Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







domingo, septiembre 10, 2006

LA MALA EDUCACIÓN

Ya está más que anunciada la vuelta al colegio, hasta en los paneles electrónicos de las carreteras. No deja de ser un placer que cese el desmadre veraniego para dar paso a un otoño romántico y recogido. Eso para los que ya hemos superado el colegio o el instituto, pero ¿igual de contentos o esperanzados estarán los que ahora vuelven a sus tediosas y pútridas clases de instituto de segunda? Es seguro que no. No sólo por una cuestión de limpieza, de higiene básica (esos baños envenenados de orín y excrementos), sino también de seguridad personal, de integridad. Por lo que sé, los centros educativos, y singularmente algunos institutos (tampoco todos), son cada vez más focos de conflictos, a saber: tráfico de drogas o delincuencia cutre orquestada por quinquis, quienes dirigen el cotarro.

En su forma, el panorama educativo es desolador: da asco pasar por delante de un instituto y examinar la hediondez social que allí habita y que acaba corrompiendo a quienes lo frecuentan, desde alumnos a profesores. Pero, dejando de lado la forma y sus consecuencias, el fondo es aún más preocupante. Sucesivas leyes al respecto han logrado empeorar la situación, llegando a quedar nuestro sistema a la cola de Europa. ¡España siempre a la cola del saber y a la cabeza del jolgorio! ¡Y para colmo parece que con orgullo! La nueva ley, de cuyo nombre no quiero acordarme, establece varios puntos irrisorios (la huelga de alumnos) y erróneos, siendo el principal el aumento de las asignaturas suspensas con las que se pasa de curso. Esto hace que disminuya el porcentaje de fracaso escolar.

Porque lo que importa es el porcentaje, la estadística, la propaganda. Lo rentable es afirmar que el fracaso escolar se ha reducido, y la gente tan contenta. ¡Pero a qué precio! Como la aptitud es soterrada bajo mil toneladas de causas, lo que se premia es la ignorancia. Y todavía habrá muchos que no terminen sus estudios pese a las humillantes facilidades que ofrece el sistema, en continuas rebajas. Pero, después de todo, un pueblo de analfabetos beneficia a los políticos. A nuestros sinvergüenzas políticos. Sí, es una redundancia.

9 comentarios:

Samuel dijo...

Es la igualdad lo que importa, amigo mío. Aunque sea por lo bajo. Lo que les preocupa a esos sinvergüenzas, a parte de llenarse los bolsillos a costa del comercio de las ideas, es aplanar las acoquinadas cabezas de las futuras generaciones para que no puedan cerrarles el chiringuito.

Al cabo es lo más viejo del mundo. Panem et circenses. Lo que pasa es que aquí en España, como tú dices, estamos siempre a la cabeza del jolgorio.

Espero que este curso nos traiga algunas sorpresas agradables. Esperemos...

Como siempre, un placer leerle.

Un cordial saludo.

VICTRIX dijo...

Tiene usted toda la razón, amigo Espantapájaros. La educación en España es una catástrofe que nos brinda un horrible panorama. El nivel educativo en España no ha hecho sino caer en picado desde los años 80, de modo que cada año que pasa los libros tienen menos contenido y más fotografías explicativas, llegando incluso a convertirse en revistas pensadas para niños de 4 años. Como bien dice Samuel, se busca la igualdad. Y como no se puede igualar por arriba (por motivos obvios) se iguala por debajo y el nivel es cada vez más lamentable. Yo personalmente siempre me informé sobre temas políticos o históricos antes de que fuesen explicados en el curso correspondiente. Y estoy seguro de que en sus institutos siempre había algún estadounidense de intercambio que resolvía los problemas matemáticos que a nosotros nos resultaban indescifrables con una pasmosa facilidad. Y lo de los idiomas es una vergüenza inadmisible. Todo en general lo es. La falta de respeto en las aulas, el deplorable nivel educativo, la obsesión por el aprobado y no por intentar comprender algo, el estado de algunos institutos, las drogas, la distribución de asignaturas.

Por cierto, comparto su opinión respecto a lo recogido del otoño. Me resulta espantosa la vulgaridad del verano, la gente que se abrasa al sol, el olor a comida en las playas, el calor, los programas basura... Soy un acérrimo defensor de la vida rutinaria y un amante de los rigores invernales.

Un saludo.

vitio dijo...

La eduación...una vez más la educación está en la onda informativa. Ningún gobierno desde la democracia ha sabido tratar este tema con cierta dignidad. Tal vez Esperanza Aguirre como Ministra sí lo hizo, pero más tarde, y tras ganar las elecciones de un modo accidental, los socialistas tiraron por la borda un proyecto que nos hemos quedado sin saber si sería bueno o malo.
Un saludo.

El Espantapájaros dijo...

Por cierto, tanto Urdaci como Pío Moa, en sus respectivos blogs, han tratado el tema de la enseñanza estos días. No es que busque opiniones cualificadas, que no lo son más que las de ustedes, pero, en especial en el escrito de Moa, se dejan caer unas ideas bastante interesantes y en un sentido constructivo.

Un saludo

Nicholas Van Orton dijo...

Coincidencia de tema entre Micromega y El tonel del cínico. Para no ser pesado, he dejado mi opinión sólo en el de Alfredo Urdaci. De todas formas, Espantapájaros, muy interesante tu escrito. A mí los años académicos ya me "caen" algo lejos, pero fueron muy buenos.

Burke dijo...

Es una cuestión de estado que nunca ha sido tratada como tal. Los padres se pegan porque sus hijos entren en centros privados.
La selección de materias por CCAA cuartea la enseñanza.

Una gran tristeza, porque es el futuro de nuestras futuras generaciones.

El Cerrajero dijo...

En modo irónico:

Visto desde el punto de vista de los niños tiene que ser muy emocionante iniciar cada año un nuevo curso lleno de incógnitas ¿estará bien visto este año saber leer y escribir o lo importante será saber como ponerse un condón? ¿puedo seguir con las drogas porque pasan de curso hasta los más torpes o tendré que ponerme las pilas?

Así es la Expaña de Rodríguez el Traidor, todos los días una nueva aventura que vivir xD

frid dijo...

Prefiero el panorama "insensato" que proyecta Cerrajero. Pongámonos en la mente de esos niños que cada día encuentran directrices nuevas. Primero de infantil. zaragoza. todos los alumnos extranjeros menos uno. la maestra les intenta decir algo ¿en qué idioma? creo que va a pasar directamente al braile o al de los mudos. Reclamamos que vayan ahí los hijos de Zapatero.

socialista honrado dijo...

La buelta hal kole, versión socialista:

http://invasores.4ya.us/images/bueltahalkole.peq.jpg