Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







jueves, diciembre 13, 2007

MÁS CONTRIBUCIONES

Ya pueden leer mi primera incursión, narrativa y política, en MAZP MAX. Triste Romeo tiene la culpa. Cada informe se complementará con unas notas más personales sobre el tema tratado. Y recuerden que todo es ficción..., salvo lo que no lo es.

1 comentario:

Claudedeu dijo...

Allá voy a leer.