Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, enero 28, 2007

TRES SERIES (I)

A menudo, las series de animación japonesa, en general, han sido vejadas y menospreciadas, diría que sin justicia; pero siempre pensé que ofrecen un gran pasatiempo y un estímulo para los sentidos, siendo, por otro lado, bastante trabajadas e ingeniosas. Pretendo hablar aquí de tres. La primera es Detective Conan. Creada por Gosho Aoyama, es un eterno relato (desde 1996 hasta nuestros días) de detectives, con casos intrincados, muy al uso de Agatha Christie, y cuya originalidad mayor estriba en su protagonista, un niño que en rigor no es un niño, sino que ha vuelto a serlo tras haberle suministrado unos misteriosos hombres de negro un veneno experimental en un intento por silenciar al héroe, Shinichi Kudo, promesa en el campo de la búsqueda de la verdad que se las verá con este duro quebranto.

Pasando de puntillas por el rocambolesco inicio, la serie engancha. Su fórmula es la de presentar casos aparentemente irresolubles que el inteligente Conan (nombre que adopta Kudo en homenaje a Arthur Conan Doyle) se ocupa de iluminar sirviéndose de inventos y artilugios y de intermediarios, ya voluntarios, ya forzados. Un planteamiento que, a fuerza de repetirse, se torna en esquemático. Conan emula a Sherlock Holmes, aunque repito que sus casos recuerdan más a Agatha Christie: habitaciones cerradas, trenes plagados de malvados, policías desmañados... Posee una ventaja respecto a otras series de animación japonesa, y es que Detective Conan no se adapta rigurosamente a un género, conteniendo así ingredientes variados (principalmente, además del propio, aventuras y romance).

Un punto negativo de Detective Conan es su longevidad, dando lugar a una reiteración extremada de su antaño potable modelo. El hilo argumental interno, basado en el enfrentamiento de Kudo con la organización de los hombres de negro para hallar un antídoto que le devuelva a la normalidad, no resiste ya los estragos de más de cuatrocientos capítulos y diez películas. Si persisten en no concederla un digno final, esta serie corre el riesgo de, dejando atrás a Conan Doyle y Agatha Christie, sobrepasar a Se ha escrito un crimen.

5 comentarios:

octopusmagnificens dijo...

Esta no me gusta. Espero que alguna de las siguientes sea Samurai Jack, que como Detective Conan también la están echando ahora en Cartoon Network. Samurai Jack me encanta hasta el punto de que algunos capítulos me inspirarían para escribir un guión de cine...

El Cerrajero dijo...

Mi serie japo de todos los tiempos, imbatible por siempre jamás y nunca siquiera igualada es Cowboy Bebop.

La banda sonora ya de por sí es para morirse de gusto.

Ahskar dijo...

Siempre he oido referencias a Detective Conan, diciendo que es bastante simpática. Lo cierto es que es una serie cuyos comics y animes recuerdo desde que empecé a frecuentar las tiendas dodne hay este tipo de material xD

Samurai Jack no la conozco, pero Cowboy Bebop es una gran serie, me encantó.

Yo aprovecharía a recomendar auna serie que últimamente está atrayendo bastante la atención y que ha sido todo un éxito en japon, hasta el punto que se ha hecho una pelicula (no de animación) Es Death Note.
A día de hoy han sacado hasta el capítulo 15 del anime, pero dicen que se resume bastante el manga, aunque a mi me parece una historia perfectamente coherente, quizas un poco recargada pero lo bizarro de la situación engancha. La recomiendo.

El Espantapájaros dijo...

Bueno, es que "Samurai Jack" no es una serie de anime, es decir, no es japonesa, pero tiene una animación atractiva y mucho movimiento, mucha acción. "Cowboy Bebop" es insuperable en todos los aspectos, una obra maestra que incluso se me hizo corta. Y "Death note" no la conozco y prefiero no indagar sobre eso, porque luego me engancho a cosas así y, entre las series de "carne y hueso" y las de animación, ya llevo unas cuantas.

Un saludo

Nicholas Van Orton dijo...

Lamento defraudarles, caballeros; pero yo dejé mi listón muy bajo: Mazinger Z. Recuerdo la banda sonora, que la interpretaba un fulano con un cierto aire "raphaelesco": Mazinger Z es fuerte y veloz, con sus enemigos no hay piedad. Puede controlar la paz, con su energía mortal: ¡fuego de pecho!, ¡puños fuera!
¡Joder, cómo cambian los tiempos!
Saludos.