Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, febrero 08, 2009

UNA LISTA INFINITA

Como ustedes saben, soy un gran aficionado a la lectura, un lector empedernido y obsesivo que siempre tiene tres o cuatro libros abiertos y otros tres o cuatro pendientes. Empero, en época de exámenes uno debe concentrarse en un tipo de libros que no levantan precisamente pasiones: gruesos manuales, cursos o tratados de Derecho. Aun así, algunos están muy bien escritos y son obras ambiciosas, rigurosas, accesibles, del todo recomendables, como los tres tomos que constituyen el Tratado de Derecho Constitucional, de mi antiguo profesor Jorge de Esteban, o los Ensayos penales de Enrique Gimbernat --también profesor mío--, recopilación de sus artículos y ensayos divulgativos y de carácter científico hasta 1999.

El problema es la acumulación, es decir, aunque mantenga unas mínimas lecturas, los libros se van amontonando y la tarea pendiente es, así, enorme e inabarcable. Ahora mismo, estoy leyendo un libro sobre dirección de empresas y Edad prohibida, de Torcuato Luca de Tena, el cual me ha enganchado bastante, pues, habiendo sido publicado en 1958, sigue plenamente vigente. En la lista de espera se encuentran los dos volúmenes de El Solitario y su tiempo, de Cánovas del Castillo (es una biografía de su tío Serafín Estébanez Calderón), una novela de William Golding, varias de Anne Perry y algunos grandes éxitos que ansío merendarme. No olviden que, en mi opinión, Stephen King o Michael Crichton son autores de mayor importancia que la mayoría de los españoles actuales, que dan grima o provocan sopor. La literatura española es casi tan lamentable como nuestra industria del cine.

La lista la completan libros y publicaciones de Derecho. No los leo por obligación, sino para reforzar, mejorar mi aprendizaje, y porque me interesan los temas que abordan y deseo profundizar en ellos. Es el caso de Religión y Derecho comparado (Rafael Palomino, Iustel, 2007) y de Estudios de Derecho Matrimonial (Rafael Navarro Valls, Montecorvo, 1977), junto con un largo estudio de 1979 de Federico Trillo que lleva por título “Las Fuerzas Armadas en la Constitución española”.

Con todo esto no intento abrumar o presumir, eso es absurdo. Honestamente, muchas veces siento que jamás podré ponerme al día y que, además, suelo leer sin demasiado criterio, sólo guiado por mis impulsos y preferencias inmediatas, si bien es cierto que a veces he planeado las cosas a largo plazo. Pero me consuela comprender que ustedes, como yo, igualmente tendrán sus listas de espera, quizá de libros, de películas, de discos, de cómics; listas que van creciendo y creciendo... y tienden a infinito.

NOTA: Mañana, lunes, publicaré una entrevista a Alfredo Valcárcel. Mientras tanto, pueden rememorar las que hice a Carajillo, a Octopusmagnificens y a Nicholas van Orton.

2 comentarios:

Alfredo dijo...

"Edad prohibida, de Torcuato Luca de Tena, el cual me ha enganchado bastante"

Es un GRAN libro...a mí no me dejó tranquilo y lo leí en dos días. Me gustó muchísimo y pude relacionarme en muchos contextos, a pesar de que lo leí en el 2006, año que decidí pasarlo en la ciudad de Salamanca. Todo una gran experiencia, leyendo ese libro, y justamente viviendo al lado de la Pza Mayor salmantina.

Quería saber dónde puedo conseguir esos ensayos penales de su profesor. Estoy últimamente con todo en lista de espera pero necesito algún libro de carácter penal. Ya es hora de que vaya leyendo un castellano de calidad, puesto que todo lo que sale ahora en muchos medios es pura basura y mal hablado. Da gusto leer las obras de Cánovas, con ese español tan precioso y preciso.

El Espantapájaros dijo...

Mi ejemplar lo adquirí en la librería de la Facultad, pero seguramente también lo tendrán en Intercodex u otras librerías jurídicas. En todo caso, según me consta, va a ser publicado dentro de poco otro libro recopilatorio de Gimbernat, con sus escritos desde 1999, titulado "Estado de Derecho y ley penal". Le avisaré cuando salga.