Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, junio 21, 2009

NUCLEAR, SÍ

En una de esas entrevistas a modo de masaje que de vez en cuando le hacen en Cuatro, Zapatero expuso sus argumentos contra la energía nuclear y a favor del cierre de la central de Garoña. Y a la hora de contrastar los datos que dio y verificarlos, se ha descubierto que Zapatero debió de hablar perdido en sus alucinaciones, porque, si no, no se explica tal cantidad de errores, que incluso superan la mala fe y la acreditada capacidad de mentir del Presidente.

Así, donde Zapatero desliza que “sólo hay una central nuclear en construcción en el mundo”, resulta que la realidad es que son 50 en construcción y 51 en proyecto. Donde Zapatero afirma que “en el mundo sólo hay seis centrales nucleares que tienen un escenario de prórroga para sobrepasar la edad de 40 años”, resulta que la realidad es que no son seis, sino 58. Y donde Zapatero asegura que “sólo hay una central nuclear en funcionamiento con más de 40 años y se va a cerrar dentro de dos”, la realidad es que hay al menos 11 en esa situación...

Ya no vale con zanjar la cuestión diciendo que Zapatero es un mentiroso, que también. Zapatero, lisa y llanamente, vive en un mundo de fantasía por él mismo soñado, presa de unas extrañas e incurables fiebres que le hacen delirar. Por tanto, una hombre así, desapegado de la realidad y de su tiempo, no debería seguir gobernando. La entrevista pone de manifiesto que es tan ignorante como loco y que no puede adoptar decisiones que favorezcan el interés general. Sería más útil como monje o fundador de una religión de iluminados.

Una explicación añadida es la de su sectarismo ideológico. Como la izquierda más podrida sostiene que la energía nuclear es perniciosa por definición, nunca y bajo ningún concepto se ha de incumplir este dogma. Y si para ello hay que cerrar una central nuclear avalada por el Consejo de Seguridad Nuclear y que puede funcionar perfectamente, se hace, aunque ello suponga una equivocación y un retroceso.

Los progresistas, que tanto presumen de ser amantes de la razón y de la ciencia, se comportan en este asunto cual cobardes supersticiosos, atemorizados por sus propias supercherías y cuentos de terror. Toda su argumentación se basa, por un lado, en el problema del almacenamiento de los residuos (materia en la que se está avanzando); y, por otro, ¡en el infundado temor a que se repita algo similar a un accidente acaecido hace más de veinte años, en un país comunista, en una central soviética, con las dosis de chapuza y baja calidad que ese adjetivo implica, y cuyo alcance y consecuencias no están claros a día de hoy, ni siquiera en cuanto al número de víctimas!

Sea como fuere, es irracional oponerse a la energía nuclear por cobardía teniendo como país vecino a Francia, país que cuenta con 58 centrales y al compramos esa misma energía con la finalidad de paliar nuestro déficit energético. ¡Cuánta hipocresía! ¡Qué país desgraciado es España!

Si Zapatero cierra Garoña, el resultado será un coste económico elevado. Se perderán empleos. Se perderá energía. Se perderá competitividad. España quedará fuera de la órbita de potencias que apuestan fuerte y decididamente por esta energía y será condenada a mendigar por Europa y a levantar ridículos molinillos de viento. No podemos permitirlo. Da igual esa excusa de Zapatero de que era un compromiso electoral. Que se lo meta donde le quepa. Otros compromisos los ha descartado, y otros se los ha inventado sobre la marcha. Es la hora de la energía nuclear y ningún bobo solemne va a aguar la fiesta con sus consignas reaccionarias.

NOTA: El jueves viajo a Suecia. Volveré a actualizar el espacio el domingo de la semana que viene. Un saludo a todos.

4 comentarios:

Alfredo dijo...

Una de las características que más me repugna de la progresía española es que son como los católicos fanáticos de antaño, minados de misticismo, jesuitismo (de hecho muchos comunistas mamaron muchísimo de las doctrinas jesuitas -- véase el mismísimo Colegio Mayor Chaminade de Madrid a modo de ejemplo) y conservan esa actitud rancia, "prudente", "moderada" y asfixiante que antiguamente era el pan nuestro de cada día con respecto a los católicos.

Será que soy de "alma" o "espíritu" bárbaro pero desde que tengo uso de la razón he rechazado ese carácter condescendiente, diplomático y poco dado a la libertad. Los progres de hoy en día son así, dados al sentimentalismo misticista y liberticida, el famoso "¡ohh eso no puede ser!"

La única vez que me gustó un discurso de la mujer de Obama, fue cuando dijo eso de "basta ya de eso de no puede ser, basta ya de las limitaciones a la capacidad infinita del ser humano para obrar dentro del bien y servir a su nación para que la pueda beneficiar."

En definitiva, nuclear sí, por supuesto, y cuanto antes mejor.

PD: Que no se me ofendan por favor los católicos que ya sé perfectamente que muchísimos, por no decir la mayoría, de los liberales españoles son bastante católicos -- es mi opinión y las palabras que puedan herir se las lleva el viento. El que se ofenda es porque quiere ofenderse. Nunca he sido muy amigo del catolicismo, ni del progresismo, igual de católico.

octopusmagnificens dijo...

Donde se dice almacenamiento bien podría decirse enterramiento. Los residuos nucleares pueden enterrarse en cualquier sitio adecuado, que por falta de espacio en el planeta no será. Es uno de los problemas de más sencilla solución que se me han planteado jamás…

Nicholas Van Orton dijo...

Siempre he considerado que la “inteligencia” de ZP es tipo binaria: bien, mal; arriba, abajo; derecha, izquierda; sí, no; blanco, negro. Por lo tanto es lógico— todo lo lógico que los temas pueden ser cuando interviene un mamarracho de tantos quilates— que ZP aborde la cuestión nuclear con esa visión dual: sí, no. No creo que ningún país dependa en exclusiva de un solo tipo de energía, y España no es diferente. Angela Merkel, por ejemplo, ya anunció que en cuanto venza la moratoria nuclear comenzarán las construcciones de nuevas centrales. Una vez más, estimado amigo, España va con el paso cambiado y el abrigo puesto cuando las temperaturas sobrepasan los 40ºC. ¿España?, no, esa izquierda tan casposa, trasnochada y hedionda de la que gozáis. Saludos.

Claudedeu dijo...

¿Te refieres a la entrevista que concedió en Cuatro el miércoles pasado? Pensé que se trataba de La Noria y que un personaje del corazón se había hecho pasar por Zapatero. Creo que hasta Belén Esteban habla mejor que él. Al menos se le entiende cuando habla. Por el lenguaje de la calle, me refiero.