Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, marzo 04, 2007

TIEMPO DE CHAOS

Anoche, casi por casualidad, di con una película en la Cuatro que me interesó a ratos y cuyo argumento es de rabiosa actualidad. En una ciudad del sur de Estados Unidos, dos jóvenes con barrigas cerveceras y una bandera confederada en la camioneta violan y maltratan a una niña negra. Ante la inminencia de su absolución (estamos en el sur, donde aún hay un racismo muy especial), el padre de la niña, interpretado por Samuel L. Jackson, los asesina brutalmente con un rifle automático, por lo que es detenido y juzgado, y los buenos tratarán de que sea absuelto por su enajenación transitoria y los malos--el Ku Klux Klan--de que sea condenado a la cámara de gas. Pero el resto ya no importa. Lo que en Tiempo de matar (1996) salta a los ojos es el dilema de si es correcto o no tomarse la Justicia por su cuenta.

Reconozco que me sorprende la poca delicadeza de Cuatro para con sus socios del PSOE. El Gobierno, aquí proterrorista en vez de racista, concede la prisión atenuada a De Juana Chaos, asesino no arrepentido de veinticinco personas, y van los de Cuatro y, con gran oportunidad, emiten una película que considera legitimado vengarse personalmente cuando la Justicia no aparece por ningún lado, aunque las decisiones que hay de por medio sean legales. Mi pregunta es: ¿Puede ser así? O sea, cuando por culpa de las malas leyes o por culpa de quienes las administran falla la Justicia, ¿sería aceptable coger un revólver, esperar a la salida de un juzgado (o de un hospital) y vaciar el cargador sobre quien te ha arruinado la vida matando a un ser querido? Lo he aventurado antes este espacio; no es tema baladí.

Yo estoy por el cumplimiento de la Ley, pero si ésta no va acompañada de la Justicia en demasiadas ocasiones, comprendería que alguien la buscase por sí solo. En España, las víctimas del terrorismo han confiado ejemplarmente en las instituciones y no han caído en la tentación de asesinar a los asesinos. Sin embargo, su decepción en los últimos tiempos es continua, no ya por nuestro deficiente Código Penal o por nuestros circenses jueces, sino por la actuación final de un Gobierno desesperado y peligroso. ¿Podrán aguantar como hasta ahora?

7 comentarios:

El Cerrajero dijo...

Viendo películas como 'Trece entre mil' uno aprende la grandeza que demuestran las víctimas del terrorismo y su renuncia expresa a la violencia, precisamente, por su confianza en la Justicia y en el Estado de Derecho.

Claro que si esto no es así pues no se que puede pasar...

octopusmagnificens dijo...

He visto esa película pero no me gustó mucho, ni siquiera recuerdo cómo acaba. No puedo citar de memoria el caso concreto pero recuerdo que en los 70 o en los 80 el padre de una mujer a la que habían asesinado esperó al asesino en el aeropuerto, cuando la policía lo trasladaba. Le disparó y lo mató. Fue en los EEUU claro. Pues bien, el juez le dejó en libertad provisional y en el juicio lo absolvieron. En estas cosas todo depende del juez que te toque.

Nicholas Van Orton dijo...

Sabroso tema,espantapájaros, muy sabroso. Yo creo que cuando alguien se convierte en ciudadano se establece un pacto tácito entre Estado y miembros: yo te pago y tú debes darme contraprestación. La seguridad de las personas y el derecho a defenderse son dos de las cláusulas. Por lo tanto, si el Estado se muestra incapaz, deben dejarme el derecho para hacerlo. Ahora bien, no estar conforme con una sentencia no creo que autorice a nadie para ejercer una especie de "recurso de revisión vengativo". Aun así, entiendo que se hiciera, y, en determinados casos, lo disculparía. Sin embargo, azote de gorriones famélicos, si alguien decidiera actuar así, no dudes que TODO EL PESO DE LA LEY caería sobre él, ya que los jueces no consentirían que un don nadie pusiera en cuestión su "insigne y abnegada" labor: a nadie le gusta que le muestren sus miserias. Es un tema complejo; pero sabroso, muy sabroso.
Saludos.

Samuel dijo...

No soy partidario de tomarse la venganza por la propia mano. Ni en un caso concreto, ni por supuesto en términos generales. El problema está en los jueces que tenemos, no en el poder judicial, y deberíamos conservar la esperanza de que algún día... seremos un país con jueces decentes. Si yo fuera juez me daría vergüenza que pasara algo así por mi culpa. Pero aun así, violar esa norma sería dar por muerto el Estado de Derecho, cosa que provocaría en unos la voluntad de calmar los ánimos, sí, pero el Gobierno tendría una excusa perfecta para avalar su tesis de que "estamos en un proceso de paz", o sea, en una guerra. Y quién sabe, incluso podrían llegar a disolver asociaciones de víctimas con la excusa de su radicalidad. Una buena ocasión para que De Juana volviera a sonreír. Yo preferiría no darle ese gusto.

Un saludo.

Tatenokai dijo...

Es cierto que en ocasiones uno siente el deseo de convertir esto en un caso realmente parejo al de Irlanda, sobre todo al comprobar que el estar del lado del derecho y la razón no impide el triunfo progresista, perdón, progresivo de sus postulados. Pero realmente somos no diferentes a ellos, sino mejores. Este sentimiento de frustración no surgiría si el legítimo poseedor de la violencia, es decir el Estado, la aplicase (siempre según la ley). En España no es así y la gente sigue votando a la izquierda. Pues allá ellos. Cada día estoy más convencido de que un país tiene lo que se merece.

Un saludo a todos, y por supuesto que yo estaré hoy en la mani contra este gobierno antiespañol (así como suena).

Anónimo dijo...

Que tal? Veo que escribes todas las semanas NavarraLiberal.lastinfoo.es. Acabamos de crear una pagina independiente de la asociacion Navarra Liberal y nos gustaria que escribas con nostros el articulo quincenal o semanal. Si te interes adespues d ever la pagina escribir con nosotros y formar parte del equipo iondependiente de la asociacion me gustaria que nos escribas a partir del lunes a nuestro amil de contacto info@navarraliberal.com GRACIAS

Anónimo dijo...

es navarraliberal.com