Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, noviembre 15, 2009

RÉPLICA A LOS COMUNISTAS DE 2009

La caída del Muro de Berlín en 1989 supuso una gran derrota para el comunismo, junto con la posterior disolución de la URSS. El comunismo había fracasado frente a un sistema mejor, más libre y capaz de traer prosperidad a todo el mundo: el capitalismo. A pesar de ello, ese muro destinado a evitar que los felices ciudadanos de la RDA cayeran en manos del capital fascista sigue en pie en muchas mentalidades atrasadas y burdas, como pone de relieve la entrevista que hizo El País a Esther López Barceló y a un tal Willy, eurodiputado de IU, rama PCE.

Esther suma sólo 26 años y ya es una fanática, una comunista de manual que no hace más que recitar consignas y regodearse en su sectarismo. Durante la entrevista, muchas veces Willy corrige o matiza a la joven --ciertamente más extremista que él--, entiendo que por vergüenza ajena y por lavar la imagen del amado Partido (con mayúsculas). Al requemado ése lo único que le interesa es la pasta de la UE --una organización al servicio del capital y del libre mercado-- y salir cuanto antes del mal trago de ciertas preguntas.

La entrevista ha sido muy comentada y muy criticada. También por personas de izquierdas que se han mostrado horrorizadas, con razón, ante ciertos desahogos idealistas de la señora Barceló, que es arqueóloga, profesión bien elegida, pues el comunismo es toda una ruina histórica que sólo merece estudio a través de una vitrina y con pinzas y protecciones.

En todo caso, creo que es un deber de los liberales y de los defensores del capitalismo dar una adecuada respuesta a todas estas memeces de comunistas de salón. No porque sean un peligro, sino porque es de justicia. Me centraré, para ello, en varios extractos del texto.

Preguntada por la mala experiencia soviética, Esther responde que la URSS "supuso una perversión de lo que debió ser [el comunismo]". Nunca me he explicado el porqué de esa excusa basada en que la URSS no aplicó como es debido los principios y métodos del marxismo (fuesen aplicables o no), cosa para la que sí se sienten capacitados los sucesores de Santiago Carrillo. ¿Es que se consideran intelectualmente superiores a Lenin, a Trotsky? Eso no vale para tapar los errores de Moscú y las carencias del comunismo. No tienen en cuenta que toda ideología ha de adaptarse, por necesidad, a las circunstancias históricas. Ellos no habrían sabido hacerlo mejor ni lo harían en la actualidad. ¿Por qué no explican cuál sería su modelo ideal?

Después, la arqueóloga de las ideas lanza una declaración abracadabrante: "Así que lo del muro... si la alternativa era el capitalismo que tenemos hoy día pues sí, fue una tristeza que cayera el único reducto que quedaba de posibilidad de luchar por un socialismo. Y el muro en sí... pues no fue producto del comunismo solamente, fue producto de una lucha de bloques. Como lo que le pasa a Cuba: por culpa del bloqueo económico no puede prosperar". Al margen de lo hipócrita y discutible de su rechazo al capitalismo, su alusión a los bloques es un gran descubrimiento. ¡Cuánto ingenio! Es como decir que los campos de exterminio nazi fueron producto de que existiesen judíos. Si no hubiese habido otro bloque, no habría hecho falta un muro que restringiese aún más la libertad de los súbditos del bloque comunista.

Hay que subrayar la valoración de Esther sobre Cuba: "La realidad cubana es la democracia más profunda que he vivido yo en cualquier país". Es curioso que aún no se haya ido a vivir a semejante paraíso, quizá porque a lo mejor después de un tiempo no la dejaban salir de la isla. ¿Será ése el modelo que los del PCE quieren trasplantar a España?

Es entonces cuando Esther decide dar lo mejor de sí. Al tocar el tema de los presos políticos en Cuba, su aseveración es que hay "tantos presos políticos como en España". Y nos relata su dura experiencia personal, ya que se conoce que cuando va a manifestaciones en Alicante ha de "sufrir que la policía me pida el DNI, que me coaccione...". En ningún momento queda aclarado qué tiene que ver esa mínima intervención policial –a saber a qué llama coacción esta ignorante— con ser detenido por criticar la política del Gobierno o defender tus derechos fundamentales. Willy especifica que en Cuba lo único que hay son personas que "contravienen la Constitución cubana", del mismo modo que hubo personas que, en el III Reich, contravinieron las Leyes de Núremberg de 15 de septiembre de 1935, por lo que fueron "procesadas", en palabras del eurodiputado. Deberían saber que una norma legal puede ser injusta a pesar de su validez formal. De hecho, esa situación es algo propio de las dictaduras que defienden. Por otro lado, Esther considera que el fusilamiento es una "excepcionalidad" que no mancha para siempre un régimen. ¡Lo mismo podríamos decir del franquismo!

La justificación última es que en Cuba se ha decretado un estado de excepción, o de guerra, debido al bloqueo (¿?), que permite hacer a los Castro lo que les venga en gana con sus súbditos. Cero libertades... Eso sí, tienen unas elecciones sindicales (como si a alguien le importase eso) que son una maravilla.

Llega el turno del País Vasco y de ETA. A Esther le preguntan si Otegi es un preso político. Consciente de que todo tiene un límite, responde con titubeos y largas, pero dando a entender que sí, que lo es, porque "cuando una persona no ha incumplido la ley, o no más que otros... y se le detiene...". Tal es la profundidad de su respuesta. En un Estado de Derecho lo lógico es que detengan si cometes un delito o si hay indicios suficientes de que lo has hecho. No se explica por qué Otegi habría de estar por encima de dicha consideración.

El corolario es que no "puede existir en España una Ley de Partidos". Y sin embargo, existe y debe seguir existiendo. Su nombre es Ley Orgánica 6/2002, de 27 de junio, de Partidos Políticos. Y es una ley que no persigue ninguna idea política. Sanciona el que partidos políticos de carácter violento se conviertan en instrumentos o tapaderas de grupos terroristas, prestándoles apoyo institucional, fondos públicos, cargos para sus miembros, información sobre ciudadanos... Y es una ley avalada tanto por el Tribunal Constitucional como, más recientemente, por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

En fin, la entrevista es una joya. Seguro que a Esther le aguarda un gran futuro en IU, siempre y cuando sobreviva a las próximas elecciones. Las declaraciones de estos dos impresentables deberían ser todo un antídoto para cualquier tentación comunista.

2 comentarios:

Alfredo dijo...

"Las declaraciones de estos dos impresentables deberían convertirse en todo un antídoto para cualquier tentación comunista."

No te creas Espantapájaros - hay mucho borriquito suelto en España, aunque para cualquier persona con un poco de formación, eso debe estar claro - el comunismo es deleznable. Pero luego están los de Somosaguas y los del Facebook - sí sí, esos que dicen que habría que darle de hostias a Dña Esperanza Aguirre.

Ese es el nivel de talante.

Por otro lado, no me opongo a la Ley de Partidos siempre y cuando se limite a castigar el terrorismo o a los terroristas o a cualquier grupo violento, sea comunista o de "derechas" a pesar de que la derecha de verdad, los liberales, no somos violentos. Me refiero a los que se autodenominan "de derechas" pero son de DN, un partido nada derechista y sí muy socialista.

No conocía yo a esta señorita pero qué pena que mancha un buen nombre, un nombre bíblico, al ser una comunista.

Quiero insistir en una cosa: IU como partido no apoya el terrorismo pero NO podemos ignorar que muchos de sus militantes sí hacen apología "velada", muy velada eso sí, del terrorismo separatista.

No me gusta acusar a nadie en particular sin pruebas sólidas pero basta con hacer una búsqueda sobre el tema en el propio foro de IU para ver de lo que hablo.

Y por último, no nos olvidemos NUNCA de una cosa: nosotros tenemos las de ganar por una cuestión muy sencilla -- y es que la izquierda poco a poco, su juventud, ya no tiene argumentos y muchos se han desencantado porque entre eso y la estupidez que supone ser de izquierdas hoy en día en España, y en el entorno, muchos se están preocupando por el auge cada vez más acusado de jóvenes liberales derechistas. Tenemos todas las de ganar: tenemos formación, tenemos las ideas bien claras y, sobre todo, nosotros sí que luchamos muchas veces con cierto "fanatismo" pero porque tenemos muchísimo que perder de hacerse realidad un marxismo algún día.

Saludos

Nicholas Van Orton dijo...

A toda esa chusma de “nostálgicos de lo que nunca conocieron” la respetaría más si todos ellos se hubieran lanzado en desbandada al puesto fronterizo más próximo para vivir en la DDR. Crucé el muro en varias ocasiones, el trabajo de mi padre lo permitía, y…en fin…¡alegría por doquier! En realidad la entrevista no es más que el rosario típico de una izquierda española casposa, cutre y anclada en otros tiempos. Con todo, estimado amigo, me divertí. Saludos.