Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







miércoles, enero 23, 2008

AQUÍ SE SIGUE APOYANDO A SARKO, Y CON MÁS FUERZA DESDE QUE ESTÁ ENAMORADO

Con el fin de celebrar su romance con la bella Carla Bruni, en Aragón Liberal les he dejado una reseña de Testimonio, obra de Nicolas Sarkozy. Los malpensados siempre sospechan de los libros escritos por políticos. Lo que yo hago es aplicar una presunción iuris tantum: a no ser que mediante prueba se demuestre lo contrario, todo libro ha sido escrito por su autor, exceptuando los casos en que dicho autor sea un verdadero incapaz y un anormal para el pensamiento y las letras (como José Blanco o José Montilla).

Y, si los hay, suerte con los exámenes, que estamos en época.

1 comentario:

octopusmagnificens dijo...

¡Jajaja! ¡Sí señor! Con más fuerza desde que está enamorado.