Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, marzo 16, 2008

ZAPATERO NO ES EL TONY BLAIR ESPAÑOL

Ni siquiera en la sonrisa (la de Zapatero es más falsa que un duro de madera). Esta semana he leído un opúsculo de Tony Blair titulado La Tercera Vía; es una obra breve que persigue ilustrar lo que es esa socialdemocracia modernizada y pragmática representada por el Nuevo Laborismo. Con sencillez, Blair expone cuáles son sus valores (justicia, solidaridad, compromiso mutuo) y cuáles sus políticas. Muchas son políticas sociales necesitadas de un resuelto intervencionismo estatal, pero prácticas y bien pensadas, sin rastro de la obsesión de controlar y regular todo. Además, el británico escribe cosas que pondrían los pelos de punta a Zapatero, como ésta: "Los derechos que disfrutamos son un reflejo de los deberes que tenemos: derechos y oportunidades sin responsabilidad son fuente de egoísmo y codicia".

A Zapatero eso le sonará, seguro, a fascismo puro y duro. Él, que nos ha regalado tantos derechos sociales, con los cuales nos obsequia a la par que nos hace más dependientes y serviles. Él, que nos ha traído leyes de marcado carácter social carentes de recursos para su buen desarrollo. Él, que cree firmemente en que todo se arregla con la varita mágica de la legislación social, y no con una mejor educación--el retraso histórico--o con más libertad de los ciudadanos--no nos considera responsables--. No, Tony Blair está a años de luz de Zapatero, pues valora la capacidad del ciudadano y la quiere fomentar. "La principal fuente de valores y ventajas competitivas en la moderna economía es el capital intelectual y humano", y ahí es donde invierte Blair, olvidándose de nuevos contratos del hombre con el Planeta.

Nacen más diferencias en el ámbito de la política exterior. En tanto que Blair defiende el internacionalismo y abraza las ventajas de la globalización, Zapatero se alía con las tiranías del Tercer Mundo y se envuelve en un trapo de cocina a cuadros (el llamado pañuelo palestino). No obstante, ahí tenemos la noticia de Bush felicitando y llamando a un Zapatero extasiado ante tal acontecimiento. Y hay gente que se muere por ver a nuestro menguado, cutre Blair español deshaciéndose en reverencias ante el próximo Presidente de los Estados Unidos.

8 comentarios:

BabyBoom dijo...

MUY IMPORTANTE, PÁSALO. El Último Discurso de Rodríguez Zapatero Fomenta la Violencia Contra lo Español en las Aulas de Cataluña: http://ciudadanosenlared.blogspot.com/2008/03/rodriguez-zapatero-fomenta-la-violencia.html

Algunos profesores empiezan a enseñar a los niños que "rotular los comercios en castellano es franquista".

Andrés dijo...

Es que Blair es socioliberal; un abanderado de eso que llaman "Nuevo Progresismo" tan en boga entre las filas del Partido Demócrata Americano. Lógicamente la izquierda británica nos parece más responsable y cabal, por el mismo hecho de ser liberal, puesto que en Gran Bretaña no existe el socialismo en el sentido amplio (socialdemcoracia). Un saludo, colega jurista.

octopusmagnificens dijo...

En esta segunda legislatura y con la experiencia ganada yo quiero ser optimista y me inclino a pensar que Zapatero virará un poco hacia el centro. Por cierto Espantapájaros, eres muy magnánimo con Rajoy…

El Espantapájaros dijo...

Andrés, ojalá nos tocara la inmensa suerte de que el Partido Socialista se reformara en el sentido del Partido Laborista inglés. Pero eso son imposibles.

Es verdad, Octopus. He leído tus últimas críticas y no puedo dejar de darte la razón en muchas cosas. Pero me pregunto: ¿Quién podría suceder a Rajoy de forma exitosa? A día de hoy, ni Aguirre ni Gallardón podrían cubrir por sí mismos todo el espectro de tendencias del PP y hacer un partido fuerte y unido, cosa que Rajoy ha logrado, aunque haya perdido. Y, que yo sepa, no hay ningún líder incipiente del PP, joven y carismático, que pueda desempeñar ese papel.

Por otra parte, no creo que la edad sea un impedimento, pero el problema que, a mi modo de ver, se plantea, es el de la falta de instinto asesino de Rajoy. He estado repasando el primer debate electoral entre Aznar y González. Entonces se decía que Aznar no tenía carisma frente al gracioso González. Sin embargo, es asombroso cómo llega, se sienta y reparte candela a diestro y siniestro.

octopusmagnificens dijo...

¿Qué hay de Camps? Apenas conozco nada de él pero dicen que pisa fuerte.

Alvaro E. Ortuño dijo...

Pues de Camps contesto yo, que aparte de valenciano he conversado un par de veces con el. Camps es joven (mucho mas de lo que aparenta) y aunque ambicioso, es muchas cosas pero no tonto. Sabe que llegara su momento, es un líder centrado y consolidado que además tiene el apoyo de las organizaciones regionales de lo que podemos llamar periferia. Un consejo no perdáis ojo a González Pons que puede ser un estupendo portavoz, cargo de enorme repercusión mediática y que puede servir tanto al propio Pons como a Camps (su amigo y valedor)

Nicholas Van Orton dijo...

Esa es la esencia del socialismo: crear dependencia. Te pondré un ejemplo: cuando IBM acometió su primera regulación de plantilla, los despedidos fueron el colectivo que más tiempo tardaban en encontrar trabajo. Todos estaban sorprendidos porque el nivel de IBM era conocido. ¿Cuál era el problema?: los empleados estaban acostumbrados a que la empresa satisficiera todas sus necesidades— hogar, seguro médico, colegios para los hijos, seguros de vida, préstamos a bajo interés, etc.—, y al encontrarse en el mercado laboral después de tantos años muchos no supieron cómo afrontarlo.
Cualquier político socialista sabe que lo importante es crear una sociedad adocenada, vulgar, dependiente y sin grandes aspiraciones; y para ello se valdrá de todos los mecanismos posibles: medios de comunicación, ideas descafeinadas y hueras, subvenciones, etc.
Conviene recordar la cita de Churchill: «El socialismo es un sistema cuya filosofía es el fracaso, su credo la ignorancia, su predica la envidia y su virtud la distribución igualitaria de la miseria».
Saludos.

AlejandroAlmau dijo...

La diferencia fundamental entre Tony Blair y Zapatero es que este último es tonto, y no lo digo por insultar, es que estoy convencido de que no es listo.