Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, febrero 14, 2010

EL PACTO DE ESTADO Y EL REY

En los últimos tiempos, ha habido una exaltación del consenso y, por parte de las filas socialistas, se ha hecho un llamamiento reiterado a la responsabilidad del principal partido de la oposición en aras del interés supremo de España, tergiversando conceptos. "El patriotismo es el último refugio de los canallas", advirtió el doctor Johnson. Lo cual es muy evidente en la actitud de los socialistas, quienes, tras gobernar rematadamente mal durante seis largos años, pretenden echar las culpas a otros o compartirlas en su disparatada huida hacia delante, siendo también ridículas sus alusiones a una conspiración de los mercados contra España.

El planteamiento es un tanto absurdo: el culpable de que España permanezca en crisis, cómo no, es el PP, porque le benefician los malos datos económicos y no desea llegar a acuerdos o colaborar con el Gobierno desinteresadamente; pero, a la vez, Zapatero tiene declarado que, en asuntos económicos, con Rajoy no puede acordar nada dadas sus diferencias ideológicas.

Pues bien, suponiendo que Zapatero tenga ideología, cosa discutida y discutible, en todo caso lo anterior pone de relieve tanto la impostura que el PSOE y afines quieren hacer tragar a la opinión pública --al entender por pacto de Estado acallar a quienes les superan en las encuestas-- como la nulidad de Zapatero como estadista, un hombre sin atributos, contradictorio e incapaz de concebir transacciones y soluciones prácticas.

Para salir de la crisis, probablemente no sea necesario un acuerdo entre los dos grandes partidos. Bien está que se entiendan empresarios y sindicatos, con el concurso del Gobierno. Y bien está que Gobierno y oposición acerquen posturas en materias específicas, como en educación. Pero el recurso al gobierno de concentración nacional o similar (mejor dicho, a que desaparezca toda crítica al Gobierno socialista) es extremo, amén de impracticable, y no es de recibo perder el tiempo en debates estériles cuando todo el país se está yendo al garete y la desconfianza va en aumento. Mucho menos cuando aún no se han probado todas las alternativas: hasta la fecha, aquí sólo ha habido gasto, gasto y más gasto, y no ha servido ni para contener la hemorragia del desempleo ni para que crezca el PIB mínimamente.

Tras el fracaso rotundo de las recetas socialistas, toca poner en marcha un fuerte ajuste. Sólo la falta de empaque de un Consejo de Ministros de medianos y mojigatos explica tantos titubeos. Sin duda, los recortes se van a producir y va a darse una reforma en el mercado laboral, junto con la revisión del sistema de pensiones. Y se va a hacer tarde y de mala manera, pero al menos se va a hacer. Cabe preguntarse qué hay que esperar de un Gobierno cerril y desorientado que es incapaz de suprimir altos cargos y ministerios y cuya responsable económica no descarta nuevas subidas de impuestos a la vista del brutal déficit.

Por último, la reciente intervención del Rey no es, a mi juicio, desafortunada, mientras se mantenga en el marco constitucional. Sólo está ejerciendo sus funciones, en este caso arbitrar y moderar (art. 56 CE), por lo que es bastante retorcido interpretarlo como un intento de proteger a un Zapatero en horas bajas. Después de todo, será el Gobierno el que tenga la última palabra. Aunque en estas líneas me he opuesto con claridad a un pacto de Estado en los términos previsibles (es decir, sin rigor ni seriedad), lo que está haciendo el Rey es positivo, ya que muestra la gravedad de la situación y debería obligar a la clase política a esforzarse más.

28 comentarios:

free dijo...

Bueno, veo que hoy hay muchos temas que tocar, promete ser interesante el debate. En primer lugar quería hacer referencia al “tema”, es decir, aquello sobre lo que nadie puede opinar ni sobre lo que se puede debatir serenamente porque España es un país inmaduro democráticamente hablando y traumado. Me refiero a la monarquía, lógicamente. Yo soy de los que opinan que la transición fue una chapuza necesaria porque si bien es cierto que se consiguió un consenso importante que permitió que una dictadura desembocase en una democracia, logro no precisamente poco importante, no es menos cierto ni se tiene que dejar de decir que la transición española fue una chapuza únicamente al alcance de los españoles. Entre otras cosas la organización territorial del Estado da la risa, la ambigüedad en el reparto de competencias es dramático, la ley electoral es un escándalo y el grandioso poder que se le dio a los partidos políticos y a los sindicatos (más traumas) es sorprendente… El caso es que ese pegote de remiendos pegados mal y a prisa cuajó y los principales temas que atañen a un Estado nunca más se volvieron a tocar porque quedaron olvidados en lo más profundo del pozo de temores y vergüenzas nacionales. Eso entre otras cosas nos va a impedir gestionar correctamente la crisis ya que 17 reyezuelos no van a permitir que se recorte ni un átomo de sus privilegios, financiación incluida, por supuesto. Pero ese es tema para más adelante, ahora toca el rey. Como en España no se pueden tener repúblicas debido a nuestros traumas nacionales y una dictadura obviamente no procede, pues tranquilamente pusimos al rey con su corona donde aún sigue y al pozo del olvido con el asunto.
CONTINUACIÓN

free dijo...

CONTINUACIÓN
Se nos ha dicho que los países más avanzados del mundo como Suecia son monarquías, pasándose por alto que Marruecos es una monarquía y Alemania es una república y un país ejemplar. Lo que realmente deberíamos plantearnos en pleno siglo XXI es si realmente se tiene en pie que una persona, por nacimiento, tenga más derecho que otra a ser Jefe del Estado español. ¿Acaso no tengo yo derecho a ser Jefe del Estado si los españoles así lo decidiesen? Pues no, y tú que me lees tampoco a pesar de que nuestros padres, abuelos y muchas y muchas generaciones han luchado por este país y han dejado en él y por él su vida durante siglos mientras al frente de su patria y Estado estaba un rey de ascendencia extranjera. Estas cosas no se pueden debatir en España porque eres tachado de rojo pero las cosas están cambiando ya que yo, por ejemplo, no tengo de rojo absolutamente nada y en la sociedad se está viendo cómo en las últimas fechas hay cada vez más gente de derechas que critica la actuación real mientras muchos socialistas se encuentran en plena sintonía con los borbones. En efecto, a todos nos avergonzó ver a las hijas del inútil ZP vestidas de góticas y preferimos ver por el extranjero al Príncipe, un mocetón bien majo y educado con unas hijas perfectamente vestidas e igualmente educadas, qué duda cabe. Y yo no dudo de las buenas intenciones del rey en lo que respecta a la crisis, ni de sus buenas actuaciones durante la democracia (que son muchas, pero no todas como se nos ha querido hacer ver). A mi todo eso me parece muy bien, pero no me parece tan bien que en España no se pueda plantear abiertamente y de un modo serio el tema monarquía/república. Este país tiene miedo de su propia inmadurez, háganme caso.
CONTINUACIÓN

free dijo...

CONTINUACIÓN
El otro tema principal que se plantea es la crisis y aquí también hay mucho que decir. Para mí el PP y el PSOE son culpables a medias de la misma, si bien es cierto que la actitud del PSOE es más reprochable debido a que es a ellos a los que les ha tocado poner remedio a los desmanes cometidos en el decenio anterior y no lo han hecho. Lo que nunca sabremos es si el PP habría reaccionado mejor a la crisis y ahora me voy percatando de que esta circunstancia puede que no sea tan fruto del azar, y me explico; puede que me equivoque, pero es posible que Mariano no le pusiese todas las ganas en ganar las elecciones porque sabía lo que se le venía encima y no se quiso comer semejante marrón, ya que no volvería a gobernar el PP en décadas, así que al gallego tranquilo puede que le venga bien estar en el sillón de oposición viendo cómo a ZP le caen guantazos económicos sin piedad, y llegado el momento coger él el testigo como si tranquilamente pasase por allí, no sé si me explico. Bueno, el caso es que la crisis la fabricaron concienzudamente el PP y el PSOE. Desconozco si el PP tenía un plan B para, una vez ganadas las elecciones de 2004, haber puesto un poco de freno a la fiesta que se estaba montando en España pero el caso es que la crisis se empezó a forjar entrados los años 90, debido a la situación de nuestra añorada peseta, a los tipos bajos de interés (dinero para todos), a las ayudas europeas, al boom de la construcción… Todas estas ideas son ciertas y comprobables desde las tesis de la teoría económica austriaca. Desalojado el PP por las malas del poder y encumbrado el inútil de ZP, demostró lo bien que aprendió de economía en dos tardes, y como no sabía de dónde le venían dejó que las cosas siguiesen su curso y que la bola se fuese haciendo más grande montaña abajo. Y aunque hubiese sabido la que se avecinaba el muy patán habría hecho lo mismo porque ponerle freno a aquello habría supuesto, como es lógico, recortar “derechos sociales” y por ahí ZP sí que no pasaría aunque años más tarde se confirmó cómo los españoles acabarían perdiendo uno de los principales derechos sociales en cantidades ingentes, el empleo.
CONTINUACIÓN

free dijo...

CONTINUACIÓN
El caso es que, como bien me comentó alguien muy acertadamente en una ocasión, los dos gobiernos del PP no fueron tanto una época de crecimiento como una época de ENDEUDAMIENTO, quédense con la palabra porque ese es y será por lustros el drama de España. Ahora se acabó la fiesta y toca pagarla. Los españoles llevan viviendo mucho tiempo muy por encima de sus posibilidades y financiando con contratos temporales dúplex, televisiones de plasma, todoterrenos, viajes a Cancún etc y ahora va a tocar apretarse y mucho el cinturón y como las reformas van a ser muy dolorosas ZP no se quiere comer él solo toda la tarta y Mariano, en cuanto le empezaron a hablar de mociones de censura dijo “¡A mí no me pillan!”. En cuanto a las conspiraciones de Pepiño es lógico que cuando los sujetos privados actúan en los mercados financieros lo hacen buscando su propio interés, y hablar de conspiración ahí es estúpido. Pero yo, por la forma de precipitarse todo, sí creo que hubo movimientos educativos y de corrección desde arriba, véase BCE, para hacer ver al cejitas de ZP qué le pasaría si no entraba por el aro de las reformas económicas. Y en esas estamos, ZP entrando por el aro porque no le queda otra pero no queriendo hacerlo él solo para diversificar culpas.
Un saludo.

Alfredo dijo...

"Los españoles llevan viviendo mucho tiempo muy por encima de sus posibilidades y financiando con contratos temporales dúplex, televisiones de plasma, todoterrenos, viajes a Cancún etc y ahora va a tocar apretarse y mucho el cinturón"

Así es. Yo ya he dicho en varias ocasiones que me alegra muchísimo esto, ahora toca que los irresponsables lloren, y mucho. Seré un sádico pero es que se lo merecen, estaban advertidos.

"pero no queriendo hacerlo él solo para diversificar culpas."

También: y si al PP le queda algo de decencia (me dí de baja hace muchos años, visto el poco coraje que tuvieron con cuestiones de índole moral-pública) pero si le queda algo de decencia, no debe pactar nada y permitir que se pudra ZP solito.

"Todas estas ideas son ciertas y comprobables desde las tesis de la teoría económica austriaca"

Discrepo con esto: en general le tengo poco respeto a la teoría austriaca y todo esto de lo que se nos venía encima lo podría haber dicho cualquier ama de casa con un mínimo de solidez en sus finanzas del hogar. "Gastar más de lo que se ingresa" - CRISIS.

Pero, discrepo más con el tema de la monarquía:

voy a copiar aquí lo que ya le dije a otro, que es un izquierdista republicano. Pero antes, sí que estoy de acuerdo en que es algo problemático para mí las ascendencias extranjeras de los reyes que hemos tenido y más aun en el caso borbónico.

Sobre la monarquía, es imprescinidble para España:

"Sepa que yo soy monárquico en el caso español, y parto del principio de la Monarquía hereditaria aunque no ciertamente de una Monarquía patrimonial completamente aislado de todo punto independiente del interés supremo de nuestra gloriosa Patria.

Es mi profunda convicción de que el interés de la Patria está unido de tal manera por la Historia pasada y por la Historia contemporánea a la suerte de la actual dinastía, al principio hereditario, que no hay, que es imposible que tengamos ya Patria sin nuestra corona.

Dicho eso, comparto con usted lo que dice de lo del divorcio aunque yo sí que critiqué el matrimonio con una plebeya -- porque pienso que debería haber abdicado como lo hizo un monarca británico hace un tiempo.

Por ese mismo motivo, también no es menos cierto que soy mucho más admirador de la Corona Británica que de los Borbones. En el caso español, a mí me hubiera gustado ver que se mantenga la dinastía de los Austrias pero bueno eso ya va más allá de su entrada.

En cuanto a la Constitución, he dicho en muchísimas ocasiones que a España le corresponde tener como jefe de Estado a la Corona porque sino siempre hemos demostrado caer en caudillismos, como en aquellas repúblicas salvajes en Iberoamérica.

Es necesario ese correctivo, y sin él, no hay nación posible."

Una república española sería uno de los peores errores que podríamos cometer: sería asesinar siglos de Historia. No, lo siento, yo no quiero una copia de Francia: somos españoles y hemos sido nación monárquica. Es absurdo el debate y por eso ni se plantea ni se debe. Hay cosas que no se deben tocar.

El Espantapájaros dijo...

Free:

Es un placer volverle a leer por aquí. Es cierto que en España muchas veces se ha tratado el tema de la monarquía como un tabú, pero supongo que se debe a razones coyunturales, pues la democracia que echó a andar en 1978 era frágil, y de aprecio y respeto por el actual monarca.

Hoy por hoy, puede haber un debate libre acerca de este asunto y sus implicaciones, si bien considero que no es un debate urgente y necesario. Pero al Rey también se le critica y se le pone en cuestión. Ayer mismo, en "El Confidencial", Jesús Cacho, que es un periodista al que admito y sigo mucho, escribió un duro artículo contra Juan Carlos I.

Soy monárquico: en ese sentido, me puedo sumar, más o menos, a lo que certeramente ha expuesto Alfredo. A España le ha ido mejor con la monarquía, la Historia lo acredita, y además pienso que tenemos una monarquía parlamentaria bastante ejemplar y serena. El poder de la Corona cumple bien con sus funciones.

En efecto, como dice Alfredo, no somos Francia o Alemania, somos un país distinto y con nuestros trumas y preferencias, que tiene una Historia detrás y un recorrido con los Borbones, con lo que no es fácil negar eso y pedir la república como consecuencia de que el Rey no satisfaga todas nuestras aspiraciones. Honestamente, pienso que la figura del Rey supone, además, algo de brillantez y superioridad en un país con tan nefastos políticos.

Finalmente, la afirmación de que ninguno de nosotros puede llegar a ser Jefe de Estado no es completamente cierta. Lo fundamental es que haya democracia y libertad. A partir de ahí, nada nos impide fundar un partido republicano, convencer a la mayoría del electorado y reformar o cambiar la Constitución a fin de instaurar una república y alcanzar la Jefatura del Estado. El Rey tendría que aguantarse. Pero, desde luego, eso es algo que está lejos de suceder, porque no parece un programa serio. Ni hay necesidad de ello, mientras nos vaya discretamente bien con la monarquía. Y, en segundo término, la gran mayoría de republicanos actuales, con contadas excepciones (y usted es una digna excepción), no son verdaderos republicanos, sino herederos del Frente Popular y de la peor fase de la II República, que es lo que tratarían de devolver a España.

Respecto a la crisis, sólo añadiré que si bien es verdad que durante los mandatos de Aznar se intentó contener el gasto y aliviar la Deuda pública --y, con respecto a gobiernos anteriores, los logros fueron notables--, posiblemente el superávit, habida cuenta de la bonanza económica, tendría que haber sido mayor, pero se siguió gastando en exceso y con Zapatero todo se fue al traste porque paralizó cualquier reforma seria.

Alfredo:

Gracias por tu intervención, nuevamente.

snake dijo...

A mi el tema de los pactos me suena a una especie de sindicato vertical versión parlamentaria. Una cosa es pactar temas de interés nacional que requieren de cierta continuidad (como la educación) o en momentos de extrema delicadeza (Pactos de la Moncloa) y otra es que tengamos un gobierno incompetente e irresponsable que es incapaz de encontrar soluciones.

Y bueno, respecto a la monarquía no veo la necesidad de tener el puesto de Jefe del Estado monopolizado por una familia, ni veo que ha tenido de bueno para España. Y menos aun la encarnada por la dinastía extranjera del Bribón, que solo nos ha traído un desagradable centralismo.

Alfredo dice literalmente que "es imposible que tengamos ya Patria sin nuestra corona". Precisamente es el centralismo Bribón el que ha generado esta situación.

Y la justificación histórica no me parece admisible en ningún caso. Ese tipo de argumentos pueden justificar cualquier absurdo. Además, me parece muy poco apropiado que lo utilice Alfredo, siendo protestante.

Alfredo dijo...

@snake:

"Y bueno, respecto a la monarquía no veo la necesidad de tener el puesto de Jefe del Estado monopolizado por una familia, ni veo que ha tenido de bueno para España. Y menos aun la encarnada por la dinastía extranjera del Bribón, que solo nos ha traído un desagradable centralismo."

Completamente de acuerdo en que los Borbones han sido unos bribónes. Yo lo que defiendo no es a "la familia" real sino a la institución en sí porque, usted sabe bien que la herencia es indiscutible para un liberal, y ellos han heredado ese puesto. Se podría reformar la institución via el Parlamento -- yo personalmente soy mucho más de los Austrias, en cuanto a beneficios.

"Precisamente es el centralismo Bribón el que ha generado esta situación."

Ya lo sabemos pero sea cual sea el sistema, habría seguido siendo una copia de lo francés, algo que lamento profundamente pero eso no tiene nada que ver con la monarquía y sí con el afán de ciertas élites españolas de mirar a Francia como modelo.

"Además, me parece muy poco apropiado que lo utilice Alfredo, siendo protestante."

Pero es que no podemos negar los hechos snake:

la razón de ser de España como país es la monarquía -- es decir, es uno de los únicos lazos que todavía nos permite decir que somos españoles. Sin ese lazo, cae lo demás, amén de lo que ya ha dicho el espantapájaros de que la mayoría abrumadora de los republicanos son herederos del frente popular y el deseo es dinamitar a la nación española.

¿Por qué le parece tan anti-liberal tener a un rey? Lo que no debe haber es absolutismo, pero ni parlamentario ni monárquico bajo ninguna circunstancia.

A mí el Su Majestad el Rey Juan Carlos no me agrada pero defiendo la institución que representa.

No sé por qué algunos le tienen tanto miedo a la corona y no a los sistemas presidencialistas donde en la práctica, como en EEUU por motivos constitucionales, hay mucho más absolutismo del Ejecutivo.

snake dijo...

Alfredo, para mi ser español es mucho más que tener un rey en común.

Usted dice que la herencia es indiscutible para un liberal. Pero previamente habría que preguntarse si los títulos de propiedad del rey son válidos: que yo sepa la violencia -que es como la aristocracia ha obtenido la mayor parte de sus derechos y propiedades- no es una forma legítima para obtener propiedad.

Alfredo dijo...

y para mí también snake - pero es el único lazo institucional que nos une en nación.

De todas formas, sobre lo que dice de la propiedad, entonces llevado al extremo, ninguna nación tendría legitimidad puesto que somos producto de las invasiones/conquistas violentas y la que más acabe calando es la que forma la nación.

Además, si un abuelo mío, por poner un ejemplo, gana una guerra y obtiene los frutos por ese mecanismo violento, muere y me hereda a mí esos bienes, ¿me los quita?

Un saludo

free dijo...

Alfredo, como castellano que soy ruego me permita comenzar con la siguiente cita: “Tu, tierra de Castilla, muy desgraciada y maldita eres al sufrir que, un tan noble reino como eres, sea gobernado por quienes no te tienen amor” Se discute si la cita fue realmente acuñada por el movimiento comunero o si se tomó de un texto de un pliego de cordel anónimo de principios del siglo XIX, pero sea de una manera o de otra el significado y el mensaje sigue siendo el mismo. A mi modo de ver desde la formación del estado moderno dos de los movimientos más nobles y heroicos acontecidos en territorio nacional fueron la guerra de las Comunidades de Castilla y la guerra de independencia con la promulgación de la Constitución de Cádiz ya que ambos tuvieron como denominador común el levantamiento de un pueblo amedrentado y castigado por caudillos extranjeros al que le quedaba algo de honor y ganas de luchar por su tierra. El pueblo español siempre ha sido un pueblo anárquico por antonomasia y ajeno a pretender impulsar mediante acuerdos internos cualquier forma de articulación territorial estable y coherente más allá del terruño, y es precisamente esto lo que ha propiciado que muchas veces la articulación del Estado sólo haya sido posible cuando ha venido de fuera, de culturas y visiones menos anárquicas y con un concepto de colectividad más arraigado. Esta fórmula ha funcionado con mayor o menor éxito a lo largo de los siglos con la condición de que el caudillo de turno extranjero no mangonease demasiado el terruño de cada uno. De esta forma, mientras el reyezuelo exterior respetase ciertas tradiciones, fueros, privilegios, Cortes etc de cada región los valerosos y testarudos españoles permanecerían tranquilos y se dejarían gobernar en tanto que nunca han tenido especial interés por dirigir personalmente los designios de todos como colectividad. Sin embargo, en cuanto el invitado a la fiesta se pasaba de la raya y pretendía descender de lo general a lo particular, es decir, de la Administración general del Estado a la reorganización “terruñil” en España se montaba la marimorena.
CONTINUACIÓN

free dijo...

CONTINUACIÓN
A los hechos me remito con los acontecimientos de la Guerra de las Comunidades de Castilla, cuando un rey extranjero quiso despojar a los españoles de sus cargos regionales y sustituirlos por extranjeros, o la guerra de la Independencia, cuando no sé qué mentecato que quería dominar Europa quiso interferir en asuntos regionales y reorganizar España al modo francés y “civilizado”. Es ahí cuando el pueblo español desata la ira prerromana y celtíbera anárquica y salvaje que lleva dentro, cuando le tocan el terruño. Tú puedes cobrarnos impuestos, tú puedes hundirnos en la miseria, ser un déspota o un inútil pero lo mío es mío y no lo tocas. Esto, como habrán adivinado, sigue vigente plenamente a día de hoy y por eso el Borbón se cuida muy mucho de no meterse en jardines y disputas regionales de las que sabe que no iba a salir muy bien parado. Pero volviendo a los Austrias le debo decir, Alfredo, que nunca una dinastía hizo tan poco por España y por los españoles o al menos así lo considero yo al ver cómo España mantuvo un imperio glorioso pero ruinoso y acabó arruinada y muerta de hambre, pues de la gloria no se vive ni da de comer. Podríamos discutir mucho sobre las peculiaridades del fracaso de España en el terreno de la modernización, de la burguesía y del comercio, y aquí me tienen si desean hacerlo en otro momento, pero lo que ahora quiero decir es que eso de que “A España le ha ido mejor con la monarquía” no tiene mucho sentido ya que con las monarquía siempre nos ha ido particularmente mal y el surgimiento de ambas repúblicas únicamente se ha producido en momentos de amplio malestar ya que resulta evidente que un cambio tan drástico de régimen nunca se ha llevado a cabo en época de menor malestar. Por así decirlo ambas repúblicas surgieron del descontento generalizado y de la inestabilidad acumulada durante la época monárquica predecesora y por lo tanto estaban puestos todos los mimbres necesarios para que se desarrollaran en una época convulsa y de malestar que les hizo desembocar en rotundos fracasos
CONTINUACIÓN

free dijo...

CONTINUACIÓN
Por ejemplo en el surgimiento de la II República (que ciertamente también acabó mal) mucho tuvo que ver la Monarquía, que no tuvo la suficiente vista e inteligencia para evitar que los acontecimientos terminaran como ya sabemos. Por lo tanto yo creo que la forma de Estado no es tan importante como se pretende hacer ver y que la II República no fracaso por ser una república sino por el contexto en el que surgió, caracterizado por el malestar social, las desigualdades fruto de una escasa industrialización que llevó a la práctica inexistencia de clase media en muchas zonas y sobre todo a la aparición en la época de entreguerras de ideologías tan extremas como el fascismo o el socialismo que llevaron a España inevitablemente al fracaso. El motivo que hizo fracasar a la II República NO fue la forma de estado republicana imperante sino el caldo de cultivo generalizado en Europa que hizo que prácticamente todo el continente acabara destrozado por la guerra a la que llevó el choque de ideologías totalitarias. En ese sentido España no fue sino la antesala y el campo de experimentación de lo que más tarde devastaría Europa. Hacer un análisis sesgado y descontextualizado de las aventuras republicanas españolas me parece desde todo punto de vista desacertado. Lo que quiero decir es que no fue tanto la forma de Estado lo que hizo fracasar a la república como el clima de enfrentamiento provocado por ideologías totalitarias lo que hizo que prácticamente toda Europa, España incluida, saltase por los aires en las décadas de los años 30 y 40. A los hechos me remito.
CONTINUACIÓN

free dijo...

CONTINUACIÓN
Por lo demás eso de que ha España le ha ido mejor con las monarquías no creo que sea cierto tampoco si lo analizamos desde el punto de vista monárquico. Señores, pasen y vean los rotundos fracasos monárquicos que asolaron España a lo largo de siglos y el sufrimiento acumulado para el pueblo bajo esta forma de Estado. ¿Con qué quieren quedarse? Tenemos donde elegir. Para empezar Austrias que, como comenté, sumieron a España en la miseria para mantener un imperio que pocos réditos le acabó proporcionando a España como por ejemplo la aniquilación del surgimiento de la escasa industria española a la que definitivamente se le acabaría dando el golpe de gracia más adelante, también con monarquías. ¿Quieren que nos quedemos con el ejemplo de reyes que, por lo general, eran tarados y degenerados como consecuencia de los matrimonios intersangíneos como Carlos II. Les recuerdo que llegó un punto en que nuestros reyes extranjeros estaban tan degenerados racialmente que tenían que dejar el poder en manos de validos inútiles y corruptos que dejaron España a la altura del betún. Por favor, seamos serios. Los Borbones tampoco se salvan con su afán de imponer en España doctrinas centralizadoras francesas que tan mal le han venido a España. Les recuerdo, por ejemplo, los Decretos de Nueva Planta. Pretender poner a España un traje Francés siempre ha sido un error de dimensiones incalculables y ha sido el origen de los nacionalismos periféricos que han hecho que España se desangrara desde dentro. ¿A España le ha ido tan bien con monarquías? Permítanme que me ría. A España en general siempre le ha ido mal, ya sea con monarquías que nunca han entendido la idiosincrasia española y han provocado a la patria hambre y confrontación nacionalista, como con Repúblicas surgidas en contextos de descontento monárquico y en épocas de entreguerras que devastaron Europa a raíz del éxito de movimientos políticos radicales y totalitarios como el socialismo o en fascismo.
CONTINUACIÓN

free dijo...

CONTINUACIÓN
¿Y qué es lo que le habría venido mejor a España? A mi modo de ver en tiempos pasados una monarquía a cuya cabeza se encontrase un rey español (como los reyes católicos) que se interesasen por España y por incrementar el bienestar de los españoles fomentando la industria, el surgimiento del comercio y de la burguesía alejándose de aventuras extranjeras y de imperios exteriores que no provocaron más que guerras y miseria nacional. Y llegado el momento un tránsito a una república federal democrática y liberal que hubiese evitado el surgimiento de nacionalismos periféricos que tuvieron su origen en el intento por parte del centralismo monárquico de intentar asimilar a toda España con Castilla. Yo no pueda estar más de acuerdo con snake: “Y bueno, respecto a la monarquía no veo la necesidad de tener el puesto de Jefe del Estado monopolizado por una familia, ni veo que ha tenido de bueno para España. Y menos aun la encarnada por la dinastía extranjera del Bribón, que solo nos ha traído un desagradable centralismo.” Lo más adecuado para España habría sido una monarquía en manos de un rey español que, cuando la historia hubiese aconsejado, pasase a ser una república federal con unas competencias bien delimitadas entre el Estado Federal y los Estados Federados y sin traumas nacionales. Les aseguro que de ese modo nos habríamos ahorrado muchos disgustos y muchos traumas, y negarlo significa no entender para nada la mentalidad española. La monarquía en general ha hecho daño a España, el centralismo ha generado rencillas irreconciliables y la “monarquía autonómica” es una buena chapuza. Se ha dado pie a incentivar los nacionalismos, a vaciar de competencias al Estado central para intentar aplacar a éstos últimos y a hurgar más en los traumas españoles, al mismo tiempo ha acentuado un problema y ha buscado una solución realmente mala.
Un saludo.

free dijo...

Por cierto SNAKE, me he pasado por su blog y he leído algún artículo sobre Pi y Margall y sobre el federalismo y estoy en plena consonancia. Me pasaré por su blog a menudo. Y me olvidé decir antes que me opongo a la visión de que los republicanos españoles son herederos del frente popular. Yo ideológicamente soy liberal y me repugna cualquier tipo de colectivismo-fascismo-socialismo y al mismo tiempo creo que la forma más coherente de haber organizado España habría sido en una república federal. Repito que así nos habríamos ahorrado muchos disgustos. Saludos

El Espantapájaros dijo...

Free:

Batalla de Villalar (23 de abril de 1521)... Y desde entonces Castilla no se ha vuelto a levantar.

Un interesante alegato. He disfrutado mucho leyéndolo y me gustaría tener más tiempo para este debate, pero sé que Alfredo tomará mi testigo.

Sin embargo, quiero añadir algún matiz a mi comentario de antes. Como bien dice Free, la forma de Estado no parece que fuese lo determinante en el fracaso de ambas experiencias republicanas, sino un contexto social polarizado, problemático, que llevó a una grave crisis y al colapso del sistema. Pero obvio es decir que aquí forma y fondo van indisolublemente unidos. Ambas repúblicas, en especial la segunda, fueron instauradas de forma un tanto irregular y traumática, y, lo que es más, se presentaron como la salvación de España, como la respuesta a muchos problemas enquistados de la nación (nacionalismo, reforma agraria, cuestión social...), por lo que tales circunstancias no sólo son fundamentales en su final, sino también en su comienzo. Lo que quiero decir es que no nacieron de manera aséptica y sin tener nada detrás. Ello provocó que su desarrollo fuese tan desastroso, porque no estuvieron a la altura de las circunstancias en ningún caso.

¿Cuál va a ser uno de los problemas de la II República? Que nace escorada a la izquierda, con una constitución excesivamente progresista y radical y con unos mandatarios --no estadistas-- convencidos de que no se podía dejar el poder "en malas manos". Imposible mejores presupuestos para agudizar un enfrentamiento y conducirlo a la tragedia. Por lo tanto, la forma, en este caso, determina el fondo (una república que iba a solucionar todos los males habidos y por haber, y además con fórmulas nuevas e imaginativas); y ése es un gran problema que no puede ser olvidado, ni siquiera en la actualidad. Las repúblicas españolas fueron nefastas y esperpénticas porque, sinceramente, no podían ser otra cosa.

Por supuesto que España ha padecido malos reyes. Es difícil defender a Carlos IV o a Fernando VII, o a la castiza Isabel II... Pero es parte de la Historia y parece que, con una república, se quiere renunciar a todo eso y hacer "tabula rasa". Lo importante no es exorcizar el pasado, sino aprender de los errores y no repetirlos.

Señala Free que "cuando la historia hubiese aconsejado, pasase a ser [España] una república federal con unas competencias bien delimitadas entre el Estado Federal y los Estados Federados y sin traumas nacionales". El problema es que tal hecho ya sucedió con la I República, en 1873, en condiciones de partida bastante aceptables(descrédito de la monarquía de los Borbones, renuncia de Amadeo I, confianza en la salida republicana...). Pero los resultados fueron francamente horrorosos y el fracaso del federalismo propugnado por Pi y Margall, rotundo. Sin dudar de su enorme talla intelectual, cabe cuestionar su corta presidencia, poco más de un mes, en la que fue literalmente desbordado por el melón abierto del federalismo, pervertido de forma casi inmediata en cantonalismo. Sólo por esa vergüenza que supuso lo de los cantones (una república con tres guerras abiertas, incapaz de cerrar ninguna) no se debería volver a hablar de federalismo en España durante doscientos años. Y bastante tenemos con las CCAA, algunas de las cuales jamás aceptarían semejante modelo. Si se va al federalismo en España, ha de entenderse que jamás podría asemejarse a Estados Unidos, jamás, sino que sería algo totalmente desigual y descontrolado, una especie de confederación de delirantes y nacionalistas para que no perdiesen mercado y beneficios fiscales.

Dos de los períodos en que más ha progresado España, realmente (y no en el campo de las utopías), han sido períodos monárquicos: el actual, a pesar de su desgaste y de su necesidad de mil arreglos; y el de la Restauración, al menos hasta 1898, estando al frente Cánovas y Alfonso XII, un Rey que nadie me negará fue un gran monarca, ejemplar.

CONTINÚA

El Espantapájaros dijo...

Por lo demás, repito lo de antes: si alguien quiere república, el camino está marcado porque aquí, en España, a diferencia de en las épocas republicanas, se gozan de libertades suficientes como para fundar partidos republicanos que democráticamente lleguen al poder y hagan los cambios legales oportunos y de forma pacífica. Sin problemas en ese aspecto.

Cuando me referí a los herederos del Frente Popular, puse excepciones, que las hay, como la de Free o Snake. Pero la verdad es que la mayoría de republicanos no buscan una nueva y virginal república de todos y para todos, sino una II República 2.0 con sus mismos defectos y estilo, o peor, con su misma constitución, de carácter bananero, que les permitiese ciertas satisfacciones puramente ideológicas y sentimentales. Ése, como comprenderán, no es el camino. Me refiero a IU, especialmente, y otros movimientos republicanos...

Un saludo.

Alfredo dijo...

Bienvenida sea su frase castiza, free. Disculpe que suene un poco “arrogante” pero mucho me temía yo que su oposición a la monarquía partía de su criterio anárquico-pro-anarquía. Quizá me equivoque y exagere pero suelo pensar que primero empiezan ustedes con Pi Margall, luego marchan hacia Proudhon, y finalmente caen en el abismo de la anarquía. De acuerdo con que los dos acontecimientos que usted menciona son heroicos pero no creo que son los “más” nobles: 1492 para mí, en cuanto se refiere a la europeización plena de España, es para mí el más importante. Es curioso que usted glorifique en demasía las guerras comuneras de Castilla, visto cómo éstas guerras han sido utilizadas por y para la izquierda más sanguinaria, anárquica y radical del país. Ya sé bien yo que esa no es su intención pero no puedo evitar llamarle la atención a ese hecho. Yo discrepo también con eso de que el pueblo español siempre ha sido anárquico: desgraciadamente sí, hay un fuerte sector anarquista en el país, un sector que como liberal espero extirpar dentro de mi ámbito limitado pero no olvide que hubo otra España, la España autoritaria, que fue la que apoyó el regreso de Fernando VII. Estoy completamente de acuerdo con usted en lo de la organización territorial y los fueros: creo que fue un grave fallo y España hubiera sido mejor país organizada como una especie de Reinos Unidos.

CONTINUA

Alfredo dijo...

Dice usted:
“Es ahí cuando el pueblo español desata la ira prerromana y celtíbera anárquica y salvaje que lleva dentro, cuando le tocan el terruño.”
Muy de acuerdo también free – nunca he negado éste hecho pero creo que es desafortunado llamarlo “anárquico” – siempre he mantenido que España tiene un fuerte componente celta y germánico, algo salvaje pero no sé si eso es “anarquía”.
“Pero volviendo a los Austrias le debo decir, Alfredo, que nunca una dinastía hizo tan poco por España y por los españoles o al menos así lo considero yo al ver cómo España mantuvo un imperio glorioso pero ruinoso y acabó arruinada y muerta de hambre, pues de la gloria no se vive ni da de comer.”
Free: yo me refería a beneficios imperiales, a la arquitectura, y al toque nada afrancesado de los Austrias. Como no quiero extenderme aquí demasiado, escribí algo sobre esto aquí:

http://liberalismodemocratico.wordpress.com/2009/11/21/sobre-madrid/

El Espantapájaros ha dicho ya lo que tenía en mente respecto a eso de las repúblicas. No, yo creo que España es, insisto, un país monárquico: pues qué ¿no había rey de 1820 a 1823? Rey había, y las clases liberales españolas y la inmensa mayoría del país, que había dado la bienvenida a la Const. De 1812 con un espíritu infantil, aquella misma mayoría de nuestros paisanos deseó, aceptó, si no apoyó, la invasión extranjera precisamente para destruír a un régimen que ellos consideraban incompatible con sus intereses y creencias religiosas, sí, es triste pero recurrimos en esos momentos al miserable recurso de la invasión extranjera.

Y luego, en 1843, ¿no estaba también ocupado el Trono? ¿Y no es verdad que aplicado cierto régimen político en España, a pesar de estar ocupado ese Trono, con el Duque de la Victoria, nos convertimos en un campo de batallas sangrientas, desórdenes públicos, ruina y anarquía por todas partes?

De un modo u otro, hay que coronar el sistema que hemos levantado entre todos los españoles de bien: monarquía democrática-parlamentaria.

CONTINUA

Alfredo dijo...

Estoy completamente de acuerdo con lo que ud dice sobre los reyes que hemos tenido: nadie me puede acusar a mí, y esto ahora lo digo por lo general, de negar hechos inconvenientes. Ahora mismo no tengo tiempo para continuar esto pero seguiré mañana y voy a responder sobre lo que ha dicho de la mentalidad española, la forma de gobiernos y los efectos de las distintas monarquías.

Alfredo dijo...

**perdón, otro apunte que no incluí:

no olvide que justamente en 1843, cuando nuestra Maria Cristina se tuvo que marchar, y no tuvimos monarquía, precisamente se intensificó la destrucción de los fueros vasco-navarros y Barcelona sufrió bombardeos. Otro ejemplo más de lo "bien que nos va" cuando no tenemos corona.

free dijo...

Alfredo, me temo que no ha terminado de entender bien mi mensaje, quizá porque yo no me he explicado bien. Cuando yo utilizo para referirme a los españoles la palabra “anárquicos” en ningún momento quiero utilizar la palabra “anarquistas”. Yo no me refiero para nada a “anárquicos” como seguidores del movimiento político de izquierdas que propugna la desaparición del Estado sino más bien a un tipo de mentalidad que tiene las siguientes características: difícil gobernabilidad, indiferencia y desapego hacia el Gobierno y el poder, tendencia a mostrar poco interés hacia un proyecto común de Estado, profundo sentimiento regionalista, cierta aversión hacia el orden y la disciplina. Yo me refiero a que los españoles somos “anárquicos” en esos términos y no como usted lo interpretó. Y en cuanto a mí en ningún momento he tenido afinidad con el anarco capitalismo, el anarquismo o el cantonalismo, y acusarme de ello no tendría ningún sentido ya que entonces cualquier alemán que defienda su forma de estado republicana federal es un anarquista de izquierdas y no es cierto. Una cosa es ser partidario de una determinada forma de Estado (República) y de organización territorial del mismo (Federalismo) y otra bien diferente es considerarse de izquierdas, anarquista etc. Yo personalmente, como aclaración, políticamente me siento liberal en el sentido amplio y clásico de la palabra y no como malamente se viene interpretando en las últimas fechas en España (es decir, para mí el PP no es liberal)

free dijo...

Igualmente tampoco considero adecuado creer que alguien tiene simpatía a la izquierda por el hecho de defender el movimiento comunero, el cual para mí no es más que la historia de un conjunto de castellanos que se levantaron en defensa de su tierra contra un rey extranjero que utilizó a Castilla para sus propios intereses y nunca miró por ella. Siempre me ha parecido un error la apropiación de ideas o acontecimientos por parte de una ideología porque desde ese momento cualquier persona que las defiende parece también defender la ideología que se ha apropiado de ellas. No entiendo por qué defender una república o el movimiento comunero te hace de izquierdas, sinceramente, porque persona con menos afinidad que yo a la izquierda no existe, ya sea la izquierda anarquista o la izquierda socialista-colectivista. De hecho usted, por lo que he visto en su blog, debería ser consciente de las tergiversaciones que provoca la apropiación de ideas por parte de ideologías. En EEUU un liberal ya no es un liberal sino lo que en España se conoce como un “progre” y por ejemplo supongo que estará al tanto del trasvase de votos de los demócratas a los republicanos y viceversa a partir de la década de los 60, pues con anterioridad el noreste de EEUU siempre fue republicano y abolicionista y el sureste demócrata y tradicionalmente menos defensor de los derechos de los negros.

free dijo...

Por concluir, pues en este momento yo tampoco dispongo de mucho tiempo, sí que le confiro mi interés en debatir sobre la mentalidad española, pues parece estar informado al respecto, al menos en lo referente a los orígenes celtas españoles. Supongo que usted estará al corriente de que el mito de la mezcla racial de España (por ejemplo con los musulmanes) es falso ya que los españoles genéticamente somos una de las razas más homogéneas de Europa, mucho más que la portuguesa o la italiana por ejemplo. El haplogrupo R1b ronda en España el 70% y por lo tanto tenemos la mayor prevalencia de Europa de dicho haplogrupo junto con Irlanda, Gales y el oeste de Inglaterra. Y ya continuaremos con más tiempo pero yo también considero deshonrosa la actitud de los españoles al reclamar a Fernando VII como rey, pero no es nada nuevo, ya sabe, quien es anárquico (no anarquista) no es muy amigo de gobernar por si mismo proyectos comunes. Un saludo.

Alfredo dijo...

Free: tranquilo que bien sé yo que usted es "de los nuestros" -- sólo me refería a un sentido amplio de lo que usted decía y en ningún momento se me ha cruzado por la mente que usted sea un pordiosero izquierdista.

Voy a contestar sus últimos puntos de forma algo desordenada, y perdón que sea así pero es que ha tocado muchos temas que me apasionan como persona y como persona que se siente profundamente español.

1. Tema racial: completamente de acuerdo Free - el mito de la supuesta mezcla que tenemos viene de la pluma de enemigos de lo que es y debe ser España en forma de personajes como Américo Castro, y algunos otros autores que no sienten otra cosa que filo-africanismo. Por supuesto que somos uno de los países más homogeneos de Europa y sólo con salir a la calle y mirar caras está bien asentado lo que defendemos en términos culturales-raciales. Yo conozco en profundidad a Inglaterra y si uno viaja al suroeste de Inglaterra, no hay mucha diferencia en caras a lo que hay en España - pelo moreno, piel blanca - le podría dar muchísimos ejemplos. Luego está la zona del este inglés, que ahí son germánicos y de tipo nórdico, como ocurre en partes de España (sobre todo Cataluña y partes de Valencia) donde predominan los ojos claros. Si le interesa ver un poco mi postura, le recomiendo este artículo e hilo donde surgió en mi bitácora una discusión interesante al respecto:

http://liberalismodemocratico.wordpress.com/2009/08/26/%C2%BFeres-anglofilogermanofilo/

(si no funciona el enlace, busque en google "¿eres anglofilo/germanofilo?" entre comillas y saldrá el artículo que escribí tocando algunos de esos puntos.

2. Comparto ahora que me lo ha explicado lo de anárquico - es cierto que somos en muchas cosas ingobernables. Lo vemos en ejemplos cotidianos como ciertas estúpidas leyes en lo social. Yo creo que eso es una ventaja si aprendemos a canalizarlo bien. En los EEUU, donde siempre defendí a nuestro país, yo decía que a los españoles no se nos da bien eso de trabajar en equipo o en grupo, ni siquiera en las empresas privadas. En EEUU era muy de costumbre asignarnos en la universidad a grupos de trabajo y siempre me negué. Los compañeros no españoles se quedaban atónitos pero es que a nosotros se nos da bien trabajar sólos.

3. Lo que usted dice de la apropiación de ideas es muy certero -- e incluso si mira la historia del partido Republicano de Lincoln, no tiene mucho que ver con el P.Republicano de ahora.


Voy a intentar luego hoy poner algo sobre la mentalidad española y la monarquía aquí en este hilo, pues usted tocó unos puntos que merecen una reflexión seria.

Saludos free

PD: Respecto a Italia y Portugal, pues sí, son dos de los países más "mixtos" de Europa. Estuve en Portugal, en la zona del Algarve hace un tiempo y si no me hubiera dicho que estoy allí, me parecería haber estado en partes de Marruecos--lo mismo pasa en Sicilia -- de hecho en los EEUU, a los sicilianos no se les considera de raza blanca. Me hizo gracia un cartel que había en mi universidad de un grupo estudiantil que ponía "I'm not white, I'm Sicilian" (no soy blanco, soy siciliano) je.

Alfredo dijo...

Bien, ahora que tengo un poquito de tiempo le comento sobre la República Federal y demás cosas que tenía pendiente.

Es preciso decir que eso de la República Federal jamás hubiera sido conocida en España sin el elemento del señor Castelar, Emilio Castelar.

Y los frutos de esa defensa desembocaron en la rebelión cantonal de Cartagena. La disolución de nuestro ejército fue también resultado de esas doctrinas republicanas, comparando a los ejércitos con los esclavos antiguos y ya creo que muchos por aquí conocemos el triste e inevitable "que baile, que baile" de Cataluña, una sociedad desgarrada por el sofismo democratista, una sociedad que sólo tenía como elemento y fruto de esa doctrina la guerra civil, lo cierto es que todo ensayo republicano en España ha sido una desgracia como ya se ha dicho más arriba. La monarquía hereditaria ya existía en España desde los tiempos de los godos, con el rey Wamba como ejemplo.

Ud ha hablado sobre la mentalidad española y la monarquía. Yo le digo lo que he dicho muchas veces, ¿cómo somos los españoles sin un monarca? Lo que ocurre siempre es nada más y nada menos que las inmundicias que trae el caudillaje como forma de gobierno. Precisamente porque somos tan "anárquicos", no podemos prescindir de un árbitro tan alto y digno como una corona. Ya lo vimos en las repúblicas iberoamericanas, cuando los que gobernaban eran los criollos que tenían nuestra misma sangre corriendo por sus venas. Esa es la triste realidad de los hechos.

Yo seré el último en afirmar que las monarquías que ha tenido España sean "buenas", pero es que las alternativas siempre han sido mucho peor.

Muchos anti-monárquicos son instrumentos inconscientes de que en un país como España eso conlleva socialismo, guerra civilismo, dictadura brutal y otros problemas. Las verdaderas consecuencias del democratismo radical y republicano han traído sucesos tan lamentables como lo que ocurrió en el siglo XIX en Alcoy y Cartagena, y lo que es peor, la anarquía de que gracias a Dios nos salvó el general Pavía.

Espero que usted, free, no caiga en la tentación de seguir a ningún "caudillo" que pretenda suplantar al jefe monarca del Estado, como hemos visto que ha ocurrido ya en la infame Latinoamérica.

Muchos no se dan cuenta de que ese sentimiento anti-monárquico le hace juego al discurso socialista y comunista sobre los "privilegios de los ricos" y eso como consecuencia eleva a un caudillo, "igual" que nosotros, al gobierno, y nos hunde en el cesarismo, justamente porque usted, free, tiene razón en eso del carácter español.

Creo que he tocado la mayoría de los puntos que tenía pendientes.

Alfredo dijo...

@espantapájaros:

Ciertamente que el Rey Alfonso XII fue un gran monarca.

Precisamente haciendo mi bosquejo histórico, estudiando la obra del General Pavía, podemos ver el odio que le tienen y le tenían los marxistas, los proudhonistas y los acólitos de Pi Margall. No, sin monarquía en España lo que reina es el caos, la anarquía y el guerra civilismo todas las veces que hemos prescindido de monarca.

Soy de la convicción de que las Cortes y el monarca de turno han servido a este país mejor que otras alternativas, creo que somos más estables gracias a la corona, creo en la monarquía para España.