Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, enero 06, 2008

SALIDA Y ENTRADA

Antes de encarar un nuevo año repleto de incógnitas y desafíos, no está de más echar la vista atrás y hacer balance de lo que nos dejó el 2007. Desde la perspectiva política, fue emocionante la victoria de Sarkozy en Francia (el "emergente y siempre magnético Sarkozy", según lo que decía a finales de enero del año pasado en este espacio) y fue un rayo de esperanza la del PP en las elecciones municipales. Y no faltaron, lamentablemente, las despedidas. Envejecido y cansado, pero querido por su pueblo, al que deja buen legado, Blair abandonaba Downing Street en junio. Por suerte para los que seguimos creyendo en las libertades y en Occidente, Bush seguirá al frente de la situación hasta noviembre de 2008. La muerte de Francisco Umbral, ahora ya en el aspecto cultural, supuso una pérdida irremplazable y dolorosa.

El año 2008 va a ser año de elecciones generales en España. Unas elecciones reñidas y decisivas para el futuro, más que nunca. No hace falta que recuerde a quién voy a votar y por qué. Mi voto para Rajoy es ya incondicional (la expulsión de Zapatero del poder lo exige a gritos), pero no se puede decir lo mismo de mi aprobación si gana las elecciones. En tal caso, habrá que vigilar de cerca a un individuo demasiado inseguro y tendente al complejo y a la falta de imaginación, si bien con sus momentos brillantes. Reconozco que en 2007 el Gobierno no ha hecho tanto daño como en 2006 o 2005, pero es debido a que es un Gobierno de vagos, dirigido por un hombre que no ha trabajado en su vida, que se toma unas abultadas vacaciones en cuanto puede, un hombre así, en resumen, ya no tiene fuerzas para hacerlo peor.

Si me sitúo en el plano personal, temo no suscitar mucho interés. No tengo ni grandes proyectos ni muchas ilusiones, pues las decepciones pasadas pesan en el presente y condicionan el porvenir. Aprobar con buenos resultados los exámenes, seguir con salud, estar con la familia y con los amigos..., tales son mis aspiraciones o mis deseos para 2008 (¡y no son pocos o fáciles de conseguir!), además de, cómo no, ciertas ambiciones de corte literario que espero se concreten pronto. A ustedes, mis lectores, con aprecio les deseo lo mejor.

3 comentarios:

Samuel dijo...

Mucha suerte, querido amigo. A pesar de cómo ha empezado todo, espero que éste sea un buen año y que pronto podamos vernos libres de la incómoda presencia de ZP en la Moncloa. Y respecto al 2007, creo que ha sido un año de muchos cambios. El lavado de cara de Zapatero ha contrastado con la cara que se le ha quedado a Rajoy.

Tampoco nos olvidemos de la muerte del emperador.

Un saludo,

Samuel.

Claudedeu dijo...

En cualquier caso, Feliz Año.

El Cerrajero dijo...

A pesar de todo, tengo esperanza en que el 9 de marzo se produzca el milagro.

Suerte a todas las buenas personas y a la mie*da Rodríguez y sus camaradaZ.