Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, diciembre 10, 2006

CASINO PSOE

He acudido al cine a ver Casino Royale, la nueva película de James Bond. En mi opinión, el injustamente criticado Daniel Craig es el agente 007 gélido, cruel y cínico que los nuevos tiempos requieren, y el filme es de los mejores de la saga. Si Craig es un buen Bond, el villano para la ocasión, Le Chiffre, me recuerda llamativamente a Zapatero. Es cobarde, inmundo, relamido y feo; o, teniendo en cuenta la última recopilación de artículos de Alfonso Ussía y relacionándolo mejor con nuestro Presidente, resentido, torpe y traidor. Zapatero, al igual que Le Chiffre, está jugando, apostando con los bienes que otros (en el caso español, los españoles) dejaron confiadamente a su cargo. Y lo está haciendo, en vez de con un agente secreto inglés, con una panda de terroristas cuyas exigencias son tan grotescas como siempre.

La partida que desde hace meses Zapatero mantiene con ETA no se desarrolla entre el lujo y oropel de un exclusivo casino, con cartas de calidad, sino que se desenvuelve en una timba callejera, las cartas resobadas, grasientas, y los jugadores mal vestidos y enfangados hasta las cejas. Zapatero, en su afán por ganar y en su inepcia al actuar, está esquilmando de sobremanera las reservas del país: la paciencia, el consenso, la resistencia ante el chantaje terrorista, etcétera, y obliga a bajar a la arena de su partida de poca monta a los más imprevistos invitados, verbigracia, el Tribunal Supremo, que casi sin comerlo ni beberlo se ha convertido en avalista de negociaciones políticas o, abundando en la metáfora, partidas sobre arriesgadas, ya perjudiciales. Los ases van y vienen; la partida se alarga.

Ya nadie se traga los faroles de este Le Chiffre travestido, ni sus rivales ni los espectadores, que somos nosotros y que, en fin de cuentas, podemos perder hasta la vida en el póker iniciado por Zapatero para perpetuarse en la silla presidencial. Pero más preocupante es constatar que ha llegado un momento en el que no se sabe contra quién juega Zapatero: ¿es contra ETA o contra la sociedad española? Y, lo que es peor, asimismo se desconoce a quién tiene detrás y el contenido de sus fuertes apuestas. Cuidado con el próximo órdago, Le Chiffre-ZP.

14 comentarios:

LOBEZNOX dijo...

Al 100% de acuerdo. El mejor BOND de los últimos años. y con respecto a Le Chifre-Zp, como 2 gotas de agua. Vamos repulsivos, perversos y asquerosos, ambos 2.

vitio dijo...

Pues habrá que verla, claro que sí.
Un saludo, vitio.

Santi Ausente dijo...

Sobre la película, si os interesa conocer otra crítica: http://labacapop.blogspot.com/2006/11/bienvenido-al-siglo-xxi-bond.html

Sobre este tema siempre tengo la sensación de que se habla por hablar, porque es tanto lo que nos ocultan unos y otros y tan poco lo que nos dicen (y puede ser que lo que nos dicen sea falso), que es imposible juzgar nada, sino sólo observar futuros resultados.

Por cierto, a mí LeChifre me recuerda a Putin.

El Espantapájaros dijo...

He leído su crítica en el blog. Coincido con ella, la saga Bond necesitaba un cambio a mejor ante las tres fallidas anteriores películas, y con Craig y otros componentes se ha logrado con creces. La presentación de la película, sobria en su blanco y negro, violenta y cruda antes que espectacular, me pareció un gran acierto.

Y sí, Le Chiffre puede recordar a Putin, pero no sólo física o moralmente, sino que, remontándonos a las novelas de Fleming, encontramos que Le Chiffre es un secuaz de SMERSH, una especie de rama del contraespionaje de la KGB; y Putin fue de la KGB, por no decir que lo sigue siendo.

Un saludo

Samuel dijo...

No he visto la película, pero debe de ser interesante por lo que ustedes cuentan. En cuanto a Zapatero, qué quiere que le diga, creo que es un mal perdedor jugando al póker, además de que no farolea muy bien. Pero no sé, se da un airecillo ingenuo que no me gusta; es tan diabólica esa sonrisa...

Un saludo.

Nicholas Van Orton dijo...

A estas alturas de la película, ZP juega contra sí mismo. Los que se han sentado con él en la mesa de juego le siguen porque no tienen otra opción si quieren permanecer en el casino. Ahora, eso sí, las fichas las ponen todos los españoles; pero es que con el dinero ajeno todos se muestran temerarios ante una mesa de juego.
Por cierto,el mejor Bond lo interpretó Roger Moore; es mi opinión. Cierto es que el hombre no supo retirarse a tiempo, pero en vista de lo que llegó después...
Saludos

Nicholas Van Orton dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Cerrajero dijo...

Ideal para ir a ver con unas palomitas aliñadas con polonio xD

VICTRIX dijo...

Yo no he visto todavía la película, aunque sí he oído buenas críticas tanto en la prensa como de gente que ya la ha visto. Así que su opinión sobre la misma no hace sino obligarme todavía más a encontrar un hueco y poder ir a verla. Respecto a ZP yo destacaría dos cosas que usted nos comenta:

La primera de ellas es el adjetivo “resentido” Muy a mano viene la palabra que usted propone para describir al presidente. Seguramente ya se habrá dado cuenta de que tras su discurso se esconde un acentuado resentimiento hacía no se sabe qué. Quizá un poco hacia lo que él considera la “extrema derecha”, o hacia Aznar, Bush, la Iglesia católica o qué se yo. Este personaje se tiene que dar cuenta de que la sociedad española ya no es como la que vio su abuelo, es decir, claramente fragmentada en dos bandos opuestos con aspiraciones poco democráticas. No ZP, no luche usted contra fantasmas que no existen salvo en su cabeza. El español medio ya no es tan extremista como antes.

Otra idea que destaco de su interesante artículo es la del Tribunal Supremo. De acuerdo que sus decisiones deben ser respetadas y acatadas por todos los españoles, pero eso no quita de que en nuestro sistema democrático la división entre los poderes legislativo, ejecutivo y judicial esté demasiado difuminada. Y eso no trae nada bueno. Un Estado liberal se debe caracterizar por la separación tajante de estos poderes y normalmente siempre ha desconfiado del ejecutivo. Por ello en el sistema de common law de tradición anglosajona la doctrina jurisprudencial de los tribunales es bastante más importante que aquí, y por ello el Estado es tratado a efectos jurídicos como si se tratase de un ciudadano más. Eso explica la larga tradición democrática de estos países. Pero claro, tampoco nos vamos a creer ahora el Reino Unido o EEUU. Aquí tenemos mucho más talante y somos más “sociales”

Un cordial saludo.

Ahskar dijo...

Buenas espantapájaros, llevo algún tiempo que aunque te leo no respondo nada. Una temporada algo apatica la verdad.

Veo que el blog de msn está prácticamente abandonado a favro de este asi que me mudo yo tb aquí.

Espero que me disculpes si mi respuesta no tiene que ver con el post, pero en fin...
Por cierto por alguna extraña razón creía que ibas a estudiar historia y no derecho. Una pena (me temo que me gusta más la historia que el derecho)
A partir de ahora me pasaré más frecuentemente, por cierto, un profesor de historia me paso este artículo hace poco, y ciertamente sentía curiosidad por tu opinión sobre él.

Un saludo

Ahskar dijo...

Vaya olvide poner el link, que desastre.
Aqui te lo dejo

http://www.elconfidencial.com/opinion/indice.asp?id=2122&edicion=04/12/2006&pass

El Espantapájaros dijo...

Me alegra, Ahskar, que se pase por aquí de nuevo. Durante este tiempo había visitado su blog, pero excepto la última entrada de hace unos días no había ninguna actualización.

Sobre lo que me comenta (que en absoluto está de más):

De hecho, no es tan raro que pensase que yo podía hacer Historia, pero al final, entre pros y contras, Derecho, por pragmatismo, se llevó el último pro. Lo cual me satisface, porque es una gran carrera y cada día me atrae más.

Y el artículo de Jesús Cacho, debo decir que ya lo había leído en su día. Lástima que no haya tenido mucha difusión, ni el artículo ni la noticia que glosa éste, porque creo que es una revelación, o al menos una indagación razonable, a tener en cuenta. Y, como todo lo que se va sabiendo sobre el 11-M, es realmente siniestra. Pero recordemos que estamos en España, con la verdad oficial, por destrozada o desmontada que esté, nos acabaremos conformando. (Aprovecho para añadir dos cosas: 1) entiendo que usted estudia Historia y 2) si le interesó el artículo de Jesús Cacho, lea más de él, porque no tiene desperdicio.)

Un saludo y espero verle por aquí.

Ahskar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ahskar dijo...

En realidad la historia es afición, este año tengo un par de asignaturas de "libre configuración" de esa facultad.
En realidad estudio leyes... aunque leyes naturales, que me atraen bastante más que las leyes del hombre. Estoy en proyecto de ser físico, pero lo cierto es que me gusta ser multidisciplinar.
En fin, en breve abriré un nuevo blog aquí en blogspot, que como ya es obvio, el otro está completamente abandonado. Me ha costado volver a tener ganas de escribir algo, pero para la semana que viene intentaré tener un ritmo razonable y nuevos temas de los que hablar.
Muy interesante el señor Cacho. Tengo ganas de que el artículo se comente en clase de historia con este profesor.


PD: quería haber editado el post por un par de fallos que tenía, por eso borré el anterior.