Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, octubre 07, 2007

"COMO EL GRAN PROFESOR QUE SOY"

Estoy acabando de ver la serie de animación japonesa Great Teacher Onizuka (abreviado como GTO). Su protagonista me ha caído increíblemente bien, algo muy importante en una historia que se centra en él totalmente. Un antiguo y feroz miembro de una banda callejera, movido por elevados ideales, decide meterse a profesor. No lo va a tener fácil, porque, amén de indocumentado, es un sujeto alocado, imprevisible. Sin embargo, la directora de una escuela privada necesita a alguien como él, a alguien capaz de hacerse cargo de una conflictiva clase que destruye psicológicamente a todos los tutores que pasan por ella. Como nuevo tutor, Onizuka se muestra pervertido e irresponsable, pero se basa en una mentalidad justiciera y de lealtad hacia sus alumnos que no dejará indiferente a nadie.

En la escuela casi todos son sus enemigos, incluso el profesorado está en su contra debido a su heterodoxia. En cuanto a los alumnos, existe un explosivo núcleo formado por brutos y superdotados que es el responsable del terrorismo escolar que tanto preocupa a la directora. Onizuka se enfrentará a ellos inicialmente, ganando su confianza poco a poco. Además, existen multitud de conflictos personales por resolver, como el del débil freakie Yoshikawa, al que Onizuka impide suicidarse en varias ocasiones. Aunque después de un tiempo obtiene el cariño y el respeto de la mayoría, algunos personajes (Miyabi o el subdirector) continúan intentando expulsar a Onizuka por todos los medios. De este modo, abundan las conspiraciones más surrealistas y originales. Es una comedia sazonada con melodrama.

Especialmente memorables son los capítulos en que Onizuka hace frente a una especie de APA a la japonesa (organización odiosa donde las haya) o los del viaje a Okinawa, donde se puede asistir a un enamoramiento imposible o a una breve redención del subdirector. Es un profesor de maneras expeditivas si se trata de su autoridad o de la vida de sus alumnos, por los que se sacrifica sin excepción. Esta serie enseña que los problemas en un colegio no son siempre académicos, sino también sociológicos, y que un gran profesor ayuda mucho.

3 comentarios:

Ahskar dijo...

Llevo ya un tiempo sin ver ningún anime y ya tengo ganas de encontrar alguno que valga la pena. Y la verdad, lo que cuentas de esta serie me ha resultado en extremo atrayente, dado que no sólo me gustan las series de "comedia absurda" sino que la temática (la educación y la labor de profesor) es algo que me gusta bastante.

En cuanto pueda, la descargaré sin falta.
Gracias por la reseña.

PD: siento mi ausencia últimamente, pero estoy con el ordenador fastidiado por culpa de la tarjeta gráfica, que muy maja ella, ha expirado cinco días después de que caducase su garantía de dos años... "¡manda huevos!"

El Espantapájaros dijo...

Qué bien volverte a ver por aquí Ahskar, que tienes tu espacio algo abandonado, je, je, pero es comprensible con los exámenes y las clases...

"GTO" es una serie sumamente gamberra y divertida, las risas están aseguradas, pero también la reflexión y la identificación, sobre todo para los que tenemos más reciente la época escolar. Sus diez primeros capítulos son insuperables. Sólo tiene 43, por lo que no llega a aburrir o a repetirse en exceso.

Tiene, eso sí, dos pegas. La primera es que, al principio, resulta una serie tan magnífica que, más adelante, no puede mantener tan alto nivel. En segundo lugar, carece de una saga en concreto que destaque sobre las demás y que articule el resto de la historia o una parte. A lo sumo, los arcos argumentales llegan a los cinco capítulos. No obstante, sí hay un hilo de continuidad y todo eso.

Un saludo

El Cerrajero dijo...

Ya verás cuando sea atacado por el monstruo EpC xD