Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







viernes, diciembre 01, 2006

LOS OCHENTA (Y V): COMPLEMENTO APORTADO POR USTEDES

A lo largo de cuatro modestos artículos sobre los ochenta, he podido tratar los campos que me interesaban de la década: la música, el cine, la literatura y la política. Por supuesto que abandono muchos aspectos en el tintero, como el relativo a las series o, si tuviese alguna noción de moda, a la vestimenta. Pero no encuentro necesario prolongar más esta suerte de vista panorámica. A continuación les ofrezco las consideraciones finales, el complemento conformado por medio de los comentarios que ustedes, amables lectores, fueron dejando en los artículos relacionados con el tema.

"Quizá sea cierto eso que dicen de que cualquier época pasada nos parece más interesante y 'romántica' que la que a uno mismo le toca decir", meditaba Victrix con acierto. Acierto, digo, porque no podría estar más de acuerdo. A mí me atraen los ochenta, a los que pillé en sus postrimerías, del mismo modo que a alguien nacido en 1998 le acabarán atrayendo, seguramente, los noventa. Hay una tendencia a evocar con grandeza el pasado del que sólo tenemos un reflejo, breve cuanto intenso.

Europe, Poison y Motley Crue frente a Twisted Sister. No importa, porque es el mismo estilo musical: ochentero al cien por cien. ¿He oído que un primer Bon Jovi también? Puede ser. En cualquier caso, lo desvergonzadamente hortera está servido en todas las menciones. Me quedo, además, con un aserto de Carajillo, entre nosotros, una persona a la que le gusta bastante la música: "Musicalmente los 80 eran tan cursis y azucarados que a mí me ponen una canción en la radio sin decir ni título ni grupo y te sé decir con un margen de error de un par de año arriba o abajo, de cuándo es". En verdad que uno distingue fácilmente no sólo la música de los ochenta, sino también sus películas.

Los del grupo de la Santísima Trinidad, que de cine saben un rato, obsequiaron a mi artículo sobre cine ochentero con dos jugosas intervenciones. "Entre 1984 y 1986 se realiza una serie de películas de mayor o menor presupuesto que han quedado en el recuerdo colectivo de varias generaciones." Por su parte, el Dr. Jones aludía a películas imprescindibles de la década que yo había olvidado nombrar, entre las que sobresale, claro es, Gremlins (1984). El cine de evasión, el divertimento puro, lo cutre elevado a su máximo exponente, eso es general y esperado en los ochenta, por lo que Octopus coincidía conmigo en destacar Loca academia de policía como un maravilloso filme, refrescándome el nombre de la hermosa mujer rubia de la primera parte: Kim Cattrall. También salió a colación El Resplandor (1980), una obra maestra. Es probable que sea una de las mejores películas de los ochenta, pero en ningún caso la mejor película ochentera.

Menos entretenido fue el debate de la novela representativa de la etapa, siendo la propuesta oficial Cementerio de animales, de Stephen King. La película, y no el libro, fue al final la protagonista. Y ya que Lobo escribe a relato por día, y me permito decir que muy bien, le cito cuando afirmaba que "comparto su opinión sobre Cementerio de animales, en gran audacia describe los tópicos americanos con la carga mágica y sobrenatural de un cementerio (como no, indio)".

En cuanto a Reagan, qué decir de tan magna figura política. Los ochenta serían prodigiosos sólo por él. Yo contaba una divertida anécdota, pero Victrix recordaba una gran frase: "Un comunista es alguien que ha leído a Marx. Un anticomunista es alguien que ha entendido a Marx". Y remataba Van Orton con otro capítulo del anecdotario: "El papel de Rick en la película Casablanca estaba destinado para R. Reagan, pero el estudio, a pesar de tratarse de una película presupuestada como serie B, decidió incluir a Bogart en el reparto para cumplir el contrato. Bogart fue el actor ideal para Casablanca, creo que fue un buen cambio; pero Reagan fue el mejor presidente de U.S.A. para la década de los 80".

De no ser por sus comentarios, que siempre enriquecen y por eso los he querido plasmar aquí, mi recorrido por los ochenta hubiese sido más bien pobre, carente de gracia y falto de contenidos. Ahora, agotado el tiempo de observar desde el globo, puedo poner The Price, la balada por excelencia de Twisted Sister, y retroceder, viajar, regresar al pasado con el fin de, acabado el mirar, sentir los ochenta. Ochenteramente, se entiende.

4 comentarios:

Nicholas Van Orton dijo...

Es un placer participar en tu blog.
Saludos para ti y el resto de parroquianos.

Anónimo dijo...

¡La rubia es Leslie Easterbrook! Kim Cattrall es la que me gustaba a mí, la que se liaba con Mahoney... jejeje.

Anónimo dijo...

hola te estoy enviando este comentario para que te des cuenta, de algo que ya te havia dicho,y que es con referente a la gente de mexico, de que los mexicanos con el dinero ajeno se hacen muy hombres, pero con el dinero propio, de ellos se hacen muy gays, o sea que tal vez el dinero prestado hace mal, es mejor saber cuanto valemos por nosotros mismos, esto no te lo digo para que te ofendas, tal vez no te biene al saco, pero si es para darte un ejemplo, adios

Anónimo dijo...

si eso si es cierto de que en los bancos de mexico, roban a la gente bien a lo descarado, la gente les tiene mucha desconfianza, ellos despues de robar legalmente, segun dicen ellos, ya nada se puede hacer, ellos amedrentan a la gente de mexico y tambien insultan a la gente extrangera, es un pais muy, controversial, pero de seguro se se le ve que son muy rateros, los trabajadores del banco de mexico, ellos hacen muchos negocios con sus amigos los rubios y pelirrojos gays, de estados unidos y europa, les ayudan a robar legalmente, y se van con lo robado para miami hawai francia, despues de todo los politicos mexicanos les ayudan por una paga, son muy descarados no le importa pelear, porque se pagan las tan quebrantables leyes mexicans, bueno creo que despues de todo no quiero estar de acuerdo contigo, con respecto a eso de que el pais de mexico es un pais muy agradable no eso no es verdad es todo lo contrario, adios.-