Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, marzo 25, 2007

EN VÍAS DE NEGOCIACIÓN

He podido comprobar cómo funciona la estrategia progresista para suavizar las nefastas acciones del Gobierno Zapatero. Es un proceso en varios pasos y que se sigue casi siempre. Primero, cuando el desaguisado gubernamental firmado directa o indirectamente por Zapatero está reciente, ardiendo, se guarda silencio ante la indignación general. Después, en el momento en que parece claro que el Gobierno ha obrado de la peor forma posible y que no tiene justificación ni perdón, comienzan, tímidamente, a surgir las primeras excusas y argumentaciones extravagantes. Finalmente, se saca a la luz algún recuerdo de la época del PP que, aunque no sea una analogía válida, es empleado como tal, comparando lo incomparable, y los socialistas ya pueden volver a levantar la testa, superando airosos el trance.

Ha pasado con De Juana Chaos, por ejemplo. Una de esas encuestas manipuladas de El Plural lo reflejaba bien: nada más saberse la controvertida decisión, el porcentaje que condenaba la cobardía y el oportunismo (recordemos, en la negociación con ETA todo vale) del Gobierno aventajaba con diferencia al que apoyaba la medida; pero según transcurrieron las horas y aun los días se dio la vuelta a la tortilla y, después de todo, ha quedado por encima el segundo porcentaje. Y pasará, es seguro, con el caso Otegi. El pacifista, con un fiscal haciendo las veces de abogado y que le retiró los cargos, está, en palabras del susodicho valedor, un esbirro de Cándido Conde-Pumpido, "perfectamente en libertad". En futuras comparecencias, Blanco, tan revelador como siempre, dirá que con el PP sucedió lo mismo.

Lo mejor es que los amantes del PSOE se aferran a la legalidad. No lo pongo en duda, el Gobierno se mueve en ese marco, si bien, por qué será, siempre deja caer la balanza de la Justicia del lado de los terroristas, bien con el asesino de veinticinco personas--cuya excarcelación o no estaba en manos del Gobierno--, bien con el líder terrorista de Batasuna--aquí el ejecutor del Gobierno ha sido su envilecido Fiscal General del Estado--. Francamente, o el arreglo con ETA está otra vez en marcha o Zapatero es rematadamente tonto.

2 comentarios:

Samuel dijo...

Pues es complicado encontrarle una lógica, aunque barrunto que debe de tenerla. Si lo atribuimos meramente a la tontez de Rodríguez, creo que nos quedaríamos cortos. Quizás se trata más bien de una ingenuidad intelectual mezclada con perversión moral.

Lo más lamentable es que, pese a que haya mucha gente que conserva la decencia moral, todavía quedan muchos mentecatos predicadores de consignas. Dudo seriamente si alguna vez han indagado asuntos serios, o en sus horas de descanso brindan en honor a la superioridad moral y democrática de excarcelar -excarcelar- a un asesino de veinticinco personas, chantajista y todavía miembro de ETA.

Ojalá quedase, en algún perdido rincón de su alma, una pequeña luz que les redarguyese de sus deslices más que voluntarios. A lo mejor algún día sienten vergüenza.

Un cordial saludo.

El Cerrajero dijo...

Ya a esos 'amantes del P$o€' no les queda ni aferrarse a la legalidad porque Rodríguez el Traidor & The Sectario's Gang incumplen sistemáticamente la legislación vigente.

Además, hay que recordarle que algo con apariencia de legalidad puede ser un fraude de ley y en esto último se ha especializado el P$o€.