Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, enero 04, 2009

ADELANTE, ISRAEL

Desde su fundación en 1948, Israel ha sufrido lo indecible y casi siempre en solitario. Sus vecinos árabes jamás aceptaron el equitativo plan de la ONU e invadieron el nuevo país nada más proclamar éste su independencia, pero fueron derrotados. Y su derrota se ha repetido una y otra vez a lo largo de los años, a pesar de que normalmente han atacado Israel, un pequeño país rodeado de enemigos, a traición y apoyados en una importante superioridad numérica. En consecuencia, Israel ha aprendido a defenderse solo y ha conquistado territorios del enemigo en aras de asegurar su soberanía y seguridad.

La Franja de Gaza era parte de esos territorios. Ocupada durante la Guerra de los Seis Días (del 5 al 10 de junio de 1967), en la que Israel aplastó la coalición compuesta por Egipto, Jordania, Iraq y Siria --qué interesante proporción--, se retiró de ella en 2005, en lo que fue algo más que un gesto de buena voluntad, ya que hubo que desalojar a los colonos judíos pagando un alto precio. La corrupta Autoridad Nacional Palestina no pudo mantener el control sobre la zona, actualmente en manos del grupo terrorista Hamas, que la ha utilizado para hostigar a Israel a través del lanzamiento de cohetes y ha creado allí una suerte de Estado terrorista de fanáticos religiosos.

Ante hechos que hablan por sí solos, es vergonzante la incomprensión hacia Israel. Siento desprecio por aquellos que, ignorando todo menos a quién se les ha dicho que tienen que odiar, se anudan trapos de cocina al cuello y lanzan proclamas contra Israel y a favor de los terroristas musulmanes, en una repugnante demostración de antisemitismo, sinrazón y estulticia.

El primer deber de todo Estado democrático y civilizado es garantizar la vida y libertad de sus ciudadanos, lo que conlleva hacer frente a las amenazas externas. Si Israel no estuviera ahora mismo en guerra contra Hamas, sería un Estado inviable. Naturalmente, hay que lamentar la pérdida de vidas inocentes y pedir a las fuerzas israelíes que extremen las precauciones. Pero ponerse del lado de Hamas es una auténtica vileza. Son ellos los que han reventado la tregua y los que se esconden tras la población civil de Gaza, y los que continuarán con sus miserables actividades en cuanto tengan oportunidad y recursos. La Autoridad Nacional Palestina les responsabiliza, con razón, de la necesaria ofensiva hebrea. Esto parecen no entenderlo algunos simpatizantes del pueblo palestino, simpatizantes, más que de ese extraño pueblo, del terrorismo musulmán.

El pueblo palestino nunca ha poseído un Estado y hay dudas sobre su condición misma de nación. Sólo tras el regreso de Israel y los judíos a su tierra nacieron esas aspiraciones. Ahora bien, a pesar de la buena voluntad de Israel (que no se opone a la creación de un Estado palestino), esta gente ha cometido dos errores. El primero, que son un desastre: incapaces de organizarse y de avanzar y de mejorar, una parte de ellos ha perdido el norte y está dominada por villanos. El segundo, que se siguen negando a reconocer a Israel, conditio sine qua non para que prosperen las sempiternas negociaciones.

Mientras que Israel ha mantenido una actitud constructiva y dispuesta a la cesión, Hamas y los palestinos a los que se representa sólo se han reafirmado en su intención de exterminar a los judíos. La negociación es ya imposible. La proporcionalidad no es un requisito exigible, pues si Hamas contara con los medios de que dispone Israel, no mostraría ninguna piedad ni contención y arrasaría con todo. Y el hecho de que su ofensiva sea bastante contundente y verdaderamente sangrienta no pone a Israel al mismo nivel que los terroristas. Actúa en legítima defensa y es un Estado democrático que se mueve conforme a unos procedimientos y cautelas y que intenta minimizar los daños a inocentes.

La invasión terrestre está a punto de dar comienzo. Muy pronto los últimos terroristas de Hamas desaparecerán de la faz de la tierra, muertos, detenidos u ocultos. Soy consciente, como otros partidarios y amigos de Israel, de que todo esto es terrible, de que hay imágenes entristecedoras y dramáticas... ¿Pero qué hacer? Golda Meir señaló: "Podemos perdonar a los árabes por matar a nuestros hijos. Pero nunca les vamos a perdonar el hacernos matar a los suyos", frase que ha de interpretarse a la luz de esta otra: "Siempre dijimos tener un arma secreta en nuestra lucha contra los árabes: el no tener alternativa". Adelante, Israel.

6 comentarios:

Kike dijo...

"Desde su fundación en 1948, Israel ha sufrido lo indecible y casi siempre en solitario" Cuando dices que ha sufrido en solitario supongo que no olvidas que le ha apoyado siempre un tal EEUU, no sé si te suena, primera potencia mundial económica y militarmente hablando. No parece una mala ayuda.

Dices en un momento de tu artículo "tras el regreso de Israel y los judíos a su tierra". Sólo te pregunto una cosa. Si los musulmanes volvieran a invadir España, la cual ocuparon durante varios siglos y donde muchos nacieron y murieron, ¿¿¿usarías la expresión "regresaron a su tierra"??? No sé por qué me da que no.

Por último, no te vayas a pensar que yo soy de esos que van con un mantel anudado al cuello y que su única aspiración en la vida es cómo fastidiar a EEUU. Creo que en mi blog llevo ya un tiempo despachandome a gusto con esos y con otros parecidos jaja

Saludos

Samuel dijo...

Una sólida defensa que sin duda merece Israel en estas horas difíciles, cuando numerosos medios de comunicación occidentales no dejan de manipular las noticias y ofrecer fuentes sesgadas.

Resulta, además, vergonzoso leer titulares referentes a eso de la proporcionalidad: 4 bajas entre los israelíes frente a 400 entre los palestinos. Es como si lamentaran que, en el fondo, no hubiese 400 muertos en cada bando, para ser "proporcionales", o que Israel se conformarse con matar a cuatro terroristas, sin haber puesto fin a los ataques sobre su población, que es el verdadero objetivo. Si les dieran respuestas proporcionales, nunca podrían derrotarles; lo que hay que hacer es atajar el problema. Por supuesto, hay que procurar que haya el menor número de víctimas civiles. No obstante, esto no deja de suponer un dilema moral, ya que los propios terroristas, sin el menor respeto por la vida de sus compatriotas, los utilizan como escudo.

A mí me parece evidente que si desde Gaza no se lanzaran cohetes contras las ciudades del sur de Israel no habría que lamentar ninguna muerte y, por tanto, el verdadero agresor es Hamas.

Adelante, Israel.

Un saludo.

Juan dijo...

Excelente entrada. Y, por supuesto, ADELATE ISRAEL.
Un saludo.

Alfredo dijo...

"El pueblo palestino nunca ha poseído un Estado y hay dudas sobre su condición misma de nación."

En efecto, nunca ha poseido un Estado aunque ya lo tienen: Jordania.

Kike (no se si usted es consciente que "kike" es un insulto anti judio en ingles) pero en fin:

Israel es tierra legitima de los Judios aunque por supuesto no me voy a meter aqui en una discusion teologica...la diferencia entre eso y los musulmanes en Espana es que lo de los moros fue una ocupacion mal recibida. La razon de ser de Espana es precisamente la repulsa contra lo musulman. Un Espanol que no repudie el Islam y esa maldita ocupacion de casi 8 siglos en ciertas partes de la peninsula no merece llamarse espanol porque desconoce la historia.

Como usted bien dice: "la ocuparon" pero nunca fueron sus legitimos duenyos. (Escribo ny porque mi teclado es ingles)...y no tengo tildes.

Asi que por lo tanto, no tendria sentido decir "regresaron a su tierra" porque nunca fue su tierra legitima. Y si quiere que le explique por que esto es asi, me avisa porque no me las doy de listo pero no hay quien me gane en este debate historico (porque es un tema que llevo estudiando desde que tenia 10 anyos) y ahora tengo 27. Muchos nacieron en Espana, cierto, no por ello eran hijos legitimos de Iberia/Hispania.

Adelante Israel. Espero ademas que tengan el suficiente valor para intervenir en Iran: ya va siendo hora.

octopusmagnificens dijo...

La invasión ha comenzado y las Fuerzas de Defensa Israelíes combaten a los terroristas de Hamas sobre el terreno. Vamos a conseguir una gran victoria. Los objetivos son matar a todos los miembros de Hamas que sea posible y confiscar o destruir sus armas. Cuando haya concluido, esta operación punitiva dejará a Hamas política y militarmente bajo mínimos, casi en estado vegetativo. Hay que escarmentar a los activistas y al pueblo que los cobija. Hay que mortificarlos. Las armas están hablando y no deben silenciarse. Adelante, Israel.

El Espantapájaros dijo...

Kike:

Gracias por el comentario discrepante. Puesto que Alfredo ya ha respondido de forma clara y tajante a la pregunta sobre el "regreso a la tierra" y yo no podría añadir mucho más, sólo hablaré sobre Estados Unidos.

Está claro que sin su ayuda Israel habría sobrevivido a duras penas..., pero esa alianza no surgió porque sí. Los judíos supieron cultivarla con mucho trabajo y se han esforzado por conservarla. Siempre me ha emocionado sobremanera un discurso de Golda Meir en el que pide ayuda económica a los americanos en el marco de una colecta. ¡La dignidad con la que esa gran señora solicitaba dinero para salvar a su pueblo! Incluso Obama estará siempre de su lado. Es mérito suyo, no una dádiva o un capricho de Estados Unidos.

Por otro lado, Estados Unidos no ha intervenido físicamente para apoyar a Israel en sus guerras. Esto es similar a la posición que mantenía antes de entrar en la Segunda Guerra Mundial: estaba con Gran Bretaña pero sin declarar la guerra al Eje, y era ésta la que tenía que defenderse de los alemanes por su cuenta y riesgo. Al final, Israel está solo.

Samuel:

Creo que es necesario desmontar el manido argumento de la proporcionalidad, más que nada porque es imaginable lo que pasaría caso de tener Hamas armas más potentes, quizá suministradas en su momento por Irán, que también busca la destrucción de Israel. Es un peligro en potencia demasiado grande. Me sorprende que haya quienes no se den cuenta de eso.

A ciertos periodistas sólo les importa escribir la crónica dramática y mostrar la imagen de niños muertos..., siempre y cuando sea Israel quien lleve la iniciativa. Hamas ejerce sobre esa zona un control despótico y seguramente muchos palestinos habrán caído por su culpa, directa e indirectamente. Que Israel se defienda no es un crimen internacional. Sin embargo, sí lo es cobijarse tras la población civil como hace Hamas.

En "El Mundo", últimamente, sólo están entrevistando a palestinos y dando espacios para artículos a propalestinos (como el disparatado profesor de Relaciones Internacionales que escribe hoy) que sueltan las mayores chorradas.

Juan:

Gracias. El problema es que los que apoyamos a Israel somos una minoría, al menos en cuanto a capacidad de difusión y presencia. Seamos, por lo tanto, una minoría ruidosa, razonada y bien informada.

Alfredo:

Si grupos como Hamas no existieran los problemas de los palestinos serían menores y podrían terminar de construir su tan --al parecer-- ansiado Estado. Pero en lugar de eso deciden votar a Hamas y propugnar la destrucción de Israel. Es un comportamiento tan estúpido como infructuoso.

Irán colabora con el terrorismo en su lucha contra Israel y Estados Unidos. Si llegara a obtener armamento nuclear, el desastre podría ser enorme. Hay que pararle los pies cuanto antes. 2009 podría ser el momento. Hace bien Israel en precipitar las cosas: es el principal amenazado por Irán.

Gracias por la respuesta a Kike.

Octopus:

En mi opinión, no hay vuelta atrás en la operación. O Israel golpea a Hamas hasta dejarlo, como bien dices, en estado vegetativo y sin capacidad de respuesta, o los terroristas obtendrán una victoria moral y reanudarán sus atentados. No me cabe la menor duda de que el Ejército israelí ha aprendido de las lecciones de Líbano.