Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, noviembre 30, 2008

EN DEFENSA DE LA PRESIDENTA

Esperanza Aguirre sale ilesa de un salvaje atentado terrorista en la India y sus adversarios políticos la tildan de cobarde porque no ha permanecido allí a la espera de la evacuación del resto de la delegación española. Nunca dejarán de asombrarme los habitantes de la caverna, pues aunque siempre actúan con arreglo a la mala fe, el sectarismo y la ignorancia, los grados van subiendo. Es posible que ciertos socialistas y progresistas preferirían haberse desayunado con la noticia de su asesinato, ya se sabe que es mejor una leyenda muerta que una viva; su descaro alcanza el paroxismo. A ellos les importa bien poco la salud de la "liberal de pacotilla", como diría el candidato socialista de las patillas, sin ánimo de crispar ni insultar, por supuesto, que aquí eso sólo lo hace el PP. Sin embargo, a la inmensa mayoría de ciudadanos madrileños nos preocupa el estado de nuestra Presidenta y no vamos a entrar en consideraciones nimias en cuanto a su comportamiento en una situación extrema y peligrosa.

Como todo político, Esperanza Aguirre ha cometido sus errores y sus excesos, y si bien no es liberal en todos los aspectos, ha hecho un gran trabajo en Madrid apoyándose en dicha doctrina. Es decidida, trabajadora y capaz, se mantiene fiel a sus principios y posee la energía necesaria para triunfar. Por eso los socialistas la odian, la temen, es su mayor enemiga, mucho más que Rajoy o Gallardón, dado que la oposición de éstos es invisible. Acusan al Gobierno de la Comunidad de querer privatizar la sanidad. Eso se ha convertido en el lugar común desde donde el PSOE lanza sus ataques. No merece la pena que explique a los sindicalistas y resto de quejosos –que son utilizados como secuaces, como simple carne de cañón— la diferencia entre titularidad y gestión o el contenido del contrato entre la Comunidad y las empresas privadas que ha permitido la construcción de ocho hospitales públicos en un tiempo récord. O no lo entenderían o no querrían oírlo. Por tanto, se impone la comprobación empírica. Que acudan a esos hospitales y ya verán cómo nadie les pide que saquen la tarjeta de crédito. En lugar de hacer esto, pierden el tiempo con violentas algaradas y difundiendo mensajes falsos.

El caso es que si Esperanza se hubiese quedado en Bombay, no habría sido más que un estorbo. No estamos hablando de un general y sus tropas, sino de un cargo político que debe ser evacuado cuanto antes. Ocuparse del traslado a España de los demás miembros de la delegación atrapados en el hotel o en la ciudad compete al embajador, al cónsul y al personal diplomático en comunicación con el Gobierno, no a una presidenta regional que se encontraba allí en aras de promover empresas madrileñas y no, desde luego, para enfrentarse a los terroristas y salvar a los rehenes. Quizá el eurodiputado de CiU, tan mezquino como envidioso, sí que lo haga.

Y resulta cuando menos curioso que utilicen como argumento la cobardía quienes se declaran herederos del Frente Popular, cuyos líderes no resistieron en Madrid (el Gobierno de la República huyó a Valencia a finales de 1936) y se exiliaron al acabar la guerra, llevándose consigo botines robados a particulares y al patrimonio español que nunca repartieron entre los exiliados más necesitados. Por no hablar del destacado papel del PSOE en la oposición antifranquista..., es decir, ninguno.

Además, la Presidenta no se ha puesto ninguna medalla a raíz de este tremendo suceso, no ha venido con ínfulas de heroína. Se ha limitado a narrar su espeluznante y vibrante experiencia, a condenar a los terroristas y solidarizarse con las víctimas y a reconocer su buena suerte. Ni más ni menos. Ella no ensalza su valentía personal, por lo que llamarla cobarde es solamente un insulto gratuito, vomitado por quienes recurrirán a lo que sea para vilipendiarla.

Es oportuno citar una frase atribuida Margaret Thatcher: "If my critics saw me walking over the Thames they would say it was because I couldn't swim". Creo que Esperanza Aguirre estaría muy de acuerdo con ella.

7 comentarios:

octopusmagnificens dijo...

Muy buena la frase de Thatcher, no la conocía.

gutiforever dijo...

Zapatero nunca hubiera cogido el avión de vuelta.
Se hubiera quedado y organizado una cumbre entre los terroristas y las autoridades indias,abierto un proceso de paz, y todos juntos,en torno al Abrazo de Civilizaciones,cantarían Give Peace a Chance con Sonsoles de mezzo y Sabina en el papel de Lennon.
Y coincido en que Esperanza Aguirre nunca debería haber abandonado Bombay.
Tendría que haberse puesto el traje de Lara Croft y tomar ella misma al asalto el hotel.
Claro, que encontrar unas mallas ajustadas a esas horas es complicado....

Nicholas Van Orton dijo...

Nunca se sabe cómo reaccionará alguien en determinadas circunstancias; bueno…quizá es fácil de imaginar cuál sería la reacción de ZP y Pepiño: ♫♪♪Ausonia elástico, mamá, muy absorbente tra la la…♫♫♪
La vice sí que hubiera reaccionado de otra manera, lo reconozco: ♫♫♪Dodot, Dodot, ni gota ni gota…♫♪♪
Saludos.

Alfredo dijo...

"O no lo entenderían o no querrían oírlo."

Dice la Biblia: "el necio es como el dormilón, cuando le dices una verdad te mira con cara de tonto y dice: "¿qué dices?!"

En efecto, no entenderían.

No entraré a valorar la moralidad de Aguirre ni si me "gusta" o no, porque pienso que ha perdido muchas oportunidades. No obstante, de todos los políticos que hay en España, es la que mejor me cae y estoy en plena sintonía con lo que dice en su artículo.

Soy, eso sí, bastante pesimista en la actualidad porque me gustaría que Madrid (y las demas comunidades, sobre todo municipios) tuviesen mas libertades locales y asi bloquear lo nocivo del gobierno central.

van dijo...

Está claro que este blog es para inteligentes, como no sepas ingles te quedas a dos velas sobre lo que dijo la primera ministra.
Los del PSOE y CIU no pretenden ser justos o injustos con Aguirre, ellos solo hacen propaganda y saben que hablan para imbeciles, que le van a seguir la corriente.

El Espantapájaros dijo...

Creo que la frase está sacada de una entrevista.

Para Van, la traducción aproximada es: "Si mis críticos me vieran caminando sobre el Támesis dirían que es porque no sé nadar".

Un saludo y gracias a todos por la visita

Samuel dijo...

Estos sujetos hacen una lectura política de todo acontecimiento y actúan en consecuencia. Blanco no tiene el más mínimo escrúpulo; la noticia no es para él que Esperanza Aguirre haya salvado el pellejo, sino que tenía que haberse comportado como un héroe de cómic. Toca hacerse el valiente. Si hubiera muerto, lo políticamente correcto habría sido elogiar su larga carrera política para demostrar que son unos caballeros. Cuestión de propaganda. El pobre tiene que ganarse la vida.

Un saludo.