Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, junio 29, 2008

EL PARTIDO, EL GAFE Y LA PEREZA

El entusiasmo con lo del fútbol, en estos últimos días, se ha desatado. Los noticiarios se repiten: las calles desiertas, el maleficio roto, nuestros jugadores... Qué gran tostón. Está bien que los españoles nos llevemos tantas y tan variadas alegrías deportivas, pero a veces parece que el país vive obsesionado con ello, pendiente sólo de glorias realmente efímeras y, en el fondo, escasamente beneficiosas para el español medio, aunque aporten buena publicidad a España y algo de relevancia internacional. Dicho lo cual, ojalá gane España, todo sea por la satisfacción nacional.

Viendo en Mallorca, a ratos, el partido contra los rusos, descubrí en el palco a María Teresa Fernández de la Vega. No sé si fue producto de mi imaginación, pero advertí que lucía una chapa con la bandera de España en la solapa de su blusa rosa. Que alguien me confirme el dato. El tema de España, con sus símbolos y sentimientos, solamente está bien visto por los progresistas más extremos cuando Zapatero tiene que ganar elecciones o cuando se trata del deporte, que para algo lo retransmite Cuatro y hay que darle color a la cosa.

El Gobierno ha vivido hasta ahora en una especie de tregua, disfrute que debe al PP, que, mejor o peor, ya vuelve a la carretera, y al campeonato de fútbol. Los problemas se acumulan y Zapatero, siempre de vacaciones, no hace nada, a lo sumo concede extensas entrevistas a El País. Desde su investidura, el Presidente y su Gobierno no están por el trabajo y la actividad, y lo mismo se puede decir de la mayoría gubernamental en el Congreso de los Diputados. Hay que exigir responsabilidades y pedir que el Gobierno ponga los remedios que estén a su alcance a la crisis y que acometa reformas necesarias. Y que dimita Mi Hembra y nos devuelva el dinero que cuesta ese circo al que osa llamar Ministerio.

Cuando esto se publique, el partido ya habrá empezado. Zapatero, que tiene fama de gafe, ha acudido pese a las peticiones en contrario. Por tanto, hoy confirmaremos o no su mala sombra.

4 comentarios:

braincrapped dijo...

La selección ganó a pesar de ZP, algunos dicen que gracias a que anuló el gafe el talismán de Juanca.

Nicholas Van Orton dijo...

No deja de sorprenderme que determinados símbolos — una bandera, por ejemplo— levante tanta polémica y esté sujeta a manipulaciones tan burdas.
ZP continúa en hibernación estival, pero el resto no le va al zaga, estimado amigo. Entre el fútbol, las vacaciones, el sol, los chiringuitos y la paella, la vida continúa con el mismo ritmo comatoso. Espero que el otoño anime el cotarro, porque semejante tedio es difícil de soportar. Por suerte, Bibiana se esfuerza en demostrarnos su vis cómica; ¡y lo hace de maravilla! Creo que es el comienzo de una buena amistad que forjaremos a golpes de carcajada.
Saludos.

Samuel dijo...

Bueno, las cosas que se han dicho de España en medios del grupo PRISA después de que la selección ganara la Eurocopa es de una hipocresía y un cinismo vergonzosos. Parece que la exaltación patriótica sí que es justificable cuando se trata de asuntos futbolísticos y se emite por la Cuatro.

No pierden ocasión de hacer política con el deporte. Y Zapatero es el primero que, en lugar de hacer un discurso nacional, ha utilizado la victoria como una justificación de su gobierno y su visión optimista del mundo. Lamentable.

Saludos.

Persio dijo...

El poder magnético de este gafe parece que pierde fuerza. Esperemos que no recargue sus baterías.