Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







viernes, marzo 06, 2009

UN ANÁLISIS DE LAS ÚLTIMAS ELECCIONES AUTONÓMICAS

De los resultados de las elecciones gallegas y vascas se pueden sacar varias conclusiones. En primer lugar, que Mariano Rajoy ha renacido de sus cenizas y que el PP ha recobrado parte de su espíritu combativo merced al acoso sufrido. Con la aplastante victoria de Alberto Núñez Feijóo, Rajoy puede respirar tranquilo hasta las europeas. Él puso todo su empeño en las autonómicas gallegas, se volcó allí, y es justo reconocer sus méritos. ¿Llegará a 2012? Bueno, a 2011 seguro que sí.

La segunda conclusión es que, a veces, a los electores les ponen las cosas muy a tiro. Sé que va a surgir una turba de progresistas tratando de explicar la derrota en Galicia mediante todo tipo de razonamientos extravagantes o directamente fraudulentos, como que hubo campaña sucia y demás. Pero seamos serios. En el campo del marketing, ¿qué podían hacer un viejo derrochador y un bárbaro gordo y feo frente a un candidato más joven, fresco y con buena imagen? Y ni que decir tiene que sus cuatro años de gobierno han sido una pérdida de tiempo; sólo han trascendido las imposiciones de los nacionalistas y los gastos de palacio de Touriño. Por algo será.

Feijóo, con el tiempo, me ha ido inspirando confianza, por encima de sus coqueteos con ciertos lugares comunes del nacionalismo (inevitable para satisfacer ciertas inteligencias inferiores). Feijóo tiene un buen proyecto con el que devolver la libertad a su Comunidad Autónoma (empezando por la derogación del execrable Decreto 124/2007, de 28 de junio, por el que se regula el uso y la promoción del gallego en el sistema educativo) y afrontar la crisis económica con austeridad y decisiones razonables.

En tercer lugar, sirvan las elecciones en Galicia para desmontar el mito consistente en que, a mayor participación, mayor beneficio para la izquierda. En Galicia ha habido un setenta por ciento de participación, más elevada que en 2005, y está claro que no ha salvado al viejo del Audi, sino todo lo contrario.

Una último comentario. Es posible hacer que el nacionalismo más visceral retroceda. Incluso en el País Vasco. Encuentro cómicos los aspavientos del PNV ante el temor de ser desalojado, tras treinta años, del poder. ¡No han tenido suficiente! ¡Invocan a la democracia! ¡Hablan de golpes institucionales! En definitiva, un partido racista, totalitario, ambiguo en relación con el terrorismo y con los partidos políticos etarras, que combate activamente la Constitución y las leyes españolas, habiendo llegado a patrocinar consultas ilegales, se atreve a hacer un llamamiento a la democracia que nunca ha respetado.

Puede que hayan ganado las elecciones, pero eso a los socialistas normalmente no les importa; y, en este caso, es casi un deber nacional que los partidos defensores de la Constitución se unan para poner fin al reinado del señor Spock en su menguada y podrida galaxia vasca. El único problema es que su sustituto acabe tan o más alucinado, ya que los antecedentes no son buenos y el personaje es mediocre.

4 comentarios:

Alfredo dijo...

No me gusta el PNV, obviamente, pero tampoco me gusta, de hecho, me parece vomitivo, igual de vomitivo, el sustituto, Patxi López.

No sé qué decir, es una cuestión bastante, demasiado delicada, pero el PSOE ni el PSE jamás me ha inspirado nada de confianza, y mucho menos si hablamos de cuestiones constitucionales. Hay que reconocer que hay ciertas tendencias nacionalistas en España, pero que el PSOE no debe presumir de defender la const porque no lo ha hecho en todo el tiempo que lleva gobernando, malgobernando este país.

Los terroristas deberían saber, si el PSOE fuese un partido decente,que no lo es, que las bombas y las balas no pueden acabar con la democracia y con los derechos inalienables de todos los individuos.

Permítame dejar un par de cosas claras por mi parte, y de esa forma hacerme entender:

1. Los problemas que tienen en el PV no se resolverán con asesinatos a sangre fría de nuestros Guardias Civiles ni con el asesinato de empresarios.

2. Yo podria acercarme a un Ibarretxe con la condición previa de un pacto serio de unidad contra los terroristas. A los vascos, siempre les he dicho que reconozco las dos partes de la lucha entre identidades que reina allí. Respeto las dos tendencias. Pero mientras exista una mayoría de ciudadanos españoles, que desean serlo, y mantenerse dentro de nuestro país, tenemos que respetar esos deseos. Pero ese es el principio de consentimiento, un ingrediente esencial para la libertad. Cualquier novedad tiene que venir con consentimiento, y con una condena durisima contra el terrorismo. ETA, enemigos de la democracia y de la libertad también, gentuza dispuesta a acribillar a balazos a su propio pueblo. La mayoría de las victimas de ETA son los propios vascos.

3. Hay que seguir intentando abrir el camino para acabar con el terrorismo y sus organizaciones en el PV. A los vascos que puedan leer este mensaje, les digo lo de siempre: la unidad de la nación es indiscutible y que cualquier intento de romper con nuestros derechos y Estado de derecho fracasarán. Desde mi corazón, me consta que a mí personalmente jamás me bombardearán a la mesa de negociaciones con una banda criminal que sólo merece juicio, condena, prisión y lucha con todos los instrumentos posibles que tengamos. Libertad BAJO la ley, libertad disciplinada por la moral, bajo leyes justas, y democráticas.

Como dijo Abraham Lincoln, en su segundo discurso a la nación:

Palabras eternas --

"Con malicia hacia nadie, con caridad para todos, con firmeza divina, hacer todo lo posible para que consigamos una justa y paz duradera, entre nosotros, y con todas las naciones."


Firmeza de propósito, fuerte en la fe, con convicciones, espero que el futuro de nuestra nación sea un futuro fuerte, un futuro donde el terrorista sepa que se le va a castigar con dureza, donde los ciudadanos sepan que la violencia y la anarquía no tiene cabida en España, y donde la fortaleza de las convicciones de nuestras generaciones de cara al futuro no permitan que un asesino determine cuando podemos ejercer nuestros derechos.

Atreides dijo...

Tanto como aplastante no veo la victoria de Feijoo, pero sí cómoda. Realmente esperaba más descontento con los despilfarros y la inmersión lingüística de la coalición nacional-socialista, y al haber perdido sólo 1 escaño cada uno, me parece poco.

En las Vascongadas la cosa es bastante más complicada, y coincido con tu valoración de la actitud del PNV, bastante poco democrática. Es lo que pasa con los partidos que gobiernas varias décadas seguidas: se creen dueños del estado y se enfadan cuando la gente dice que basta. Sólo que con los delirios de Patxi veo ingobernabilidad por falta de mayorías, lo que puede desembocar en nuevas elecciones o en un gobierno de minoría (no sé lo que establece el estatuto vasco al respecto), pues no sé qué pasará si ninguno consigue la mayoría absoluta en la investidura. Tal como se pone Patxi, el PP debería negarle el apoyo.
Rajoy se ha salvado por ahora. A ver qué pasa en junio. El PP tiene muchos corruptos que pueden hacer mucho daño en las europeas, el PSOE también los tiene. Tal vez se beneficien nuevas opciones como Ciudadanos y UPyD del descontento, no estaría mal mandar al paro a los diputados de los grandes.

Nicholas Van Orton dijo...

Sé que eres un admirador de Cánovas, Espantapájaros. Me permito transcribir algo del libro Cánovas, incluido en los Episodios Nacionales.
“Sabrás ahora, mujercita inexperta, que los españoles no se afanan por crear riqueza, sino que se pasan la vida consumiendo la poca que tienen, quitándosela unos a otros con trazas o ardides no siempre de buena ley. Cuando sobreviene un terremoto político (...) el pueblo mísero acude en tropel, con desaforado apetito, a reclamar la nutrición a la que tiene derecho. Y al oírme decir el pueblo (...) no entiendas que hablo de la muchedumbre de chaqueta y alpargata, que ésos, mal o bien, viven del trabajo de sus manos. Me refiero a la clase que constituye el contingente más numeroso y desdichado de la grey española; me refiero a los míseros de levita y chistera, legión incontable que se extiende desde los bajos confines del pueblo a los altos linderos de la aristocracia; caterva sin fin, inquieta, menesterosa, que vive del meneo de plumas en oficinas y covachuelas, o de modestas granjerías que apenas dan para un cocido. Esta es la plaga, esta es la carcoma del país, necesitada y pedigüeña, a la que tenemos el honor de pertenecer”.
En fin, saludos.

El Espantapájaros dijo...

Alfredo:

Por supuesto, el PSOE tiene muy poco de qué presumir. La negociación con ETA está ahí... y la reunión de Patxi Nadie con Batasuna. Pero ante una oportunidad histórica y decisiva, se pueden dar nuevas oportunidades.

El pacto PP-PNV es, hoy por hoy, imposible. Mucho tendría que cambiar el PNV...

Atreides:

Digo que es aplastante porque, en resumidas cuentas, hace unos pocos meses nadie apostaba por él; ahora tiene mayoría absoluta y, además, contra el partido en el gobierno, que siempre es más difícil de obtener.

Ya he dicho antes que Patxi Nadie no cuenta con mi visto bueno, pero tiendo a creer que un gobierno suyo, con el PP, sería más beneficioso para la democracia en el País Vasco que uno del PNV. También en lo referente a ETA, a pesar de todo.

Van Orton:

Hay cosas que nunca cambian. Soy partidario de no atribuir a ningún político poderes mágicos, pero a veces, supongo, es difícil no ilusionarse ante ciertas expectativas. Pero ya sé que el texto que pones no se refiere a eso. El problema, en el fondo, es que hay demasiados caraduras y una clase política que linda con lo mediocreo.