

Free dijo...

CONTINUACIÓN Pero ay amigo, es que resulta que había otros políticos que todavía cobraban más que los nuestros y mandan el triple sobre nuestras ruinosas vidas, que se reúnen en un superparlamento y deciden asuntillos sin importancia sin explicarnos nada y sin que podamos oponernos. Un buen día el BCE sube los tipos, o los baja o no sé qué cosas raras que la gente no entiende y que vienen escritas en esas páginas tan raras color naranja que no traen más que numerajos y curvas y que sólo sirven para envolver chorizos. Pero todos tranquilos porque no pasa nada ya que somos doblemente demócratas: eurodemócratas y españodemócratas, y eso lo cambia todo. "I believe that banking institutions are more dangerous to our liberties than standing armies. If the American people ever allow private banks to control the issues of their currency, first by inflation, then by deflation, the banks and corporations that will grow up around the banks will deprive the people of all property until their children wake-up homeless on the continent their fathers conquered." Thomas Jefferson. Por cierto, esto no es un alegato en favor de la nacionalización de la banca como una vez escribió Sanchez Drago en su blog (qué manía la de escribir por escribir sin saber lo que se dice) sino que tiene relación con los Bancos Centrales y con el sistema económico monetarista, anticapitalista y antiliberal en el que vivimos y que ha provocado la actual crisis, agravada por una gente desinformada que gastaba lo que no tenía. Un saludo.

El Espantapájaros dijo...

Free:

Su escrito revela una gran lucidez y también un gran desencanto respecto de la partitocracia en que vivimos. Hay mucha ignorancia y mucho "hooliganismo". Personalmente, detesto las etiquetas; pero entiendo que hay gente que opta por su comocidad, y que eso favorece el teatro de intereses creados del que usted habla, que sin duda existe, pero que no es irremediable. Algo de eso hay, aunque creo que, aun difuminadas, las ideologías siguen dando guerra.

¿Es Sarkozy un actor más de ese teatro de izquierdas y derechas? Puede ser. Lo que hay que hacer es no caer en un excesivo maniqueísmo entre progresismo y conservadurismo. Si veo a alguien que vota al PSOE, no me voy a ir corriendo, y por lo general estoy dispuesto a debatir y confrontar puntos de vista.

Una de las cosas que me atrae de Sarkozy es que, de alguna manera, es un político heterodoxo. En el fondo, también ha hablado de abolir esas viejas distinciones, porque él no se declaraba conservador y su apertura puede verse como intento en ese sentido.

Un saludo.