Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







lunes, febrero 09, 2009

ENTREVISTA A ALFREDO VALCÁRCEL

Alfredo Valcárcel (pseudónimo de Alfredo Coll) estudió la carrera de Relaciones Internacionales en Estados Unidos y posee un diploma en Common Law. Para interesados, en febrero impartirá un curso de jurisprudencia estadounidense. Traductor de textos jurídicos, articulista y autor de la bitácora Hacia un liberalismo democrático y, en el pasado, de Destapando la hipocresía de la progresía, fue expulsado del Instituto Juan de Mariana y de Red Liberal por declararse contrario al anarquismo, por sus opiniones explosivas y por ciertos conflictos personales, dando lugar a una encarnizada discusión que ya parece cerrada. Sus decenas de artículos publicados son una importante aportación que demuestra la fuerza de sus convicciones y unos amplios conocimientos políticos, jurídicos, económicos y filosóficos. Su nuevo proyecto es la formación de un movimiento de corte liberal clásico desde Internet. Hace falta gente como él.

Pregunta.- Alfredo, usted acaba de regresar de un viaje a Estados Unidos hace poco y allí ha vivido la toma de posesión de Barack Obama, hecho acontecido en medio de un entusiasmo general. Es posible que no pueda cumplir todas sus promesas, pero hay mucha confianza en él y eso alienta a las personas de una forma especial. ¿Deberíamos los europeos fomentar esa capacidad para ilusionarse y querer mejorar que caracteriza a los americanos a pesar de todas los obstáculos que se presenten?

Respuesta.- En primer lugar, creo que hay ciertas cosas que son difíciles de importar de los EEUU para una población, o poblaciones si hablamos del conjunto de nuestro continente, forjada por los latigazos de la Historia. Los estadounidenses tienen una peculiar forma de ser con respecto a esa capacidad para ilusionarse que aquí no vamos a tener de la noche a la mañana. Lo que sí creo que se debe recuperar es un sentido de las ideologías. Desde hace mucho tiempo, se ha puesto de moda decir: "Ya no hay derechas o izquierdas". En parte, es cierto: lo vemos aquí con la oposición del PP que carece de una ideología uniforme. Están como regaderas, unos y los otros. Por otra parte, creo que podríamos fomentar una capacidad para querer mejorar las cosas cuando tengamos políticos de calidad. El problema de España casi siempre ha sido sus políticos: casi siempre hemos tenido políticos que no nos merecemos. Por eso, aquí en Madrid, lo que se debe hacer es seguir fomentando un sentido de las oportunidades y de la libertad que siempre va a ofrecer el mercado. Sin embargo, una cosa que sí podríamos fomentar, con realismo, es un sentido de la nación. Me explico. Para un liberal de corte conservador, una nación es casi como una familia y tiene un valor positivo y profundo. Alrededor de las tradiciones y el simbolismo históricos, los individuos con intereses en conflicto, pueden cooperar y hacer sacrificios para el bien común sin recurrir a una formulación artificial como un Estado impersonal y burocrático. Una identidad nacional recuperada nos da un sentido de una existencia permanente. En consecuencia, un ciudadano que ignore o descarte su nación o nacionalidad, como el hombre que abandona su familia o su fe, es un peligro en potencia porque se convierte en víctima de cualquier pasión o ideología extremista con la que se cruce. Yo siempre he dicho que liberalismo sin nación no es posible: para ser libres, también hace falta estar seguros de lo que queremos y para qué y quién lo queremos.

P.- Por otro lado, no es menos cierto que el incienso vertido sobre Obama ya empieza a saturar. ¿Se ha pasado del necesario liderazgo político a un alarmante mesianismo o culto al líder o sólo será un efecto transitorio?

R.- Es mi esperanza de que sólo sea un efecto transitorio. Esto que ocurre con Obama es lo que pasa muchas veces con actores o cantantes famosos. Insisto en que creo que el efecto será transitorio porque EEUU es un país de muchas fluctuaciones. Hubo una época en la cual Bush era considerado casi como un héroe del 11-S y, años después, ya hemos visto cómo quedó todo.

P.- El nuevo Presidente ha anunciado que cerrará el penal de Guantánamo y ya se ha puesto en marcha un plan para ello. ¿Qué razones plantea usted para oponerse a esta decisión?

R.- Para mí es una cuestión jurídica más que de seguridad aunque esto último también será un factor. Yo lo advertí y muchos liberales me atacaron. Hoy, callan, después de que Barack Obama haya dicho que, efectivamente, soltarlos es un riesgo pero que lo asume. Esos reos podrían volver a cometer atentados contra EEUU y sus intereses occidentales. Me opongo porque no creo que la Constitución de los EEUU incluye a enemigos combatientes como beneficiarios del derecho al Habeas Corpus. No existe ni una sola instancia en la historia de la jurisprudencia estadounidense o, dicho sea de paso, anglosajona, en el antiguo Imperio Británico, donde este derecho se le haya aplicado a los enemigos en tiempos de guerra. Parece que mucha gente se olvida de que estamos en guerra, nos guste o no, tanto EEUU como sus aliados. Para los musulmanes radicales, todos somos un blanco.

Segundo, la seguridad nacional es primordial: no hay ningún interés general más imperioso que la seguridad nacional. He declarado en repetidas ocasiones que la seguridad de una nación entera puede, en casos determinados, superar los intereses del individuo. Estoy hablando de tiempos de guerra o insurrección anárquica. El Gobierno de una nación tiene el deber de proteger a los ciudadanos contra cualquier amenaza externa siempre y cuando tenga autorización parlamentaria. Guantánamo no fue ilegal y la administración de Bush no hizo nada ilegal hasta que el Tribunal Supremo de aquel país, por el margen de un voto, fallara lo contrario. Desde ese momento, ya Bush inició los trámites para cerrar ese centro.

Y, en tercer lugar, hay que tomar en cuenta los intereses del Gobierno y esto requiere pensar más allá de si los reos beben dos o tres vasos de agua al día o si comen mal o bien. El acceso que pueda tener uno de aquellos reos combatientes y terroristas a medidas de justicia democrática no pude convertirse en un pretexto para detener o reducir la velocidad de los servicios de inteligencia. Se ha dicho mucho sobre los "derechos humanos" pero poco se ha dicho, por no decir nada, sobre el derecho a investigar y hacer justicia contra quienes quieren liquidarnos en un instante. No me queda más remedio que pronunciarme en contra del cierre de Guantánamo. La solución a esa sentencia hubiese sido promulgar otra ley congresional y establecer otro tipo de centro. Pero ya era muy tarde y el Congreso de EEUU, de momento, tiene una mayoría del Partido Demócrata.

Como recordatorio, dije en junio del 2008 que España está llena, minada de este tipo de combatientes enemigos, musulmanes radicales, y tienen capacidad de atentar en cualquier momento. Espero que sea yo el que me equivoque, al menos esta vez, y no tener que lamentar la muerte de personas inocentes, pero en ahora me temo que se prepara un gran atentado en algún momento contra algún interés occidental.

P.- Si estamos en guerra contra el terror, ¿será Irán el próximo frente o es posible el diálogo y la negociación?
R.- La cuestión iraní es complicada pero para mí se resume no tanto en dialogar por dialogar sino en el establecimiento de un plan para que abandonen, de forma definitiva, su programa nuclear. Se puede negociar pero las negociaciones también tienen que incluir la posibilidad de sanciones duras contra Irán si se estima que sólo quieren sacar provecho y tiempo de la negociación. Y no es que yo esté en contra del diálogo, pero para dialogar se necesitan al menos dos personas y está clarísimo que Irán no quiere hablar y mucho menos reconsiderar sus posturas. Eso por una parte, y luego no podemos descartar, mejor dicho, moralmente no debemos descartar la posibilidad de lanzar acciones militares en caso de un eventual fracaso en las negociaciones. Mucha gente me dice que es peligroso lanzar misiles o iniciar acciones militares en ese país. Mi respuesta es siempre la misma y creo que cualquier liberal podría estar de acuerdo conmigo en que es mucho más peligroso que una teocracia islámica tenga acceso a las armas nucleares.

P.- Desde un punto de vista económico, ¿qué principios liberales están en peligro por la crisis mundial?

R.- Creo que la mayoría de los principios están en peligro porque la crisis mundial ha generado ansiedad y cuando la gente tiene miedo, casi siempre recurren a medidas liberticidas contra los derechos económicos de los ciudadanos. Esto se traduce en, como vemos ahora en los EEUU, más proteccionismo y más regulación. Ya se baraja la posibilidad de limitar los sueldos de los banqueros; algo profundamente anticapitalista y ajeno a los EEUU.

Mi modelo filosófico es el de Lord Bacon: utilidad y progreso. Confío en el progreso ilimitado e irresistible de la ciencia aplicada y de los productos de la industria y creo necesario el expansionismo de la democracia para combatir los genocidios y las amenazas a la estabilidad. Las uniones laborales o los sectarios disidentes en el mundo anarquista forzarán al resto de la humanidad a que comparta sus particulares voluntades si el gobierno evita la fuerza y acepta negligentemente la noción de que solo puede emplear la discusión en su propia defensa. En este sentido, un principio liberal, que incluye la expansión de la libertad, es el que más sufre las consecuencias de esta oleada de proteccionismo socialista. De ahí, no podemos hablar de momento de la libertad económica, política o religiosa. De momento, sólo podemos depositar nuestra confianza en personas del futuro, que estén dispuestas a recuperar el liberalismo que hemos vivido en los últimos veinte años, más o menos.

P.- ¿Qué pueden hacer y qué no deben hacer los gobiernos a la hora de enfrentarse a los problemas derivados de la recesión?

R.- Bueno, un Gobierno no debe crear falsas expectativas sobre el empleo y sus "medidas" anticrisis. En términos más económicos, estamos viviendo una crisis de grandes proporciones en un mundo cada vez más duro y competitivo. Estamos ante una recesión generalizada y un descenso mundial en relación con cualquier actividad económica. Los premios ante nosotros son pocos y tenemos que esforzarnos si queremos ganar. Los trabajadores españoles muchas veces se quejan de los bajos sueldos: pero deben saber que el mundo no compra nada por ser americano o español o británico sino por la calidad de un producto o, por lo contrario, bueno, bonito y barato. Exigir más incrementos salariales es una de las medidas y recomendaciones más irresponsables que puede hacer cualquier ciudadano o gobierno, por muy tentador que sea. La realidad es bastante dura: los trabajadores españoles no son competitivos y no tiene nada que ver con las horas que trabajan sino porque la productividad es nula. El Gobierno debería fomentar la productividad y seguir reduciendo el sindicalismo trasnochado, propio de una época industrial que ya es irrelevante e inexistente. Los ciudadanos deberían elegir verdad y dureza y menos ilusión, que no nos lleva a ningún sitio duradero. Hay que despertar y relegar al olvido los sueños de ayer, empezar de nuevo, como incluso dijo el presidente de EEUU, Barack Obama.

Los gobiernos deberían reiniciar la lucha contra los peligros de la inflación, meterse más contra el poder de los sindicatos, y ejecutar recortes en el gasto público desorbitado que tenemos en España, por ejemplo.

Deberíamos aprovecharnos del mercado mundial y hacer que nuestros productos sean más competitivos. Eso es una tarea bastante difícil porque estamos en la Unión Europea, que ya de por sí es una institución muy poco democrática y menos aún competitiva. Eso significa, y sé que mucha no le gusta cuando lo digo porque es normal, más recortes de todo tipo. No podemos hacer nada contra el paro, pese a quien le pese. Nada, cero. Lo que sí podemos hacer es crear un ambiente más competitivo y menos inflacionista.

Permítame hablar de un ejemplo concreto. Todos sabemos que las revoluciones industriales son dolorosas. Lo sabemos de la Historia. La adaptación siempre duele y eso es algo natural y es normal que un ser humano quiera hacer las cosas como antes. Por ejemplo, muchos españoles, como los ciudadanos de otros países, no quieren mudarse ni moverse de donde están. Es una reacción natural. ¿Qué mujer puede dar la bienvenida a tener que cambiar de hogar, separarse de sus vecinos, amigos y familia, encontrar colegios nuevos para los hijos y tener que experimentar para ver cuál es el mejor panadero y carnicero de la ciudad? Pero la verdad es que los cambios forman parte de la vida real.

Los cambios de este tipo son fundamentales para nuestra supervivencia. La gran prosperidad de España a partir de los años 50/60 jamás podrían haberse realizado de no ser por el hecho de que nos tuvimos que pasar de una sociedad fundamentalmente agraria a un país industrial y de servicios. Eso sí: el Gobierno debe hacer todo lo posible para que esos cambios sean más tolerables.

Lo que no se puede hacer es pretender vivir en otro planeta, en otra realidad que no es otra que la del mercado.

P.- En Inglaterra se realizó una encuesta en la que la pregunta era qué líder político, en plena posesión de sus facultades, sería el idóneo para afrontar la crisis en aquel país. La respuesta mayoritaria fue Margaret Thatcher. ¿Cuál elegiría usted para España?

R.- José María Aznar, sin lugar a dudas.

P.- Eso si el PP no estuviese tan mal como está, claro. ¿A qué cree se debe la guerra fratricida en el PP? ¿Es puro personalismo o hay algo más, unas tribus de la derecha irreconciliables y centrífugas?

R.- Las dos cosas: ciertamente hay personalismo, como en toda la política, y esto ocurre hasta en los niveles más bajos de la escala civil: personalismo hay en todas partes y forma parte de nuestra esencia natural. Por otra parte, creo que también hay cuestiones ideológicas irreconciliables. Un liberal de conciencia, sea conservador o no, pero liberal en el sentido español de la palabra, no puede sentirse cómodo con Mariano Rajoy y Alberto Ruiz Gallardón. Debo confesar que le doy la bienvenida a esa guerra fratricida: es lo que tiene no permitir un sistema de primarias, donde estas cuestiones, para bien o para mal, ya se hubieran resuelto.

P.- Actualmente, y visto lo visto, ¿es el PP la mejor alternativa al PSOE? ¿Qué opinión le merecen Rosa Díez y su partido, UPD?

R.- Pues he leído el programa de UPD y no me fío, no me acaba de convencer ni el partido ni la señora Rosa Díez. Es un partido con muchos tintes socialistas y centralistas, y no creo que sea una alternativa viable de momento. Es un partido que ahora está muy de moda entre ciertos sectores de la sociedad madrileña descontentos con el binomio PP/PSOE. Sigo creyendo que el PP es mejor alternativa al PSOE. No porque tengan soluciones de momento sino porque soy utilitario y prefiero que si vamos a tener una mala situación, que al menos apeste menos. Y eso, sin lugar a dudas, nos lo ofrece el PP, que al menos tiene una idea de lo que es España y de que los terroristas nunca deberían compartir las instituciones democráticas. Al margen de los dirigentes actuales a nivel nacional del PP, no podemos olvidar de que hay muchísima gente decente integrada en el PP, que cree en España, que saben lo que somos y no deberíamos ser. A mí no me da ningún corte decir que la mayoría de los ciudadanos afiliados al PP son "gente de bien" en todos los sentidos. No puedo decir lo mismo por el PSOE ó sus afiliados, que parece ser que se preocupan más por el "derecho" a magrearse en público que en los derechos fundamentales de los ciudadanos en países como Cuba, China ó Irán.

P.- Usted ha expresado su optimismo respecto a la aparición progresiva de jóvenes liberales a lo largo y ancho de España. Pero siempre está presente el riesgo de corromperse, de desvirtuar el pensamiento liberal. ¿Qué recomienda a los jóvenes que quieran seguir en dicha línea?

R.- Sí, aunque esto va, de momento, por Comunidades Autónomas. Madrid se ha convertido en una cuna importante del liberalismo, junto con la Comunidad Valenciana, otro bastión del liberalismo de centro derecha. Hace ya dos años, dos jóvenes del sur, en concreto de Andalucía, progresistas ellos, me dijeron que "hasta los taxistas jóvenes en Madrid ponen la COPE más que la SER". Y lo cierto es eso: somos una ciudad abierta a nuevas ideas, con ganas de mejorar, y con unas tasas de formación superior a las de muchas otras ciudades españolas. Hay muchos riesgos, no obstante, de que se desvirtúe el pensamiento liberal. Esto ocurre cuando los anarquistas intentan infiltrar el pensamiento liberal, o cuando lo hacen personas falangistas que tienen más que ver con un socialista que con un liberal. Lo que yo siempre recomiendo es lo mismo: leer, leer y leer, formarse, opinar, y también hay que aprender a detectar lo que es y no es liberalismo, saber decir "No y no" cuando haga falta y ser valientes con las ideas. Entiendo que muchos jóvenes se corten cuando tengan que opinar sobre recortes salariales. No creo que haya nadie en su sano juicio que disfrute un recorte salarial o tener que defender la idea en una facultad llena de jóvenes que, como es lógico, se ven pobres o piensan que en España "se gana poco". Pero hace falta hacerlo, siempre. Una cosa son los amigos y otra muy distinta es los enemigos. Eso es algo que yo creo que hace mucho tiempo que no practicamos y lo digo con toda confianza. En la política hay amigos y enemigos: hay que saber distinguir entre los dos.

P.- Recibió gran parte de su formación en Estados Unidos... ¿Cómo valora hoy esa experiencia?
R.- He pasado importantes años de mi vida, por diversas circunstancias personales, en los EEUU y creo que la experiencia ha sido una de las mejores de mi vida porque he podido aprender cosas nuevas, reactivar ciertos instintos que tenía sobre lo que es y no es liberal, me ha permitido ver los fallos que veo en EEUU y que no quisiera que se repitan en España. También, al revés: EEUU tiene cosas muy positivas que más nos valdría tener si queremos sobrevivir como país en las generaciones del futuro y defender la libertad. También me ayudó a conceptualizar mi preferencia por vivir en España debido a que cuando uno vive entre dos países puede hacer comparaciones que, aunque personales, nos ayudan, precisamente porque son personales. Uno de mis retos personales es convencer a más jóvenes españoles que se lo puedan permitir a pasarse un año o dos en EEUU estudiando, al menos un máster. Más bien porque (no lo sé tanto ahora) pero hasta donde yo sé, las universidades allí son mucho mejores que las españolas debido a su alta competitividad y, claro, hablo de las privadas, que son mejores en EEUU que las públicas. Pero me gustaría ver más presencia española porque es indudable que aquí tenemos a muchos jóvenes bien formados que podrían hacer cosas ejemplares en EEUU y darle un buen nombre a España. Esto, de hecho, lo han hecho muy bien los indios, y en muchas universidades americanas tienen fama de laboriosos y bien formados, como los coreanos. España tiene muy buenos ingenieros y arquitectos; no estaría mal exportar a algunos por un tiempo a ciertas universidades de los EEUU para que vuelvan aquí con una perspectiva que nos ayude a todos en conjunto. Me siento muy orgulloso de haber dado, en mi universidad, la imagen de un español de derechas, ya que muchos universitarios allí pensaban que todos los europeos eran unos socialistas sin remedio. Era un honor, para mí, el hecho de que muchos compañeros de la universidad me consideraran una especie de Cánovas español a lo siglo XXI.

P.- Es bien conocido que está inmerso en la creación de un nuevo agregador para liberales en Internet. ¿Qué nos puede adelantar de él?

R.- Pues varias cosas. El nombre del agregador es Liberalismo Democrático porque defendemos el liberalismo, la expansión de la democracia en apoyo a los países que no la tengan como Cuba, y también porque vamos a defender las ideas del liberalismo bajo el imperio de la ley, con limitaciones parlamentarias y controles. No vamos a tener los amiguismos endogámicos que se han visto en Red Liberal. Vivimos en un país donde si se quiere este tipo de personalismo mezquino y pasarse el rato calumniando con falsedades a los demás ya existen los patios de vecinas.

Por otra parte, he tardado mucho en abrir esa página del agregador porque quiero construirla yo y ya estoy aprendiendo HTML. Ya tengo una idea de su diseño, etcétera. Y, por último, que vamos a dar la batalla contra los apologistas anarquistas del terrorismo anti-Estado, y contra todo individuo que pretenda mezclar liberalismo con lo que no es.

P.- Gracias por responder a estas preguntas, Alfredo. Tiene la última palabra.

R.- Sólo quiero darle las gracias por esta entrevista y animar a todos mis lectores amigos a que se suman a la lucha contra la pobreza de ideas que sufre el liberalismo español, que quieran defender nuestros intereses nacionales en el exterior y en el interior. ¿Cabe alguna duda de que España sufre de una clase política impresentable a nivel nacional? Tengo esperanza en la juventud de este país; pese a todos los informativos negativos, sigo pensando que la juventud española es, en muchos aspectos, una gran esperanza para la libertad. Y los jóvenes de mi edad y menos deben tenerlo claro: no hay ninguna otra formación que más represente un espíritu juvenil, porque creemos en el progreso auténtico, sin trabas y sin complejos administrativos. Una parte de nosotros seremos la clase política de mañana: nuestros padres nos dejaron un gran legado pero ya carecen de ideas para hacer frente al nuevo mundo en el que vivimos. Ahora nos toca seguir mejorando y construyendo sobre los cimientos sólidos que nos legaron. Muchas gracias.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

"Mi modelo filosófico es el de Lord Bacon: utilidad y progreso. Confío en el progreso ilimitado e irresistible de la ciencia aplicada y de los productos de la industria y creo necesario el expansionismo de la democracia para combatir los genocidios y las amenazas a la estabilidad."

Esto es interesante y creo que es un punto que distingue a los liberales europeos versus los liberal conservadores a lo estadounidense. Por ejemplo a pesar de que aquí esto se pueda considerar neocon, porque lo es, creo que un europeo al lado de un americano conservador sigue siendo mucho mas liberal en todos los sentidos.

Por decirlo de otra manera para que se me entienda: en EEUU una persona como Alfredo, creo, estaría en el centro. Porque por lo que yo tengo entendido, hay republicanos MUY socialmente conservadores en todo, ultrareligiosos, etc y luego están los "rockefeller republicans", más liberal, un poco más, en lo social, monetaristas ortodoxos en lo económico y halcones en politica exterior.

Creo que aquí tenemos un buen prototipo del típico liberal europeo (que no europeista jeje).

Saludos

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=qMhYF5qIxbg

mirate esto y me dices si lo apoyas,

Alfredo dijo...

@Anónimo:

No sé si seré de centro pero lo que sí sé es que no podemos permitir un boycott permanente de los socialistas contra la ley, los derechos individuales y fundamentales porque son inalienables, así como el hecho de que son ellos los que van a provocar la mayor tasa de paro de la Historia de España.

No les interesa proteger los derechos del ciudadano de a pie en este país: y, es por esa actitud, que hoy, tantos de nuestros ciudadanos se ven obligados a aceptar un futuro sombrío.

En virtud de todo eso, que ya ha ocurrido, y que los únicos responsables son los socialistas.

Todas las medidas irresponsables del PSOE la tumbaremos si ganamos las próximas generales: para devolverle a los padres el derecho a elegir qué colegios y qué educación quieren para sus hijos.

Por lo menos queremos ampliar las libertades, en vez de reducirlas, en el nombre de la igualdad ficticia, como ha hecho el PSOE. ¿Qué libertad tiene eso de pagar por una educación socialista y monopolista? El servicio educativo ha de ser responsable a los contribuyentes y no a las fantasías nocturnas de Zerolo y Zapatero.

No podemos negar la responsabilidad por dogmas socialistas. Más opciones y más exigencia en la educación es lo que la gente como yo queremos, amén de simplificar la burocracia española.

Yo esperaba que, como ha ocurrido en mi última entrada, algunos se pongan histéricos: en vez de llevar 5 años de gobierno, llevamos ya años de griterío, histeria y fanatismo.

Lo de "monetarista ortodoxo" me llama la atención: es una filosofía muy sencilla que no requiere de dogmas: no gaste más de lo que tiene en la cuenta bancaria, no se endeude.

¿Es eso una ortodoxia? Será que en el 2009 el sentido común se llama ortodoxia.

Sr. Anónimo: el gobierno ha fracasado, porque ha puesto en peligro la razón de ser de un Estado que no es nada menos que proteger a los ciudadanos de la delincuencia, para que puedan ejercer sus derechos fundamentales en paz, sin miedo a que un toxicómano en Gran Vía, muchas veces sin papeles (es lo que tiene papeles para todos), les atraque o incluso, les pegue una puñalada.

Muchas gracias y saludos al espantapájaros.

Samuel dijo...

Alfredo es un personaje digno de una entrevista, no sólo por sus ideas políticamente incorrectas sino por su tesón en defenderlas y su curioso modo de replegarse y atacar siempre de nuevo. Sabia elección.

Por lo general, estoy de acuerdo con lo que dice respecto a Irán, pero dudo que Obama tenga suficientes agallas para encabezar un plan mucho más determinante contra Irán que la Unión Europea. Mantengo, por otra parte, mis reservas con respecto a Guantánamo. Y conservo mi escepticismo con respecto a que pueda hacerse algo a corto plazo por el liberalismo en España, aunque ganas no le faltan.

Si hubiera de quedarme con una cita, aunque hay muchísimas destacables, escogería ésta: "Me siento muy orgulloso de haber dado, en la universidad, la imagen de un español de derechas". Porque imagino que, en Estados Unidos, un europeo de "de derechas" debe de ser una rara avis y difunde una figura amena y sorprendente. Más sorprendente todavía debe de ser en España eso de ver un "español de derechas" en la universidad...

Saludos!

El Espantapájaros dijo...

Ja, ja, ja... Muy buen apunte, Samuel. ¡Es aún más raro en España!

Alfredo dijo...

"Porque imagino que, en Estados Unidos, un europeo de "de derechas" debe de ser una rara avis y difunde una figura amena y sorprendente."

Es muy difícil sí, pero fue posible. En la facultad conocida como SIPA en Columbia (School of International and Public Affairs), hay muchos europeos y aunque yo no formaba parte de SIPA, los europeos intentaron de organizar un boycott contra mi persona, tachándome de falangista, fascista, racista y los típicos adjetivos. En vez de aislarme, lograron hacerme "famoso" y lo que le molesta a mucha gente es que a mí no me moleste que me tachen de esas cosas porque sé que lo hacen porque estoy defendiendo mis ideas, por muy malas o buenas que sean.

Y sí, es más raro aún en España: recuerdo que en el 2005, los universitarios en la Complutense me tachaban de "versión intelectual de Torrente". No me mosquea: me mosquearía si fuese al revés, si me viésen algo de izquierdista.

La imagen que tienen los estadounidenses de nosotros es más o menos de que los europeos somos "vagos", que somos socialistas, y progres por lo general. La izquierda americana desea que EEUU sea como Europa, mientras que los de la derecha, de ambas esquinas del Atlántico, pensamos en una Europa de las patrias, no en una Europa encabezada por Francia y Alemania.

Sin embargo, yo bien sé que las alianzas con Alemania son tradición patria y esto es un punto muy difícil para mí, sobre todo si tratamos cuestiones antiguas como quién debe controlar el Mediterráneo y por supuesto, Gibraltar, que para mí, es español: aunque si yo, viendo cómo está España, fuese yanito, tampoco me gustaría que España controle esa zona. Pero el patriotismo es indispensable para un liberal clásico: yo quiero una Europa de las patrias, España como España, Reino Unido como Reino Unido, colaborando en nuestros intereses comunes como son el comercio, la defensa de nuestra historia y nuestra cultura contra la invasión migratoria que amenaza con una sustitución de poblaciones.

Lo malo y difícil de esto último es que no debemos nunca caer en la trampa nazi de querer hacer daño a las personas por su raza ni mucho menos: pero, lo que sí podemos, y debemos, hacer, es reiniciar los trámites de expulsiones y limitar, estrictamente, la inmigración, así como endurecer la ley de nacionalidad.


Perdonen ustedes que me desvíe, pero simplemente soy positivo y veo mucha juventud buena a diario (también veo mucha juventud mala, pero no veo diferencia entre un rojete con rastas en La Latina y uno en Nueva York).

Saludos

Anónimo dijo...

Oye nadie le ha dicho a este tal Alfredo que tiene toda la cara de un moro y que le pueden pedir la documentación tan solo por la cara que gasta?

Miguel dijo...

buena entrevista. Es apasionante el odio que Alfredo provoca entre los progres, es un chico con unas ideas sólidas y ya ni saben por dónde cogerle. Que si se parece a Wilders, el diputado holandés, ahora que si parece moro, luego que si se parecía al emperador chino.

Estos trolls no tienen vida propia pero es gracioso verles dar las pataletas cuando se enfadan jaja.

Buen blog,

Saludos,

Anónimo dijo...

Vamos a ir aclarando.

Este es Alfredo:

http://www.wikicu.com/images/4/42/17636_full.gif

Y este es el primer resultado de la palabra moro en google images:

http://www.sinlavenia.com/fotos/MORO004.jpg

Son la misma raza, jolines!!! son casi iguales

De hecho, es del tipo de moro a los que yo llamo "moros renegrios"

Porque un moro normal tiene la piel blanca como cualquier europeo mediterraneo.

Aqui teneis un par de chicos argelinos, tienen mucha mas cara de español ario blanco que Alfredo:

http://lh5.ggpht.com/_jB5hB0P89bE/SGpSjtw03oI/AAAAAAAAAHI/PMz33ruk7nw/DSCN0072.JPG

Geert Wilders, pues no se parece nada a Alfredo, de hecho, sus comentarios racistas sonrojarian hasta a los propios nazis, como un tio tan renegrio y tan moresco se pone a decir que hay que pedirle la documentacion a los inmigrantes por su raza?? No se ha mirado en el espejo el pobre.

Alfredo tiene suerte de no parecerse a Wilders http://lh5.ggpht.com/_jB5hB0P89bE/SGpSjtw03oI/AAAAAAAAAHI/PMz33ruk7nw/DSCN0072.JPG

Por lo menos Alfredo no llega a ser tan feo. NO tiene la cara de cerdo de Wilders, solo tiene cara de morito.

Es cierto que Alfredo tambien esta algo rechinado pero no tanto como para decir que es chino y que no es moro.

Yo no soy un progre, al reves soy facha, y la verdad me hace gracia que descendientes de moriscos que se nos escaparon y no los expulsamos se pongan a vomitar odio contra los moros.

Miguel dijo...

Mira majete, tú no eres "facha" ni nada que se parezca porque un "facha" sabe perfectamente que en España NO hay mezclas. Claro, eso requiere leer a Sánchez Albornoz (entre muchos otros historiadores serios). La verdad es que me la suda las fotos que pones porque yo conozco a Alfredo y no se parece en NADA a la foto esa del moro que pones. Lo que he visto en wikicu son fotomontajes, no al Alfredo que yo conozco porque además le tengo agregado en facebook y hablo con el bastante a menudo.

Aun si fuera cierto que "parece moro" cosa que insisto que no es así, pero aun asi, me parece una pérdida de tiempo estar debatiendo sobre algo que tiene tan poca importancia, por no decir ninguna. Mira yo por ejemplo soy de Barcelona y a mi mucha gente me dice que "parezco" alemán porque soy rubio y de ojos claros. La gente progre como tú se huele a kilómetros. ¿Dirías lo mismo de Katherine Zeta Jones, que es de Reino Unido? ¿Dirías que "parece mora" o que "es mora"? ¿Por qué será que la progresía anti española siempre dice que un español de pelo moreno es descendiente de moros? Eso es de gilipollas y tú no eres ni facha ni nada de eso, eres un progre porque esa idea que destilas es propia de una persona de izquierdas.

Mira Gordon Brown tiene el pelo rizado y es escocés, ¿dirías que "parece moro?" Venga ya tio, deja de decir tonterias que a nadie le interesa y nos interesa hablar sobre ideas políticas, no sobre fisicos. A mí lo que me parece es que ciertas personas tienen demasiado tiempo para escribir chorradas.

Anónimo dijo...

Quedas en ridiculo.

Sobradas pruebas hay.

Cualquier moro es mas blanco que Alfredo.

Así que a patalear y a lloriquear.

Miguel dijo...

No si a mi me da igual anónimo: yo no soy como los progres que siempre se están fijando en cosas tontas. Lo que pasa es que me parece super gracioso que algunos no tengais otra cosa que criticar, decir o atacar con respecto a Alfredo, y también resulta un poco pedante que se digan tantas mentiras cuando los que sí hemos vistos fotos actuales y reales (no montajes) desmienten todo eso.

Menudo troll estás hecho jeje. Es lo que tiene ser un hijo no querido que en otra circunstancia más libertaria hubiese sido abortado sin dilaciones.

Anónimo dijo...

Chico, no te das cuenta de lo tontitos que quedais con tanta facilidad los cristiani-fachi-cavernicolas?

Cuando comprenderás que sois una minoria ridicula!!! solo servís para que nos riamos la gente normal.

Anónimo dijo...

si es verdad cualquier moro es mas blanco q alfredo, este individuo es retrasado mental y encima es feo de cojones jajaja,asi q hay q mandarle con su familia es decir con la mierda,mirarle aqui

http://politeia.blogsome.com/2008/09/03/robado/

Anónimo dijo...

si es verdad cualquier moro es mas blanco q alfredo, este individuo es retrasado mental y encima es feo de cojones jajaja,asi q hay q mandarle con su familia es decir con la mierda,mirarle aqui

http://politeia.blogsome.com/2008/09/03/robado/

Anónimo dijo...

No entiendo,

Es tan renegrio que se tiene que echar harina en la cara y agua oxigenada en el pelo??

Y luego va un fachitis defendiendole diciendo que noseque de de manipuladas las fotos.

http://www.youtube.com/watch?v=Oez9-eZ7YMk

Vamos que este pavo no tiene cara de Mojamé Albutafingui, lo flipais

Benjamin dijo...

uff sí sí, vamos igualito al moro que tú pones como su parecido hombre pero por favor jajaja qué ridiculo eres, no sabia yo que los moros tenian los pomulos colorados jaja.

ahora para los progres resulta que parecerse a Colin Farrell (irlandes de pura cepa) es ser moro...haces el ridiculo chato ademas no sé qué es lo que quieres demostrar pues ni soy amigo de Alfredo ni soy facha como tu dices de hecho seguramente en algunos temas sea mas de izquierdas que tu y odio la ideologia anticuada de alfredo pero no me vale cuando la gente ataca solo por atacar y sabes por que? pk a la hora de la verdad deberiamos centrarnos en como derrocar o desacreditar a los racistas y si queremos combatir contra todo eso, no conviene reducirse a insultos o descalificaciones personales. Mucho mas fuerte que todo eso es el amplio historial de fascismo de este individuo. Y ya que estamos hablando de moros, para mi Aznar sí que la tenia y Güemes.

Bueno no jeje, yo soy de la opinion de que los moros de verdad son muchísimo más guapos que estos fascistas.

Anónimo dijo...

El moruno este de Alfredo, te censura en su web todos los mensajes que pongas demostrando que es un morito.

Eso es otra prueba, porque demuestra que está acomplejado.

No se puede ser negro y nazi a la vez.

Sergi dijo...

hombre también censura todo lo que vaya en contra de sus ideas, yo le dejé algo del PSOE y no me lo publicó.