Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, noviembre 23, 2008

DE CÓMO LOS SOCIALISTAS TIRAN EL DINERO PÚBLICO POR EL RETRETE

En España nos encantan las polémicas; unas serán estériles y otras no, pero es bueno que haya gente que aún se escandalice ante la estulticia de los políticos. Un tal Barceló ha perpetrado ciertas atrocidades artísticas en una cúpula de la ONU (¿?), equiparables en mal gusto a las realizaciones –léase bodrios— de Kiko Argüello en la Catedral de la Almudena. Si una empresa privada hubiese financiado el proyecto, es decir, si hubiese aportado los 20 millones de euros, a lo sumo yo ahora me mofaría de lo que, honestamente, merece ser calificado como "puticlub de carretera secundaria" (Nico Rey), con todo ese ridículo, hortera mar de colores, tan cutre como casposo. Pero es que el dinero con que se ha llevado a cabo el aborto pictórico y escultórico es dinero público. El PP ha estado acertado al pedir explicaciones al Gobierno acerca de semejante derroche, agravado, encima, a causa de que medio millón de euros salieron de los Fondos de Ayuda al Desarrollo (FAD).

Muñoz Conde, en Derecho Penal. Parte Especial (Tirant lo Blanch, 2007), distingue, para el delito de malversación de caudales públicos, entre conductas de apropiación (art. 432 CP) y conductas de distracción (arts. 433 y 434 CP). El tenor literal del artículo 433, párrafo primero, del Código Penal es el siguiente: "La autoridad o funcionario público que destinare a usos ajenos a la función pública los caudales o efectos puestos a su cargo por razón de sus funciones, incurrirá en la pena de multa de seis a doce meses, y suspensión de empleo o cargo público por tiempo de seis meses a tres años". Así, en este delito, los "usos a que se apliquen los caudales o efectos públicos pueden ser propios ajenos, pero en todo caso distintos a los de la función pública", puntualiza el autor citado.

Aquí, la función pública del medio millón de euros había sido definida por la Ley de Presupuestos Generales del Estado, por lo que no se les podía dar un uso distinto al de los FAD. El Ministerio de Asuntos Exteriores era la autoridad a cargo del dinero, dinero que, a menos que se entienda que el pobre Barceló necesitaba desarrollarse aún más (tanto física como artísticamente), se ha empleado en atender objetivos que realmente poco tienen que ver con los previstos.

No obstante, no tengo claro si la infracción del presupuesto es delito o mero ilícito administrativo. Y, por otro lado, los esbirros de Morotinos han ofrecido toda suerte de excusas, basándose en la diferencia entre Fondos de Ayuda al Desarrollo y Ayuda Oficial al Desarrollo, que controla la OCDE, y en otras triquiñuelas legales. Sea como fuere, lo que es palpable es que los socialistas siempre operan con la oscuridad como aliada y bordeando los límites de la legalidad.

Cabe cuestionar, por último, la oportunidad de una obra así en tiempos de crisis económica: una absurda decoración abocada a deteriorarse y coger polvo y que sólo van a ver cuatro diplomáticos rancios y los burócratas de la ONU, y seguramente los comentarios que hagan en relación con ella serán de burla hacia el artista y de desprecio hacia España por tirar su dinero de esa forma. Una vez más, los socialistas se olvidan de la austeridad que proclaman para poder beneficiar, con el dinero del contribuyente y sin mediar concurso alguno, a los amigachos de la ceja.

4 comentarios:

Alfredo dijo...

Está muy bien citar el Código Penal...lo malo es que en este país no se cumple ni la mitad.

Por otra parte, estoy de acuerdo con lo que dice acerca del monumento. De todas formas, creo que España está mejor cuando personas como Zapatero salen del país y pierden el tiempo (aunque sea tirando el dinero) en estas cosas -- más miedo me da lo que hacen en casa.

Nicholas Van Orton dijo...

Me sorprende que el PSOE malgaste el dinero del erario, ¿estás seguro, Espantapájaros? Si tú lo dices…le daré crédito. Creo que es innecesario entrar en tecnicismos legales— “delito”, “ilícito administrativo”— y entender que esa mamarrachada es un delito de lesa belleza. ¡Suerte que Miguel Ángel y la Capilla Sixtina son anteriores!: no quiero ni imaginar lo que Barceló hubiera perpetrado allí.
Saludos y paciencia.

albertoestevez dijo...

Estoy de acuerdo con el 70% del post, sobre todo cuando se argumenta el derroche de dinero que ha supuesto la obra de Barceló. No entraré a calificarla como buena o mala, ya que la interpretación del arte moderno es complicada y muy personal, pero se me hubiese ocurrido que en vez de pagar a Barceló, la cúpula la hubiesen hecho una selección de estudiantes de Arte, que seguramente se hubiesen llevado mucho menos, lo hubiesen hecho con más cariño y hubiese sido un ejemplo de fomento del arte jóven.


Un saludo Espantapájaros!

Alberto.

van dijo...

¡que bueno!, encontre una pagina igualita a la de Nicholas Van Orton, pero en español.
Que no se entere nadie, pero no se ni papa de aleman.
Supongo que ahora saldré en color.
Saludos.
Una pregunta tonta: ¿que significa URL? Es opcional pero no se lo que es. gracias.