Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, junio 15, 2008

NO PODRÁN. POR MCCAIN Y CONTRA OBAMA (Y II)

Libertad Digital, hace unas semanas, publicó un artículo de Michelle Malkin, una señora que suele criticar a Hussein Obama (le llama Snob-Ama). Recogía el escrito varias meteduras de pata del popular, endiosado personaje. No me gusta hacer de las anécdotas categoría. La excepción presente se basa en que en eso son expertos nuestros progresistas, furibundos enemigos de George Bush, a quien vilipendian y tildan de inepto por haber sido protagonista de muchas escenas graciosas. Muy bien. Aquí tienen algunas pifias de Hussein Obama:

--"A principios de este mes en Oregón, rediseñó el mapa de Estados Unidos: ‘Durante los pasados 15 meses, hemos viajado a cada rincón de Estados Unidos. Ya he viajado a 57 estados. Creo que me queda uno’. Estados Unidos sólo tiene 50 estados..."

--"Obama tiene tantos problemas con las cifras como con los mapas. El pasado mes de marzo, en el aniversario de la marcha del Domingo Sangriento en Selma (Alabama), él afirmó que sus padres se habían unido como resultado directo del movimiento de derechos civiles: ‘Había algo que se movía a lo largo del país por lo que sucedió en Selma, porque algunas personas estuvieron dispuestas a marchar sobre un puente. Así es que se reunieron y nació Barack Obama Jr’.

Obama nació en 1961. La marcha de Selma sucedió en 1965. Su portavoz, Bill Burton, explicaba después que Obama estaba hablando ‘metafóricamente sobre el movimiento de derechos civiles en su conjunto’."

--"Y posiblemente, en la metedura de pata más seriamente preocupante de todas, Obama dijo a la multitud en Portland durante el fin de semana que Irán ‘no plantea una amenaza grave para nosotros’, argumentando que los ‘países pequeños’ con pequeños presupuestos de defensa no nos pueden hacer daño -- para al día siguiente, darle la vuelta a la tortilla y afirmar entonces que ‘He dicho claramente durante años que la amenaza de Irán es grave’."

Además, hay algo que hace que Hussein Obama sea completamente insoportable. Se trata de su fervor religioso. Gobernantes creyentes y practicantes como Bush o Blair, que no se avergüenzan de sus creencias, expresan su religiosidad con humildad y recogimiento, alejando de sí las tentaciones predicadoras o farisaicas, sin perjuicio de que en alguna ocasión tomen el nombre de Dios. En cambio, la religiosidad de Hussein Obama es una religiosidad mal entendida, y ello explica que durante veinte años tuviese como consejero espiritual al reverendo fanático y demente Jeremiah Wright. En 2001, este reverendo justificó el atentado del 11-S y más o menos se alegró. En 2003, maldijo a América lleno de rencor, de odio puro. Y tan era su consejero, que Hussein Obama tituló uno de sus libros (La audacia de la esperanza) sacando la frase de un sermón de Wright. En una fiesta con periodistas, Bush se burló del candidato demócrata soltando que no había podido acudir porque estaba "en la iglesia". Y es que Hussein Obama no puede sobrevivir sin los sermones de sus amados reverendos. Bueno, mientras no sea para ocultar que es musulmán...

Creo firmemente que el sereno McCain puede parar al fervoroso Hussein Obama. Por de pronto, ha tomado la iniciativa, retando a su adversario a diez debates durante el verano. Al republicano le sobran fuerza y voluntad. Y puede jugar, asimismo, la baza de la experiencia, o dejar claro que Hussein Obama no ha sido un senador muy comprometido.

Recordemos la Historia, situándonos en la Guerra de Vietnam. En 1967, el avión de combate que pilotaba McCain sobre Hanoi fue derribado por los comunistas vietnamitas. Severamente herido, le capturaron y torturaron, pero él resistió y no reveló ninguna información. Puesto que su padre era almirante y comandante en jefe de las fuerzas norteamericanas en Vietnam, en 1968 le ofrecieron la liberación. Todo era parte de una operación propagandística destinada a mejorar la imagen del gobierno de Hanoi. McCain lo rechazó, ya que había otros prisioneros de guerra que, habiendo sido capturados antes que él, debían ser liberados, en su caso, en primer lugar. ¿Cuántos años más hubo de soportar la privación de libertad, las torturas, la indignidad? Cinco años. No defraudó ni a su código de honor ni a sus compañeros. En aquel tiempo, mientras McCain sufría brutales torturas, Hussein Obama estudiaba en una de esas escuelas coránicas de las que luego salen terroristas suicidas. Enseñanzas musulmanas para un cristiano con tendencias farisaicas y vocación de profeta.

Un dato: John McCain es un héroe de guerra. Si Hussein Obama es el símbolo del cambio por el cambio, un icono hinchado y superfluo, McCain representa los valores conservadores, el mérito, el coraje, el sacrificio, la camaradería... Las elecciones presidenciales estadounidenses constituirán un duelo entre tales valores morales y el marketing electoral puro y duro. Entre la valentía y la cobardía. Entre el realismo con principios y los ensueños vanos. Entre el saber resolver los problemas de la gente o meter a la misma en fantasías trasnochadas. Estados Unidos tiene la última palabra.

6 comentarios:

AlejandroAlmau dijo...

Obama es una vergüenza para todo occidente y simboliza la ligereza frente a la integridad, su victoria simbolizaría una seria decadencia, esto ya ha ocurrido en España.

Samuel dijo...

Muy ilustrativo. Cada vez da más miedo este individuo, y no porque sea negro, que eso es lo de menos, sino por sus siniestras inclinaciones religiosas y las opiniones que ha manifestado en más de una ocasión.

Después de decirnos todas esas bobadas sobre arreglar el mundo, cuando nos habla de Irán, ¿cómo cree que nos lo tomaremos en serio? ¿tiene él la suficiente sangre fría para enfrentarse al fanatismo islamista, en respuesta a su carrera por hacerse con armamento nuclear? Mccain en cambio parece un hombre de experiencia y espero que esté a la altura cuando ya no queden más sanciones que imponer.

Saludos.

Alfredo dijo...

Aunque yo, si fuera norteamericano votaría por McCain, creo que McCain tiene varios "tics" que no son muy conservadores: por ejemplo el famoso "campaign finance bill" mccain-feingold y algunas otras cosas. Pero creo que tiene dos ventajas para nosotros los conservadores: 1) su política exterior es firme y 2) no tiene pelos en la lengua

pese a todas esas cualidades...pienso que en algunos temas domésticos no sería como un Reagan y sin embargo, parece ser incluso más conservador que Bush (en el buen sentido).

El Espantapájaros dijo...

Lo que dice Alfredo es verdad. McCain, en realidad, no responde al arquetipo republicano, aunque así lo parezca dada su edad y algunas salidas de tono. Pero ya he dicho que, sin conocer a fondo sus propuestas domésticas, prefiero alabar la política que espero adopte en el exterior, más continuista, si se quiere, con la línea de Bush y reparando algunos errores de éste.

Así está Murcia dijo...

A mi, cuando una persona se endiosa tanto... pero tiene un gran problema, le ha apoyado ZP

Nicholas Van Orton dijo...

Como bien dices, muchas de las tonterías que explica Obama son fruto del marketing político. Sin embargo, a la hora de la verdad, no le quedará más remedio que continuar con determinadas políticas. En el caso de Irán, por ejemplo, creo que al haber conseguido que más del 60% de su apoyo financiero provenga de lobbys judíos no tendrá otra opción que aplicar lo que todos presumimos. En cuestiones de otra índole no podrá favorecer a minorías étnicas o aplicar bobadas trasnochadas. No dudo que Obama se crea el nuevo Luther King, pero en versión desteñida: los tiempos son otros.