Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, noviembre 12, 2006

LOS OCHENTA (IV): REAGAN

Al hablar de los años ochenta desde la óptica en que yo lo estoy haciendo, siempre y sin excepción, única y exclusivamente, es de los años ochenta en Estados Unidos, de un período feliz conocido como los Reagan Eighties. Estos ochenta de Reagan dieron amparo a todas las manifestaciones que anteriormente se han comentado aquí, en un momento de bonanza económica y superación por fin del comunismo. Y el propio Reagan está indisolublemente ligado a esa etapa. En 2004, año de su muerte, Jiménez Losantos le dedicaba estas acertadas palabras en La ilustración Liberal: "Los años 80 del pasado siglo, los años de Reagan, los vivimos en blanco y negro porque [...] las grandes opciones morales y políticas no son cuestión de matices [...]. Y Reagan [...] eligió bien, porque sabía bien lo que quería".

Ronald Reagan (1911-2004) fue actor antes que político, y del mundo del cine pasó al mundo público. Elegido gobernador de California en 1966, fue catapultado a presidir el principal país que hacía frente a la URSS en noviembre de 1980, contando ya con 69 años. Pero tenía determinación y muchas ideas que poner en marcha. Apoyándose en un programa liberal, recortó el gasto del Estado y bajó los impuestos; en política exterior, dio guerra a la URSS con ciencia y arrojo, minando sus posiciones poco a poco, y fue el presidente que propiciaría el fin de esta otra gran potencia, el Imperio del Mal. Sobrevivió a un atentado a tiro limpio en 1981. Superada la crisis económica de principios de los ochenta, Reagan obtuvo una victoria más que aplastante en 1984, permaneciendo en el poder hasta 1989. Y el Muro cayó.
El Gran Comunicador, conservador, liberal, para muchos héroe del siglo pasado, produjo algunas frases que, además de su legado inconmensurable, han de quedar para la posteridad. Como: "Compatriotas americanos, me alegra decirles que hoy he firmado una ley que ilegalizará a Rusia para siempre. Empezamos a bombardear en cinco minutos". Sí, sí, sólo estaba probando el micrófono, haciendo la broma, y sin querer lo oyó todo el mundo. Genial: ni que decir tiene que es una anécdota auténticamente ochentera.

6 comentarios:

VICTRIX dijo...

No hay duda de que Reagan fue uno de los rostros más representativos a nivel político en la década de los 80. Este personaje no sólo es digno de admiración por sus diferentes logros políticos y económicos sino que también ha sido realmente peculiar por haber sido actor o por haber pasado de ser demócrata a presidente con el partido republicano.

En política económica, como bien comenta usted, se caracterizó por adoptar una posición en defensa del liberalismo, de la reducción de impuestos y de limitar las funciones estatales, lo cual se tradujo en un periodo de bonanza económica que se dejó notar a partir de 1983 y que consiguió descender la tasa de paro en más de un 6% y generar un crecimiento anual de más del 4%. No menos importante fue su actuación política, que fue especialmente destacable a nivel exterior, oponiéndose férreamente a la Unión Soviética y decantando definitivamente la balanza de la guerra fría del lado estadounidense (si es que alguna vez no lo estuvo) tras una época, la de finales de los 70, en que la Unión Soviética parecía remontar respecto al bloque occidental. A la larga la URSS ya no se recuperaría y Reagan demostró que el camino del capitalismo y del liberalismo son los más apropiados para garantizar la libertad y el progreso económico de los Estados.

Entre sus frases más destacables se encuentran algunas como las siguientes: “Un comunista es alguien que ha leído a Marx. Un anticomunista es alguien que ha entendido a Marx” La diferencia que hay entre una democracia y una democracia popular es la misma que existe entre una camisa y una camisa de fuerza” “El gobierno no puede resolver el problema. El problema es el gobierno” Un gran personaje, sin duda.

Un cordial saludo.

octopusmagnificens dijo...

Otro gran momento fue cuando en el debate con Walter Mondale le preguntaron si su edad no sería un problema, y él contestó que no iba a utilizar políticamente la juventud e inexperiencia de su rival.

Nicholas Van Orton dijo...

Atinado escrito, Espantapájaros. Reagan es uno de mis presidentes favoritos. Al margen de los progres de rigor, en Alemania muchas personas entienden que la caída del muro se debió a Reagan y a su política hacia la U.R.S.S. Me permito explicarte una anécdota. El papel de Rick en la película «Casablanca» estaba destinado para R.Reagan, pero el estudio, a pesar de tratarse de una película presupuestada como serie B, decidió incluir a Bogart en el reparto para cumplir el contrato. Bogart fue el actor ideal para «Casablanca», creo que fue un buen cambio; pero Reagan fue el mejor presidente de U.S.A. para la década de los 80.

Anónimo dijo...

Un presidente de USA que ha pasado a la Historia por sí mismo y no por sus becarias xD

vitio dijo...

Pues sí, Cerrajero tiene razón.XD Parece que no tuvo protagonismo por su vida privada sino por sus méritos y fracasos.
Un saludo!

Anónimo dijo...

A pesar de ser un Social-liberal, y creer en un determinado modelo de estado social, de tipo liberal, sin ser neoliberal, he de reconocer que Ronald Reagan fue uno de los mejores presidentes de los EEUU, pero precisamente por que no fue Reagan del todo neoliberal, al no acabar con el estado social norteamericano. Reagan junto con el demócrata Paul Volcker, presidente de la Fed, hicieron muy bien controlando la inflación subiendo los tipos de interes, controlando la emisión de dinero. También fue positivo reducir impuestos. Sin embargo, hubiese sido importante reducir el gasto público entorno al 30 % del PIB, acabando así con el déficit fiscal, y llevar a cabo una reforma del sistema sanitario, sin que tener que elevar el gasto público total por encima del 30 % del PIB. De todas maneras tu artículo es preciso.