Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







lunes, agosto 21, 2006

HACIA PARÍS

Me voy de viaje, a gozar de los controles en los aeropuertos. Durante una semana estaré en París, donde adivinarán es mi objetivo rendir honores a Napoleón ante su tumba y visitar la casa de Victor Hugo, para mí, uno de los más grandes escritores. Ahora añadan aquí una apretada lista de lugares típicos de París que no pueden faltar pero que no me voy a molestar en detallar y, tras ellos, posaré con gusto frente a la Asamblea Nacional. Si les digo la verdad, espero no encontrar también por allí a los quinquis de turno con sus motos y sus gorras. Cuando vuelva, procuraré relatarles lo mejor posible mi estancia en la capital francesa.

Por cierto, no es necesario que, dada su acreditada buena educación, pongan un comentario despidiéndose y deseándome un buen viaje. Ya me basta con los de la otra vez que me fui. Que no vamos a estar aquí con tanto cachondeo, todos los días de despedidas.

4 comentarios:

El Cerrajero dijo...

Bon Voyage o Bon Foyage ^_^

VICTRIX dijo...

No obstante, tenga usted buen viaje Espantapájaros. Estoy seguro de que contribuirá, como persona correcta y educada que parece, a hacer cambiar la patética imagen que tienen el resto de los europeos de los españoles. Y es que nos la ganamos a pulso. Hace bien en rendir honores a Napoleón, la historia no sería la misma sin él. Un saludo.

vitio dijo...

Victrix, me parece que eso no se cambia de un día para otro. Aún así, prefiero ver al típico español en el extranjero que no a un giri con chancletas y calcetines hasta las medias.
Un saludo, que lo pase muy bien, y nos vemos a la vuelta.
Vitio.

frid dijo...

De napoleón, el cognac; porque como el Zp se entere quién era, hasta se pone el gorro del corso y va con su sonrisa de lelo, la mano tocándose lo que sea, y con gestos de rey del mambo.