Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







viernes, junio 16, 2006

HA ESTALLADO LA PAZ

El último examen de Selectividad cae fulminado bajo mi furia escritora. Tras ciertos formalismos y cortesías, acudo a unos servicios de la destartalada e infestada de anarquistas de salón (otra de mis peores carroñas posibles) Universidad Autónoma de Madrid (donde no pienso cursar estudios de ningún tipo) para descargar mi vejiga. Ya en el retrete, por si no fueran bastantes los papeles, pintadas y carteles que forran todas y cada una las paredes de la universidad proclamando consignas anarquistas, encuentro en la puerta curiosos dibujos y frases. Aparte de las consabidas y progresistas "Fin de la represión y de las torturas a ETA" y "No al Estado policial", típicos exabruptos de la delirante retórica etarra (ojalá fuesen así las cosas), hay algo nuevo. Un teleobjetivo que enmarca un nombre, Marlaska, al que parece disparar un terrorista idealizado. Ciertamente ese juez es un obstáculo para la paz, como muchos aprecian, y aquí se ve reflejado que unos y otros comparten la misma opinión: o paz o nada.

¿Habrá sido un estudiante quien haya realizado estos reveladores grabados o habrá sido el mismísimo rector de la universidad? Que paren el tren de la paz, que yo me apeo.

2 comentarios:

vitio dijo...

Eso es poco comparado con lo que se puede ver en las universidades vascas. Muy triste lo de Madrid, muy triste lo de España.
Un saludo.

El Cerrajero dijo...

No deja de ser significativo que esos mensajes estén donde la gente suelta sus cagadas ;)