Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, septiembre 20, 2009

DUELO CREPUSCULAR

Si hay un periodista que puede hablar con autoridad de lo que está ocurriendo entre el Grupo Prisa y el Gobierno, ése es Jesús Cacho, y recomiendo que estén atentos a sus artículos sobre el tema. Antes de seguir, diré que bienvenidas sean todas las críticas fundadas contra Zapatero, incluyendo las de El País. Con un Gobierno así, España sólo sufrirá más los efectos de la crisis, tardará más en salir de ella y, lo que es peor, la recuperación será dudosa. El corolario a tanta incompetencia e irresponsabilidad es la subida de impuestos. Quienes afirman que desean que les suban los impuestos como ejercicio de solidaridad resultan tan necios y serviles como aquellos supuestos súbditos de Fernando VII que soltaron a los caballos de su carroza para tirar de ella personalmente.

La explicación de la ruptura entre Cebrián y Zapatero es sencilla. Prisa es una empresa acostumbrada a no jugar en igualdad de condiciones, es decir, a vivir de los favores del poder, especialmente si lo detenta el PSOE. A cambio, apoya y defiende a dicho partido desde El País, la SER, Cuatro... Hasta que Zapatero ha empezado a beneficiar descaradamente al andrajoso de Roures. Por supuesto, detrás de todo esto hay mucho fondo, muchas tramas y conspiraciones, pero la verdad última es así de simple y al alcance de todo mundo: El País no es un periódico cuya máxima sea informar de forma veraz a sus lectores y transmitir una determinada línea editorial, sino un arma empresarial. Lo primero son los intereses de Prisa. En su consecución se pueden perder los papeles, la coherencia... Lo que sea.

El desenlace poco o nada importa. Ahora El País va a machacar a Zapatero con sus editoriales y Público, junto con su ejército de piojosos, asumirá el papel de defensor a la desesperada de las torcidas políticas socialistas. Gane Prisa o Mediapro, los perdedores serán los ciudadanos, víctimas de una democracia de baja calidad y en decadencia y de la nula práctica liberal de los gobernantes, que se dedican a intervenir en el mercado con el fin de encumbrar a sus amigos y perdiendo de vista el interés general.

2 comentarios:

Alfredo dijo...

"víctimas de una democracia de baja calidad y en decadencia y de la nula práctica liberal de los gobernantes, que se dedican a intervenir en el mercado con el fin de encumbrar a sus amigos y perdiendo de vista el interés general."

Demoledor y tristemente esa es la verdad.

En segundo lugar, una matización:

Todo periódico es un arma empresarial -- lo malo es cuando estas empresas están tan ligadas al dinero público. Deberían aprender un poco más de Murdoch.

Saludos

Samuel dijo...

No viene mal que Mediapro se pegue con PRISA por obtener el favor del PSOE, lo que pasa es que debería ser en un plano más bien ideológico y sin decretos para favorecer económicamente a unos o a otros. En todo esto hay un problema: ¿quién va a ser el medio de comunicación que le diga al Gobierno: "no intervengas"? Y cuando alguno lo dice, aunque sea de pasada, ¿le van a hacer caso? Y si ve que no le hacen caso, ¿qué debe hacer entonces ese medio? Apenas hay políticos que no quieran controlar a los medios de comunicación, ni medios de comunicación dispuestos a pagar un precio tan alto por su libertad e independencia.

Saludos.