Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







martes, agosto 15, 2006

BREVE RECALADO

He regresado de mis vacaciones; pero estaré poco tiempo en Madrid, sólo una semana, hasta que vuelva a irme por una semana (la cosa va por semanas). El domingo, por supuesto, artículo, además de que procuraré visitar y ponerme al día en cuanto a espacios y blogs asociados se refiere. Y les hablaré de los aldeanos nacionalistas de Benicasim y alrededores (hasta allí se extiende la gitana moda de las greñas en la nuca), de mis impresiones acerca del fuego en Galicia (una grave crisis, más allá de lo político) y de lo gracioso que me resultó ver a Fidel Castro con un chándal del todo a cien (Evo Morales tiene que estar detrás). En fin, un cordial saludo a todos.

8 comentarios:

VICTRIX dijo...

Espantapájaros, ha sido una grata sorpresa su reaparición, aunque ya nos tenía al tanto. Espero que haya disfrutado de sus vacaciones y que igualmente disfrute de las que todavía están por venir. Lo de los aldeanismos parece que es cosa de toda España ya que no son pocos los rincones que se empeñan en redescubrir dialectos paleolíticos o cartas pueblas y conjugarlo todo con bailes regionales y paletadas varias para así ver reconocida su particularidad histórica. En cuanto al octogenario dictador nadie sabe cuál es su estado de salud real ya que, en un alarde democrático, la prensa extranjera fue interceptada en el aeropuerto. ¿Será el comandante como el Cid? En cuanto a Evo, éste personaje se empeña en hacer el ridículo cada día más (no sólo por su jersey) y ahora ha pedido ayuda a Noruega porque no tiene recursos suficiente para la nacionalización. En fin... Un saludo.

frid dijo...

Qué haces en Madrid en Agosto? Si ahí hasta se derrite el asfalto. Si logras salir a tiempo esperemos que sigas "espantando".
Por cierto, Chávez se adelantó a Evo y a Zapatero para coger el testigo del relevo como referente internacional de la tiranía. Eso es bueno para España.

El Cerrajero dijo...

Aprovecha las vacaciones todo lo que puedas que este otoño viene caliente.

Un saludo.

El Serch dijo...

Sí, de repente todo se hace por semanas.

Y caray, si estuvieras en Ciudad de México, te impresionaría ver el plantón que se hizo en una de las avenidas principales de la capital de México, gracias a que el ex candidato a la presidencia López Obrador. Impresionante en verdad.

Ok, pues suerte en tus actividades. Aquí ya es viernes y ya en unas horas ¡fin de semana!

Sergio.

vitio dijo...

Pues a mí me encanta Madrid en agosto. Bueno, es que en general es la ciudad que más me gusta. Te esperaremos a la vuelta y que disfrutes las vacaciones. Por cierto. ¿A donde se va? (A no ser mucho cotilleo)

El Espantapájaros dijo...

Gracias por su interés, caballeros. Puesto que me vuelvo a ir, sólo haré una actualización, la del domingo, y quizá una el lunes antes de marcharme. En todo caso, en estos días no dejo de visitar sus blogs para ponerme al día y aprovisionarme de noticias e ideas, para que cuando vuelva pueda mejorar el mío propio, que bastante soso me parece en comparación con otros.

Me alegra que su ciudad favorita sea Madrid, también es la mía. Incluso con sus deficiencias. Ayer, lloviendo a todo llover, caminando hecho una sopa por la Gran Vía y el Metro descalabrado en varios puntos. Eso sí, luego lució el sol.

Respondiendo a su pregunta, me voy a París. Ya tenía ganas de ir, pues he estado en otras capitales europeas y ésta se me había resistido entre unas cosas y otras. Ojalá que no haya demasiados franceses. Siendo agosto...

Un saludo

vitio dijo...

Je Je. Me temo que se encontrará con bastantes. Paris, otra ciudad que me encantó,pero aún así, me quedo con Madrid.
Un saludo.

frid dijo...

Pues, cuando vuelvas, cuelga aquí la imagen de un río de verdad, de canales de verdad y del museo de los impresionistas. Y tráete un botellín de agua para Valencia y otro para Murcia... y también para el Manzanares, por eso de los patos, que naden en algo