Como una vez exclamara: "¡A mí, hombres!", cuando acudieron algunos los ahuyentó con su bastón, diciendo: "¡Clamé por hombres, no por desperdicios!" (Vida de los filósofos ilustres, de Diógenes Laercio)







lunes, junio 19, 2006

EL SÍ DE UNO DE CADA TRES

Según Cánovas del Castillo, una nación es fruto de la Historia, y nunca de un plebiscito, ya que ésta es anterior a la existencia de los actuales ciudadanos porque es algo más profundo. Ayer, Cataluña pasó a ser una nación gracias a un Estatuto que aprobó uno de cada tres catalanes. Uno de cada tres. Os digo que Cánovas se debe estar revolviendo en su tumba.

2 comentarios:

vitio dijo...

Si Cánovas, Sagasta y demás históricos políticos liberales levantaran la cabeza, creo que se volverían a meter en la tumba.
Un saludo.

Maestre de Campo dijo...

Es lo que tiene no tener un concepto claro de lo que es la democracia, por contraposición a la demagogia manifestada en partitocracia.