Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, septiembre 06, 2009

EL CASO FEDERICO

Por las mañanas, sólo cuando madrugo, soy un ser intratable, esquivo e introvertido, y me suelo refugiar en mi interior, así que nunca escuché La Mañana, de Federico Jiménez Losantos; si acaso extractos especialmente polémicos o alguna entrevista. En cambio, sí he leído varios libros suyos, como Los nuestros y De la noche a la mañana, y me parecieron obras interesantes y bien escritas, aunque el estilo de Losantos es a ratos un tanto recargado y rocambolesco. Siempre defendí su libertad de expresión, entendida ampliamente, y creo que su figura ha jugado un papel decisivo en estos años de Zapatero.

Ha sido un periodista capaz de aprovechar al máximo el descontento de la derecha ante la incompetencia de Zapatero y de despertar una cierta conciencia liberal. El que esa eclosión liberal haya luego degenerado más o menos es tema aparte. Sólo por eso, por su visión y su capacidad de movilizar a tantas voluntades, las cuales aún le siguen con lealtad, ya merece mi admiración, sin que considere, claro está, que es el primer intelectual de España o un dios al que adorar. En todo caso, es un periodista culto, un comunicador sin complejos ni ataduras, directo y eficaz: alguien que ha concentrado los odios tanto del PP como del PSOE y que ha sido ferozmente perseguido por el Sistema al completo, como diría Mario Conde, desde sus propios compañeros a los jueces, hasta que han conseguido defenestrarlo.

Pero he aquí que este señor de baja estatura y aspecto sencillo, junto con un puñado de amigos y colaboradores, ha creado de la nada, en un tiempo récord, una nueva cadena de radio desde la que seguir dando guerra: esRadio. Un buen periodista y un buen empresario. Destaca que lo haya hecho sin la ayuda del poder, tan indispensable en España para este tipo de negocios, como bien saben en el Grupo Prisa, hasta hace bien poco beneficiarios de la alargada sombra de La Moncloa.

La facción de los Correctos y Educados que gobierna la Cope en la actualidad me causa risa. Quienes criticaban a Federico por sus formas, lo hacían con crudos calificativos y le colgaban motes denigrantes. Más que a debatir racionalmente con él, aspiraban a la censura pura y dura. Al final, los obispos cedieron. Es entonces cuando el sustituto, Ignacio Villa, inaugura su programa asegurando que son "los de siempre" y que no les van "a callar". Falso y sin sentido, pues no están los de siempre ya que han sido silenciados, al menos en esa cadena.

No soy aficionado a la radio. Es improbable que vaya a escuchar la nueva cadena. Con todo, deseo la mayor fortuna a Federico Jiménez Losantos, a César Vidal y a Luis Herrero en su nueva aventura. Ellos sí son libres.

10 comentarios:

Alberto Esteban dijo...

Me ha gustado tu post. A mi me apasiona la radio de siempre. Y evidentemente comparto tu deseo de éxito para EsRadio. Y si se ha montado este proyecto tan rápido es porque "querer es poder".

Saludos

Persio dijo...

Yo igual madrugo mañana para escuchar su debut

Atreides dijo...

Yo he madrugado hoy para escuchar esRadio. En la radio normal apenas se pilla el dial (en la sierra de Madrid), se sobrepone una cadena de música clásica casi fúnebre). Por Internet casi sin problema, a veces con fallos de sonido.
Es el mismo formato que tenía en la COPE, supongo que tiene que ser, tampoco hay mucho que cambiar, quizás la música titular.
Respecto a FJL me disgustó su sectarismo irracional mostrado en las europeas, aún así le deseo éxito con la nueva cadena. Al lado de él, la COPE no tiene nada que hacer con el bodrio que ofrece.

Alberto Esteban dijo...

Yo no vi tal sectarismo, pero de todas formas, no cabía otra opción ante las presiones políticas y fácticas a las que estaba sometido en la Cope.

Esta mañana yo no he visto rastro de ese sectarismo que dices. Le ha dado mucho más a ZP que al PP.

Saludos

Atreides dijo...

No digo que sea sectario siempre, sólo cuando le interesa. UPyD ya es historia, a ver a quién apoya ahora. También necesitará del apoyo por el PP para que su cadena prospere.

Como he dicho, le escucharé para ver si se ha moderado en este aspecto mencionado, todos aprendemos de nuestros errores, él a lo mejor también.

Alfredo dijo...

Pues no seré yo uno de sus oyentes: nunca he sido oyente de Losantos, sin entrar ahora en sus méritos o deméritos. Sencillamente me choca la mayoría de lo que dice: no cómo lo dice, eso sí me parece bien, la fuerza de la palabra. Es lo que defiende lo que me deja inquieto y su apoyo a UPyD es perverso.

Ni le deseo bien ni mal: simplemente pienso que ya pasó de moda, y cada vez tendrá menos seguidores. Sus seguidores fieles sí que dan para escribir un libro: sectarios a más no poder, intolerantes contra los que no opinamos como ellos, y los insultos no faltan.

Muchos de ellos son la nueva masa borreguil y reaccionaria de la Iglesia Católica de antaño.

octopusmagnificens dijo...

He tratado de escuchar un poco esta mañana, por Internet, pero los reproductores de la web no funcionaban.

Samuel dijo...

Ayer escuché, por internet, algo del nuevo programa de Federico y gran parte del de César Vidal. Sin duda promete mucho, pero aún tienen que resolver algunos problemas técnicos.

Eso de integrar la redacción de la radio y la televisión, evidentemente, lo hacen para ahorrar recursos; queda, sin embargo, un tanto extraño cuando ves un programa de radio emitido desde un plató de televisión donde los presentadores parecen unas veces hablar a los espectadores, otras a los oyentes. Hay que ser un buen acróbata para dirigirse a dos audiencias distintas al mismo tiempo, sobre todo en el medio audiovisual.

Tiene razón Losantos: somos libres y pobres. Muy pobres, por lo visto. Pero bueno, lo importante es que ya vuelven a estar en las ondas y que, ya gusten o no al poder, el nacimiento de un medio de comunicación siempre es una buena noticia.

Saludos.

Nicholas Van Orton dijo...

Al igual que tú, Espantapájaros, yo también escuché a FJL esporádicamente, y siempre por alguna cuestión que levantó polémica; por lo tanto no puedo emitir un juicio sin que éste roce la temeridad. Ahora es cuando comprobaremos la independencia de FJL, antes era difícil, porque las correas tienen un defecto, o una virtud: la longitud. Dos fueron las pifias que nunca he comprendido como un tipo semejante, no es ningún pardillo, pudo cometer: atacar a Mariano Rajoy (nos guste o no el único que puede derrotar a ZP) y la exaltación babosa hacia Rosa Díez (una política oportunista—perdona el pleonasmo— y con tan poca credibilidad como ZP). Subir en el avión de FJL comporta un peligro: lo pilota un kamikaze. Saludos.

Atreides dijo...

Muy acertado, Nicolás, coincido totalmente contigo. Por lo que se ve, esRadio da espacio a R10, cosa que me preocupa, porque estoy esta semana enganchado a esRadio (será por la novedad de lo viejo conocido). Hasta que no inviten a Albert Rivera no me fío de FJL.