Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







jueves, junio 21, 2007

ANEXOS DE LOS OCHENTA (II): EN LOS NOVENTA

Decir que la década de los ochenta expiró el 31 de diciembre de 1989 puede ser una perogrullada. Pero, a mi juicio, es realmente un error, porque los efectos ochenteros, sus formas y fondos, se extienden más allá de dicha fecha y rigen en películas ya creadas en los noventa: no hay delimitaciones fijas para el estilo. Ejemplos de esto son Depredador 2 y Muñeco Diabólico 2, las dos de 1990, con sus respectivas primeras partes aparecidas en 1987 y 1988. Depredador 2 pasa de la selva a la ciudad para las matanzas. Uno de los feos alienígenas cazadores de hombres se va de safari a Los Ángeles con sus sofisticados cachivaches. ¡Y vaya Los Ángeles! Es la urbe prototipo de los ochenta: dominada por narcotraficantes que desbordan a unos incapaces policías, sin faltar el reportero pesado y sensacionalista. Este violento filme, lleno de pringue, de camisas y pieles sudadas y de humos de alcantarilla, es una maravilla que no se pueden perder. El tráiler, tampoco. ¡Lástima que Arnold Schwarzenegger no repitiera como hombre capaz de poner al bicho en su sitio!

En Muñeco Diabólico 2 asistimos a nuevas desventuras del pequeño Andy, insistentemente perseguido por un Chucky desmadrado y sanguinario. Genial la escena de la fábrica de juguetes, sobre todo cuando la cubren con un cutre efecto especial de nubes tormentosas. En esta página podrán encontrar más información e imágenes de la película, aunque algo centradas en el protagonista, por otra parte adorable y muy valiente.

En la misma línea incluso daría un tercer ejemplo, que es Muñeco Diabólico 3. Siendo de 1991, nada tan ochentero como la estricta academia militar y sus novatadas, los juegos de guerra en el bosque o el duelo final en la feria, con la típica casa del terror de escenario.

1 comentario:

octopusmagnificens dijo...

No he visto ninguna de Muñeco Diabólico pero Depredador 2 claro que sí. No está a la altura de su predecesora, que a mi juicio es una de las mejores pelis de Arnold, pero es una muy digna secuela. Me encanta la escena en la que el extraterrestre se cura las heridas en un baño.